Morir por el TAV

Diario Vasco.

O a causa del TAV, que es lo mismo. Lo primero que sorprenderá a los no iniciados en el tema de construcción es la nacionalidad del muerto y del herido grave (ucraniano y búlgaro). Lo lógico es pensar ¡vaya casualidad!: dos accidentados y los dos extranjeros. Sin embargo, los que vemos a menudo éstas y otras obras públicas, sabemos que la casualidad habría sido precisamente la contraria, es decir, que los dos accidentados fueran trabajadores autóctonos. Y es que, a pesar del tremendo paro existente en la construcción de nuestro país, se sigue subcontratando a empresas que mayoritariamente optan por trabajadores extranjeros frente a los de aquí. ¿Motivo? Se les explota más y mejor, dado su desarraigo social. Sus jornadas de trabajo suelen ser maratonianas y el convenio de aplicación se suele parecer al de Gipuzkoa...en casi nada. Vayan mis condolencias para los familiares de los compañeros fallecidos, que dejan su sangre en aras de un más que dudoso 'progreso'.