erantzun iruzkin honi

Los fantasmas de Lemóniz y Leizarán

abc.es J. P./D.M. | MADRID

El papel cómplice que antaño desempeñó Batasuna para justificar los atentados contra la central y la autopista lo asumen ahora sectores de AHT Gelditu, que hace días anunciaba que pasarían a «la ofensiva en la lucha por la paralización» del AVE vasco

Unos apuntan -Batasuna, elementos cómplices de la plataforma AHT Gelditu...- para que otros -los pistoleros de ETA- rematen. La siniestra estrategia, perfectamente sincronizada, vuelve a funcionar, como en los casos de Lemóniz y Leizarán, cuando la banda, como ahora, chantajeó con cadáveres sobre la mesa.

Con la muerte de Ignacio Uría, ETA ha resucitado los fantasmas de Lemóniz y Leizarán con los que consiguió doblegar al Estado de Derecho. La diferencia es que ahora la banda está más debilitada, pero la preocupación es evidente tanto en Moncloa como en Ajuria Enea, conscientes sus inquilinos de que es más complicado proteger la seguridad de la «Y» vasca que la central y la autovía.

En su «ecológica lucha» contra Lemóniz, librada entre 1978 y 1982, la banda se cobró la vida de tres trabajadores de la central, Andrés Guerra, Alberto Negro y Ángel Baños, en sendos atentados indiscriminados, así como de dos ingenieros, José María Ryan y Ángel Pascual. A Ryan, además, los etarras lo torturaron durante una semana enterrado en un «zulo», antes de dispararle en la nuca y a bocajarro. Además, la banda mutiló al niño Alberto Muñagorri con una bomba en una sucursal de Iberduero.

Treinta años después, la central de Lemóniz sigue cerrada -nunca llegó a funcionar-, en lo que constituye un monumento a la claudicación.

Envalentonada por la victoria, ETA aplicó el mismo manual para declarar su guerra sucia a la autovía de Leizarán, con el delirante argumento de que en un eventual golpe de Estado sería utilizada por el Ejército para invadir el País Vasco con sus tanques. En menos de seis años, la campaña de ETA contra Leizarán se cobró cuatro vidas -las de dos empresarios y las dos policías nacionales- y se contabilizaron más de 200 atentados. ETA no sólo consiguió modificar el trazado -Batasuna brindó con champán-, sino que puso su victoria como ejemplo a seguir en futuras negociaciones.

Unos apuntan

Los atentados perpetrados este verano contra adjudicatarias de las obras del TAV, entre ellas Altuna y Uría, forzaron a AHT Gelditu, contraria al proyecto, a abrir un «período de reflexión» sobre la irrupción de la banda en el frente opositor al proyecto. No hubo sorpresas. La ausencia de un ápice de condena no hizo sino corfirmar la sumisión cómplice de algunos de sus promotores. Ello con un doble objetivo: intimidar a empresarios y trabajadores para que abandonen el proyecto y, de no hacerlo, señalarlos para que la banda remate.

En esta misión, Gelditu se colocó su primera medalla el pasado año, cuando sus presiones llevaron a Excavaciones Ugarte S.L., precisamente una subcontrata de Altuna y Uría, a abandonar las obras.

En algunas de sus movilizaciones, la plataforma ha exhibido carteles en los que se incluía una excavadora frente a un puño de grandes dimensiones que la detenía. ¿Representaba el puño de ETA? Han aparecido también pintadas con el nombre de algún directivo, como Ignacio Uría, con el calificativo de «cipayo», término utilizado por ETA para marcar a los «colaboracionistas». Además, han llevado a cabo sabotajes contra maquinaria de estas adjudicatarias, incluida Uría y Altuna.

Y es que en su campaña, AHT Gelditu acusa a empresarios y trabajadores que participan en la construcción del AVE vasco de ir contra los intereses de un futuro estado vasco. El lema escogido ha sido «el TAV aleja lo cercano -divide los municipios por donde pasa- y aproxima lo lejano -se acorta la distancia con Madrid-. Les reprocha, además, su participación en un negocio capitalista de la mano del Partido del Negocio Vasco (PNV). Así, ha ido preparando el terreno para que supuestos ecologistas que se desenvuelven en la «izquierda abertzale» justifiquen, si no aplaudan, asesinatos como el de ayer.

ETA dispara

A mediados de enero de 2004, el «comité ejecutivo» de la banda estudió la posibilidad de convertir el AVE vasco en objetivo prioritario. El «zuba», controlado entonces por «Antza», «Ternera», «Anboto», «Navarro», «Mobutu» y un recién llegado «Txeroki», decidió gestionar la «lucha» en tres fases, que se irían aplicando de manera gradual, pero que acabarían por ser complementarias, según fuentes antiterroristas consultadas por ABC. En una primera, se trataba de impulsar movimientos populares, con la careta de ecologistas y aparentemente autónomos, cuyas denuncias fueran confluyendo con actos de «kale borroka». De proseguir las obras, y sin cerrar la primera fase, se abriría una segunda, con una irrupción directa de ETA, mediante la comisión de atentados de «mediana intensidad, esto es, evitando las víctimas. La tercera, cuyo inicio lo marca el asesinato de ayer, contemplaba ya un salto cualitativo. Esta última fase se inspira en el manual de la negociación que maneja la banda ETA: acumular cadáveres para forzar al Gobierno, Ejecutivo vasco y empresas adjudicatarias a abandonar el proyecto.

Con el terreno ya abonado por los cómplices de Gelditu, ETA irrumpió en «la lucha contra el TAV» el pasado 12 de mayo con dos bombas contra sendas excavadoras de la adjudicataria Amenábar, en Hernani. Poco después, el 1 de junio, hizo estallar otro artefacto contra la sede de esta constructora en Zarauz. Además, el 27 de julio atentó con explosivos contra unas obras en la autopista Bilbao-Behobia que realizaba Acciona y Fonort, relacionada también con el AVE vasco. El salto de la segunda a la tercera fase ha sido inmediato.

Los atentados los ha ido complementando la banda con pronunciamientos en los que acusa a los empresarios de pretender «enterrar en cemento» el proyecto independentista del País Vasco.

Erantzun

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Baimendutako HTML markak: <p> <sup> <blockquote> <img> <h1> <h2> <h3> <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <br /> <object> <param> <embed> <i> <span>
  • Lineak eta paragrafoak automatikoki egiten dira.

Formatu aukerei buruz informazio gehiago

CAPTCHA
Galdera hau pertsona bat zarela egiaztatzeko da, eta automatikoki sartzen duten Spam-a gelditzeko
   ____      __           _____          
/ __ \ / / | __ \
| | | | / /_ _ __ | |__) | __ _
| | | | | '_ \ | '__| | _ / / _` |
| |__| | | (_) | | | | | \ \ | (_| |
\___\_\ \___/ |_| |_| \_\ \__,_|

Enter the code depicted in ASCII art style.