erantzun iruzkin honi

Las instituciones dan su respaldo unánime a las empresas constructoras de la 'Y' vasca

AMAIA CHICO | ORDIZIA.  DV.

Ibarretxe considera «legítimas» las voces críticas contra el TAV pero no el «poner bombas» y afirma que el progreso de Euskadi pasa por «coger el tren». El lehendakari califica la infraestructura como «sostenible y solidaria».

Las instituciones vascas, con el lehendakari a la cabeza, no están dispuestas a perder el tren del progreso. Y ese tren, según Ibarretxe, en el País Vasco se llama 'Y' ferroviaria vasca, que poco a poco continúa su trazado a pesar de las voces críticas y de las amenazas directas que ETA realizó contra esta infraestructura y las empresas que trabajan en ella en su último comunicado. Para Ibarretxe, que ayer visitó por primera vez uno de los tramos, el que discurre entre Ordizia e Itsasondo, es «legítimo» ser crítico con la obra del TAV vasco, pero «lo que no es legítimo es poner bombas».

En una multitudinaria comparecencia, Ibarretxe defendió esta infraestructura, atacada en repetidas ocasiones por los terroristas, y aseguró que «el progreso» de Euskadi en el siglo XXI, igual que ocurrió en el XIX, pasa por «coger el tren y no obstaculizarlo». Para el lehendakari, que como el resto de representantes institucionales se equipó con el chaleco reflectante y el casco obligatorios, las posturas discrepantes con la "Y" vasca también «ayudan» a «modificar» y «perfeccionar» la obra. Además, agradeció a las empresas y trabajadores que participan en las obras que estén «haciendo realidad este proyecto».

El lehendakari visitó la entrada sur del primer túnel de la red ferroviaria que va a comenzar a perforarse en Gipuzkoa, de tres kilómetros de longitud, junto con el diputado general, Markel Olano, la consejera de Transportes, Nuria López de Guereñu, y el alcalde de Ordizia, José Miguel Santamaría. Asistieron también una representante del Ministerio de Fomento, María Teresa Rodríguez Barahona -que lamentó la falta de referencias en el discurso de Ibarretxe al apoyo del Gobierno central a esta obra-, y alcaldes de municipios como Beasain o Tolosa.

Ibarretxe aseguró que la "Y" vasca es la «ventana hacia el futuro» de Euskadi, que permitirá «a un pueblo pequeño como el nuestro» relacionarse «con Europa y con el mundo».

Conexión con Europa

El máximo mandatario del Gobierno Vasco afirmó que con la llegada de la alta velocidad ferroviaria, las tres capitales vascas estarán comunicadas en «menos de media hora» y se convertirán en «nuevas paradas de la red de metro europea». Así, agregó, Euskadi estará conectada con ciudades como París, Londres o Berlín en mucho menos tiempo. «Este extraordinario avance», como lo definió, permitirá acercar «nuestra lengua y nuestra cultura» al resto del mundo.

El lehendakari defendió además esta infraestructura desde el punto de vista medioambiental. «Es un compromiso con el desarrollo humano sostenible», aseguró, porque dado su carácter mixto -transporte de viajeros y mercancías- permitirá «rebajar el nivel de emisiones contaminantes» que genera el transporte por carretera y el uso del vehículo privado.

Ibarretxe definió, incluso, la nueva infraestructura, cuyas obras finalizarán previsiblemente en 2014, como «solidaria» porque «nos iguala a todos». Y aseguró que la 'Y' vasca «es mucho más que una obra, es una ilusión indispensable para salir al paso del futuro».

También el alcalde de Ordizia, que ejerció de anfitrión de la visita, aseguró que el TAV es «una columna fundamental para el desarrollo económico y social» del país y recordó que tanto en su localidad como en el resto de municipios implicados existen puntos de información para los ciudadanos sobre el desarrollo del proyecto.

Protesta a pie de obra

La primera visita del lehendakari a las obras fue aprovechada también por la plataforma Goierriko AHT Gelditu para mostrar su rechazo a la infraestructura que consideran que tiene muchos «impactos negativos en el medio ambiente, despilfarra recursos económicos y no es social».

Una treintena de manifestantes se concentró al pie de las obras para desarmar los argumentos que el Gobierno Vasco defiende. Según el colectivo, el TAV «no solucionará los graves problemas de tráfico» actuales, «causará daños irreparables al medio ambiente porque las emisiones de CO2 durante las obras son similares a las que supuestamente ahorrará el tren», y «condicionará económicamente a futuras generaciones».

Etiketa(k):

Erantzun

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Baimendutako HTML markak: <p> <sup> <blockquote> <img> <h1> <h2> <h3> <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <br /> <object> <param> <embed> <i> <span>
  • Lineak eta paragrafoak automatikoki egiten dira.

Formatu aukerei buruz informazio gehiago

CAPTCHA
Galdera hau pertsona bat zarela egiaztatzeko da, eta automatikoki sartzen duten Spam-a gelditzeko
  _    _                        _   
| | | | | |
| | | | ___ __ __ ___ | |_
| | | | / _ \ \ \/ / / _ \ | __|
| |__| | | __/ > < | __/ | |_
\____/ \___| /_/\_\ \___| \__|

Enter the code depicted in ASCII art style.