erantzun iruzkin honi

Y el rey estaba desnudo

. JESÚS FERREROLa época de la burbuja inmobiliaria y la enorme inversión en infraestructuras ha terminado de manera abrupta, lo que ha llevado al ministro José Blanco a una «autocrítica notable, aunque sus conclusiones no son coherentes con ella»

El Correo. ROBERTO BERMEJO | PROFESOR DE LA UPV-EHU Y MIEMBRO DE BAKEAZ


España ha vivido una larga época de excesos: la mayor burbuja inmobiliaria del mundo y una inversión en infraestructuras de transporte que ha más que duplicado la media de la UE-15 en relación con el PIB. Tal gasto ha sido justificado en aras del 'progreso', la 'modernidad' y el 'interés nacional'. Pero esa época ha llegado a un final abrupto, debido a la crisis económica, lo cual ha llevado al ministro de Fomento, José Blanco, a hacer una autocrítica notable, si bien sus conclusiones no son coherentes con ésta.

Cada gobierno ha venido rivalizando con los anteriores en cuanto a inversión en transporte. El actual ha alardeado de que España tiene el mayor número de kilómetros de autopistas y autovías y de kilómetros de alta velocidad ferroviaria (AVF) de la Unión Europea, y para este año alcanzará el liderazgo mundial. España ocupa el segundo lugar de Europa en aeropuertos (48 públicos), ligeramente por detrás de Francia, y en esta clasificación casi duplica a Alemania (25). AENA tiene el mayor déficit de las entidades gestoras europeas.

Existen múltiples causas que justifican esos despropósitos, pero analizaré dos: la burbuja inmobiliaria y una cultura de nuevos ricos. En España se han construido tantas viviendas como en Francia, Gran Bretaña y Alemania juntas (con más de 200 millones de habitantes), alcanzándose el récord mundial de consumo de cemento per cápita. Semejante burbuja permitió que la economía española tuviera el mayor crecimiento del PIB de la UE. ¡¡¡Habíamos encontrado la receta del crecimiento económico fuerte y sostenido!!! ¡¡¡Éramos los más listos!!! Estos excesos muestran una incultura propia de nuevos ricos y, en consecuencia, una incapacidad para comprender no sólo el mundo convulso en que vivimos sino evidencias como que la economía capitalista está sometida a ciclos, que una economía basada en la especulación no es sólida, que el modelo económico actual es insostenible y por lo tanto no tiene futuro, etcétera.

Muchos hemos venido criticando la orgía de infraestructuras, por sus impactos negativos en la economía, sus costes sociales y la agudización de la insostenibilidad de la economía española. Hemos denunciado que la gran mayoría de las infraestructuras no pasaban un análisis coste-beneficio serio, y que el sobregasto en transporte provocaba la reducción del gasto social (7 puntos por debajo de la media de la UE). Hemos defendido la primacía en el sistema de transporte de un ferrocarril moderno y multifuncional, lo que permitiría sacar del abandono al transporte de las mercancías por ferrocarril (4% de cuota). Y nos hemos encontrado con un muro de silencio, cuando no con campañas de desprestigio.

Pero vino la crisis y colapsó el principal motor de la economía española, provocando la mayor recesión de la zona euro. Así que nos ha ocurrido como en el cuento, que el rey está desnudo y no adornado con ropajes de 'modernidad' y de 'progreso'. La autocrítica de José Blanco tiene un doble mérito, por hacer algo insólito en el mundo político español y porque toca aspectos muy importantes, aunque sea porque Fomento tenga que asumir el 80% del recorte del gasto público:
-«Probablemente la planificación de la obra pública estaba pensada creyendo que el crecimiento que teníamos era estructural y no coyuntural».

-«La autocrítica mayor que puedo hacer de este periodo es no haber combatido con determinación la burbuja» inmobiliaria.

-«En un país como España, con una renta per cápita inferior a la media europea y con una presión fiscal más de seis puntos por debajo de la media de la zona euro, exigíamos un nivel de infraestructuras mucho mayor que cualquiera de los países más ricos».

-«El transporte ferroviario de mercancías fue un sector absolutamente descuidado».

-Hay cosas que no se habían hecho nunca, y «cuando digo nunca es que nunca», como «un análisis de las previsiones de demanda y de explotación de instalaciones» antes de aprobarlas. E informa de que se han producido desviaciones del gasto presupuestado de entre el 40% y el 90%.

-Acusa a la clase política de ser responsable de la orgía: «Cuesta comprender que casi ningún político pida más becas para su territorio y todos pidan más kilómetros de autovías o de alta velocidad».

El ministro plantea algunos criterios de actuación aceptables, pero también muestra enormes contradicciones. Afirma que todos los proyectos van a ser estudiados seriamente y que el tren es su prioridad: «El tren (alta velocidad, cercanías y mercancías) era y sigue siendo mi prioridad, porque somos un país con una dimensión que hace que las distancias de alta velocidad entre un origen y un destino sean muy cortas, y eso nos puede hacer muy competitivos». De modo que la AVF seguirá siendo la política principal, aunque será algo más selectiva: no se van «a mantener decisiones sobre trazados de alta velocidad que cuestan más que otras alternativas». Resulta contradictorio presentar la orgía de infraestructuras como un lujo que el país no puede pagar y al mismo tiempo afirmar la prioridad de la AVF y basándose en su competitividad. Hay datos clarificadores que demuestran lo contrario: la línea francesa París-Lyon transporta 25 millones de viajeros al año y la Madrid-Barcelona, 5,3; cada kilómetro de vía de alta velocidad cuesta entre 12 y 30 millones de euros (según la orografía); y el coste anual de mantenimiento es de 100.000 euros por kilómetro y casi 200.000 si es en túnel. Además, José Blanco reconoce que el ajuste presupuestario durará muchos años, por lo que «tendremos que explorar otras vías de financiación de las infraestructuras y 'que el país no se pare'» (el destacado es mío y muestra mi asombro). Me recuerda la frase del Gatopardo: que todo cambie para que todo siga igual.

 

Erantzun

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Baimendutako HTML markak: <p> <sup> <blockquote> <img> <h1> <h2> <h3> <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <br /> <object> <param> <embed> <i> <span>
  • Lineak eta paragrafoak automatikoki egiten dira.

Formatu aukerei buruz informazio gehiago

CAPTCHA
Galdera hau pertsona bat zarela egiaztatzeko da, eta automatikoki sartzen duten Spam-a gelditzeko
  _____   _               _       ______
|_ _| | | | | |___ /
| | | |__ __ _ | |__ / /
| | | '_ \ / _` | | '_ \ / /
_| |_ | | | | | (_| | | | | | / /__
|_____| |_| |_| \__, | |_| |_| /_____|
| |
|_|
Enter the code depicted in ASCII art style.