La carretera se cortó al fin

: OLIDENCortan indefinidamente la carretera a Aramaio, que podría caer al río. El desprendimiento de la ladera del caserío Cuatrovientos incomunica a éste y corta el vial a Aramaio 02.02.10 - 02:46 - KEPA OLIDEN. Diario Vasco | ARRASATE. No ha habido que esperar mucho para destapar los carteles indicadores de 'carretera cortada' entre Arrasate y Aramaio. Las señales verticales notificando el desvío por Suña, colocadas semanas atrás por la Diputación Foral alavesa, fueron finalmente descubiertas la tarde-noche del pasado sábado, cuando de la ladera del caserío Cuatrovientos se precipitó parcialmente sobre la calzada en un alud de barro, piedras y árboles. Según un testigo presencial, uno de los pinos «cayó justo delante nuestro». La fortuna quiso que no se registraran desgracias personales ni materiales, aunque «allí no había nadie para advertir y señalizar el desprendimiento», aseguraba este automovilista que se encontró de sopetón con la carretera cortada. Desprendimiento anunciado El alcalde aramaixoarra Asier Agirre corroboró que en el momento del accidente «no había personal vigilando la ladera». La dirección de las obras del Tren de Alta Velocidad, a cuya actividad se atribuye el origen del desprendimiento, adquirió en su día el compromiso de vigilar de forma permanente la inestable ladera de Cuatrovientos. El derrumbamiento registrado poco después de las 18.00 horas del sábado no ha sorprendido a nadie. Todo el mundo aguardaba a que en cualquier momento se desencadenará un desprendimiento que sepultara la carretera entre Arrasate y Aramaio. La estabilidad de esta ladera de aproximadamente 200 metros de longitud por 100 de altura se había tornado preocupante desde que en diciembre pasado unas excavaciones correspondientes a la obras del TAV originaran importantes grietas en el terreno. La Ertzaintza incluso intentó cerrar la carretera de forma cautelar, pero desistió al recibir al responsabilizarse de la seguridad la propia dirección de la obra. Las intensas precipitaciones registradas durante toda la jornada del sábado desencadenaron al fin un derrumbamiento de proporciones relativamente pequeñas. De ahí que a éste, según los lugareños, le puedan seguir otros aún mayores, como se intuye a la vista de las grietas que recorren toda la falda. Carretera al río El progresivo hundimiento de esta ladera «está fracturando y precipitando la carretera hacia el río», ha alertado el alcalde Agirre. La calzada sufre la presión de las miles de toneladas de tierra de este monte que poco a poco se viene abajo. Esta circunstancia y el riesgo evidente de nuevos desprendimiento ha obligado a cerrar la carretera entre Arrasate y Aramaio «de forma indefinida». El regidor aramaixoarra no se aventura a pronosticar cuándo podría volver a abrirse esta vía de comunicación a través del valle del río Aramaio. Mientras los geólogos estudian el terreno, los responsables municipales aramaixoarras se concentran ahora en obtener de la Diputación Foral el compromiso de una urgente mejora del estado de la carretera de Suña, Untzila, Zabola y Azkoaga, por donde va discurrir el tráfico rodado entre Arrasate y Aramaio por tiempo indefinido. Este tráfico incluye a los autobuses de línea y a otros vehículos pesados, que en adelante habrán de transitar por un camino rural tan estrecho como tortuoso.

Etiqueta(s):

1 comentario for 'La carretera se cortó al fin'