Fomento no quiere que sus funcionarios coman con constructores