¡Viva el mal! ¡Viva la demagogia!

Como es mejor prevenir que curar, o eso dicen, y antes que cualquier politiquillo, tertulisto o aspirante a ello, lo haga, yo mismo autodefino estas escasas palabras juntas como cínicamente y sarcásticamente demagógicas.

Distribuir contenido