erantzun iruzkin honi

¿Adelante? La crisis cuestiona la Gipuzkoa del siglo XXI

La redefinición de Tabakalera puede no ser la única consecuencia de la crisis, en un momento clave en el que están sobre la mesa más de una docena de proyectos estratégicos que definirán el futuro del territorio.

Noticias de Gipuzkoa. Arantzazu Zabaleta


"NO cierro la posibilidad a que pueda ocurrir eso, a que haya más parones". Así se expresó el viernes el diputado general, Markel Olano. Se ha acordado reducir el tamaño del futuro puerto exterior de Pasaia, redimensionar y repensar el proyecto de Tabakalera y Madrid sugiere que sus recortes afectarán a la construcción de la Y vasca. Pero, además de estos planes, en estos momentos hay sobre la mesa una docena de grandes proyectos considerados estratégicos para el territorio. La pregunta es cómo afectará la crisis a cada uno de ellos y, por consiguiente, a la Gipuzkoa del siglo XXI, cuyos cimientos se están definiendo en este preciso momento.

"La crisis no afectará al diseño de la Gipuzkoa del futuro, porque los proyectos más importantes ya están definidos, aunque puede afectar al ritmo", coincide el portavoz foral, Eneko Goia. "Me niego a que infraestructuras y retos que el territorio ha considerado que son imprescindibles se paralicen", añadió Olano.

El diputado general considera que el Ejecutivo central dañaría "un nervio" del territorio si retrasa el TAV y, en un repaso a las principales actuaciones en materia de infraestructuras y equipamientos, Goia considera que su mensaje de "indefinición" respecto a los recortes "sí va a tener consecuencias" negativas para Gipuzkoa. Insiste en que la institución foral hará "todos los esfuerzos" para que no se retrasen los proyectos estratégicos para el territorio, porque algunos son "irretrasables" para Gipuzkoa. "Parece que el Estado se ha dado cuenta en un mes del déficit que tiene. Me parece, por lo menos, frívolo. Nosotros sabíamos cuál era la situación, hicimos unos presupuestos acordes", incide Goia, que asegura que los cumplirán y tacha de "desastre" la incertidumbre creada a partir del anuncio de recortes sin concretar por parte del Gobierno central.

De momento, en ese clima de indefinición, hay proyectos que sí está claro que van a modificarse como consecuencia de la crisis, otros sobre los que pesa un interrogante y algunos que lograrán esquivarla.

PRIMERAS VÍCTIMAS

Tabakalera, el puerto y el TAV


El primer gran proyecto afectado por la crisis económica fue el puerto exterior de Pasaia. De la dársena de 158 hectáreas prevista en el proyecto inicial hace año y medio, se pasó a un diseño algo más reducido y hace sólo unos días la Autoridad Portuaria se decantó por limitarla a 90 hectáreas, casi la mitad de la original. Esa modificación rebajaría los 2.000 millones de euros previstos entonces a unos 1.250 millones, un 62% del presupuesto inicial. De momento, sigue sin decidirse el diseño final y la ejecución de la obra no está previsto adjudicarla antes de final de 2012, por lo que, en principio, los recortes anunciados para este año por Rodríguez Zapatero no afectarían directamente a la obra.

Más drástico ha sido el efecto de la crisis en Tabakalera. A sólo unos días para arrancar las obras para adecuar el edificio, el jueves por la noche las instituciones implicadas decidieron darse seis meses para redefinir el proyecto. El objetivo es, en el panorama económico actual, reducir "sustancialmente" el presupuesto. La consecuencia directa fue la dimisión, el viernes, de su director, Joxean Muñoz.

Las obras del TAV parece que pueden ser otras víctimas directas de esos recortes, aunque el ministro de Fomento, José Blanco, no fue capaz de concretar en qué medida afectarán a la ejecución de los tramos que dependen de Madrid, en Álava y Bizkaia. Las obras de Gipuzkoa las financia el Gobierno Vasco (recupera el dinero adelantado vía Cupo), que el viernes insistió en que mantiene las partidas previstas y adjudicará en breve más trabajos por valor de siete millones de euros.

FASES PREVIAS

Interrogantes


La amenaza de la crisis también se cierne sobre proyectos de otros equipamientos, aunque no está claro en qué medida podría afectarles. Entre ellos, por ejemplo, está el Policultural de Zarautz. Un ambicioso proyecto con un coste aproximado de 21 millones de euros que el Ayuntamiento quiere cofinanciar junto con la Diputación, el Gobierno Vasco y el Ejecutivo central. De momento, trabajan en el proyecto de ejecución, pero la financiación no está cerrada y parece que a la iniciativa le tocará esperar un poco.

En Azpeitia, el centro cultural San Agustín también está en pausa. El edificio, financiado por Madrid, está concluido desde hace un año, pero sigue cerrado a falta de adquirir el equipamiento (también depende del Gobierno central) y los responsables municipales denuncian la falta de información al respecto.

La sede de Musikene, que en la situación económica actual ha visto reducido su presupuesto un 30%, sigue sin sacarse a concurso, aunque el Parlamento Vasco pidió recientemente que el proceso se active antes de que concluya el año. Y otro equipamiento cultural, el auditorio de Miramón que albergaría al Orfeón Donostiarra, seguirá aparcado a la espera de "mejores tiempos", aunque sus responsables insisten en que no abandonarán el proyecto.

La ampliación del palacio de congresos del Kursaal, con los trámites urbanísticos ya aprobados, tendría luz verde para proceder a su ejecución, aunque en la situación actual no parece probable que se haga a corto plazo. Algo similar sucede con la pasarela de Mompás, que acaba de tener el visto bueno de Medio Ambiente, pero no cuenta con partidas aprobadas en Madrid (depende de Costas), y el propio alcalde anunció que no está prevista de forma inmediata.

MÁS PREGUNTAS

Urbanismo e infraestructuras


Aunque no son sólo los equipamientos culturales proyectados en tiempos de bonanza los que sostienen un interrogante sobre sí mismos. Hay desarrollos urbanísticos planeados desde hace años que, a causa de las consecuencias de la crisis en el sector inmobiliario privado, pueden ralentizarse o retrasarse.

El nuevo barrio de Auditz Akular, en Donostia, por ejemplo, ha sufrido algunas modificaciones en los últimos meses. El Ayuntamiento ha aumentado en 200 el número de viviendas previstas (un total de 3.300, el 75% de ellas protegidas) para ayudar a la viabilidad del proyecto, y asumirá el coste de la primera fase de las obras para no tener que esperar a los promotores privados. Otro nuevo barrio proyectado en Donostia, Antondegi (Martutene), no ha reflejado avances en dos años.

En Irun hace sólo unos meses que se presentó el proyecto para cubrir la línea férrea a su paso por la ciudad, lo que liberaría más de 30.000 metros cuadrados para uso público y donde se construirían 900 viviendas. El proyecto superaría los 100 millones de euros y la cobertura de las vías dependería de Fomento. No hay ninguna partida aprobada para su financiación. Algunas de las infraestructuras proyectadas para el territorio también están seguidas de un interrogante. La ampliación de la pista del aeropuerto, si Medio Ambiente autoriza la operación, cuenta con el visto bueno de las instituciones vascas y el Ministerio de Fomento. "Pero si hasta ahora no era una prioridad para Madrid, ahora lo será menos", considera Goia.

Y ante una interrogante aún mayor estaría el proyecto del denominado metro de Donostialdea. En realidad, gran parte del plan consiste en el desdoblamiento y mejora de la línea de EuskoTren entre Lasarte-Oria y Hendaia, cuyos trabajos se están ejecutando y no parecen en riesgo. Además, esos trabajos incluyen la renovación de algunas estaciones, como la de Oiartzun o la de Añorga (Donostia). Para convertirse en el denominado metro, la línea se completaría con una intervención soterrada hasta el centro de Donostia y otra en Bidasoa (hasta Hondarribia) en forma de tranvía. De momento, todo esto sólo está en fase de estudio. "Sobre el metro lo único que hay es una exposición en Alderdi Eder, el resto es indefinición y una gran interrogante", incide el portavoz foral.

La falta de viabilidad económica también rodea al proyecto de la nueva estación de autobuses de Donostia, en una situación indefinida en estos momentos.

Erantzun

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Baimendutako HTML markak: <p> <sup> <blockquote> <img> <h1> <h2> <h3> <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <br /> <object> <param> <embed> <i> <span>
  • Lineak eta paragrafoak automatikoki egiten dira.

Formatu aukerei buruz informazio gehiago

CAPTCHA
Galdera hau pertsona bat zarela egiaztatzeko da, eta automatikoki sartzen duten Spam-a gelditzeko
 __      __                 _    _   _    
\ \ / / | | | | | |
\ \ / / _ __ __ _ | |__| | | | __
\ \/ / | '__| / _` | | __ | | |/ /
\ / | | | (_| | | | | | | <
\/ |_| \__, | |_| |_| |_|\_\
__/ |
|___/
Enter the code depicted in ASCII art style.