erantzun iruzkin honi

La plataforma anti-AVE vasco acosó a empresas más tarde objetivo de ETA

ABC. J. PAGOLA | MADRID

Altuna y Uría (asesinato) y Amenábar (bomba) sufrieron sabotajes relatados en internet. Los opositores al AVE que controla Batasuna no cesan en sus hostigamiento a las obras.

«Han sido numerosos los coches de empresas implicadas en el TAV atacados, rompiendo retrovisores, pinchando ruedas y llenándolos de pintura. Empresas como Amenábar, Moyúa, Altuna y Uría y Codosa, así como coches y furgonetas del Gobierno vasco y la Diputación de Guipúzcoa». Así se expresa uno de los «taldes» integrados en la plataforma AHT Gelditu para alardear de los actos de «kale borroka» perpetrados contra el AVE vasco. Lo hace en un boletín interno titulado «Erresistenzia orria» (hoja de resistencia, que se puede encontrar en internet), fechado e marzo, y en el que advierte de que «seguiremos atacando a las empresas que participan en el reparto del pastel». El grupo, denominado Asamblea contra el TAV, incluye bajo el epígrafe «ekintzak» (aciones) -la misma terminología que utiliza ETA para referirse a los atentados- tanto las movilizaciones o mesas redondas como diferentes actos de sabotaje contra empresas adjudicatarias del AVE.

Algunas constructoras que menciona en su boletín, como Amenábar o Altuna y Uría, fueron objetivo después de ETA. En el boletín se exhiben consignas como «txikitzaileak txikitu» (destrozar a los que destrozan) que aparecieron en forma de pintadas en la empresa de Ignacio Uría poco antes de ser asesinado. Además, así se titula un manual elaborado por ETA para atacar a las empresas del AVE vasco, incautado a grupos de la «kale borroka».

¿Son precisas más pruebas para confirmar la relación de estas plataformas con ETA y sus tramas? ¿Cómo iban a condenar el reciente asesinato de Uría? Lo cierto es que algunos de estos grupos insertados en la plataforma AHT Gelditu, más que señalar, lo que hacen es disparar, aunque en ocasiones sean balas de fogeo, para que ETA remate.

Algunas constructoras que menciona en su boletín, como Amenábar o Altuna y Uría, fueron objetivo después de ETA. En el boletín se exhiben consignas como «txikitzaileak txikitu» (destrozar a los que destrozan)

Así, en su boletín número 4, los responsables de la Asamblea contra el TAV incluían entre sus «ekintzas» un «sabotaje» a la maquinaria de Aldaiturriaga en Baracaldo. «Acciones como ésta seguirán reproduciéndose hasta lograr la paralización del proyecto de la llamada «Y vasca». No dejaremos de combatir la falsedad, las manipulaciones y el autoritarismo de las administraciones en su empeño de imponer un proyecto devastador que no desea».

En la «Erresistentzia orria» número 9, la Asamblea contra el TAV se ufana de que han sido «saboteadas varias máquinas que la empresa Amenábar tenía en una obra de Abadiño», así como «una grúa de Aldaiturriaga». No para ahí, porque en el mismo documento alardea de que también había sido «saboteada la maquinaria de los sondeos, pinchadas las ruedas del tractor de abastecimiento y se echa polvo de hierro en los depósitos de aceite de la sondeadora, en Ichasondo».

Ataques más sofisticados

Los «borrokas» de la Asamblea contra el TAV han ido dando saltos cualitativos en su hostigamiento al AVE, ya que de pinchar ruedas han pasado a métodos más sofisticados para neutralizar las obras. Así, en la «Erresistentzia orria» número 11 exhiben como triunfo de su lucha que «veinte máquinas fueron saboteadas introduciendo material abrasivo en el depósito del aceite en una cantera del monte Udalaitz». «Pensaban que íbamos a quedarnos de brazos cruzados. Esta acción no va dirigida contra una empresa concreta, va dirigida contra el desarrollismo destructor. Hoy ha sido una cantera, mañana, ya veremos». Así ampliaban el abanico de sus objetivos los responsables de la asamblea contra el TAV. Así de impunes aplicaban la ponencia «oldartzen» de ETA, en la que se proponía la «socialización del sufrimiento».

En el boletín 15 se leen, en el apartado de «ekintzak», estas afirmaciones: «Pinchamos las ruedas, rompemos los retrovisores y rallamos un coche de la Diputación de Vizcaya. Ayer, un mosquito no pudo parar la máquina, hoy cuatro mosqitos la estamos parando, mañana cientos de mosquitos la destruiremos. Autoorganización y lucha». En otro documento alardeaban por el abandono de Excavaciones Ugarte.

El pasado 21 de octubre se podía leer: «Pinchamos las ruedas a cinco vehículos de la empresa Exbasa en una obra de Durango. Exbasa es una unión de empresas de la que forma parte la empresa Amenábar, adjudicataria de un tramo del TAV». Todo ello para sentenciar: «Amenábar, Altuna y Uría, Tecsa, Cycasa, Urazka, Moyúa, Viuda de Sainz, Construcciones Donosti, en tiempo de crisis, el sabotaje es la plusvalía». Mes y medio después, la «plusvalía» de ETA acabó con la vida del coporpietario de una de estas empresas.

Erantzun

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Baimendutako HTML markak: <p> <sup> <blockquote> <img> <h1> <h2> <h3> <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <br /> <object> <param> <embed> <i> <span>
  • Lineak eta paragrafoak automatikoki egiten dira.

Formatu aukerei buruz informazio gehiago

CAPTCHA
Galdera hau pertsona bat zarela egiaztatzeko da, eta automatikoki sartzen duten Spam-a gelditzeko
         _____    ____    _____            
| __ \ |___ \ |_ _| /\
___ | |__) | __) | | | / \
/ _ \ | _ / |__ < | | / /\ \
| __/ | | \ \ ___) | _| |_ / ____ \
\___| |_| \_\ |____/ |_____| /_/ \_\

Enter the code depicted in ASCII art style.