Todas las expropiaciones de tierras para la 'Y' se han cerrado de mutuo acuerdo

El País. E. A. - Vitoria

Todas las expropiaciones de tierra que se han realizado hasta ahora por las obras de la Y han sido de mutuo acuerdo con los dueños de los terrenos o los arrendatarios afectados. En ningún caso se ha tenido que recurrir a la expropiación forzosa. Por ahora, todos los afectados corresponden al primer tramo del tren de alta velocidad que discurre entre Arrazua y Legutiano, en Álava, y que comprende 5,1 kilómetros.
La directora de Infraestructuras del Departamento de Transportes explicó que se ha llegado a 25 acuerdos de un total de 35 expedientes reflejados en el proyecto constructivo de este tramo. "Eso significa que el 71% de los expedientes expropiatorios se han resuelto por la vía del mutuo acuerdo, sin que haya sido necesario recurrir a los mecanismos de establecimiento del justiprecio". El resto de los expedientes aún no han sido abordados.

Alrededor de 30 hectáreas han sido expropiadas en lo que supone el primer banco de pruebas de este tipo para la Y. La previsión del Gobierno es que la construcción de esta infraestructura afecte a 331 explotaciones agrarias -223 en Guipúzcoa, 76 en Álava y 32 en Vizcaya- que suman 1.890.570 hectáreas repartidas por 25 municipios. El Gobierno vasco creo una oficina específica para las expropiaciones una vez que obtuvo la encomienda de gestión del Ejecutivo central para afrontar las obras en el corredor guipuzcoano. El Gobierno de Vitoria sustenta con fondos propios esta oficina. No obstante, el Ministerio de Fomento será quien abone las cantidades que haya que pagar a cada titular afectado.

Minimizar daños

El Gobierno ha creado la sociedad Lurranek, que ha abierto la oficina de expropiaciones en la Granja Modelo de Arkaute para atender a los afectados y realizar una gestión que "minimice los daños sobre el medio agrario", según indican sus promotores. En muchos casos el impacto será mínimo o tangencial, pero en el caso de algunas explotaciones el trazado puede impedir de hecho la actividad rural. Para evitar soluciones traumáticas, las instituciones vascas han creado un banco de suelo con terrenos que ya estaban en manos públicas y en algunos otros que se han ido adquiriendo a particulares que estaban a punto de jubilarse y sin intención de seguir con el negocio. La idea es completar el proceso de permuta o compraventa de los terrenos en las mejores condiciones para no recurrir a la expropiación forzosa.

Sobre las previsiones para el futuro, la directora de Infraestructuras dice que sería aventurado dar una cifra sobre posibles expropiaciones. "Hay que tener en cuenta que la cifra correcta se deriva de lo reflejado en los documentos de expropiaciones de los proyectos constructivos y a día de hoy de 19 tramos proyectados, sólo se dispone de proyecto constructivo de seis tramos".

Etiqueta(s):