El proyecto del TAV obligará a demoler un caserío en Tabira para la construcción de un viaducto

Terra Actualidad - VMT

Las obras del Tren de Alta Velocidad (TAV) en la comarca comenzarán en breve. Según la información que manejan algunos colectivos que se oponen al proyecto, los tramos Durango-Abadiño y Arrasate-Elorrio están a punto de adjudicarse, por lo que los trabajos 'podrían comenzar en enero'.

Ante el inminente inicio, la plataforma AHT Gelditu! tiene intención de llevar a cabo en los próximos días exposiciones que permitan conocer de forma más concreta el trazado del TAV a su paso por el Duranguesado.

En el caso de Durango, el tren discurrirá entre túneles y puentes a lo largo de 1,5 kilómetros. Uno de estos viaductos atravesará Tabira a 40 metros de altura, entre las piscinas municipales y Foseco, lo que conllevará la desaparición del espacio que se utiliza actualmente como parking y también del caserío que se asienta en las inmediaciones del complejo deportivo. El proyecto requerirá, en la villa, la expropiación definitiva de 91.137 metros cuadrados, mientras que la superficie que se ocupará temporalmente alcanza los 12.752. Para servidumbres se utilizarán otros 4.083.

Con un presupuesto de 71,3 millones de euros, el tramo Abadiño-Durango tendrá una longitud total de 3,5 kilómetros y un plazo de ejecución de 24 meses. En el que unirá Elorrio y Arrasate la inversión rondará los 100 millones y las obras durarán 40 meses. Llama la atención en este caso que de los 4,5 kilómetros que contempla el proyecto, tres correspondan al túnel de Udalaitz.

Etiqueta(s):