El número de escoltas en Euskadi se ha incrementado en 300 por las amenazas de ETA a la 'Y' vasca

Diario Vasco. EFE

Ares se reúne con partidos y sindicatos para analizar la lucha antiterrorista y la seguridad Busca llegar «al máximo acuerdo» en ese asunto

La Asociación Española de Escoltas calcula que durante los últimos meses se ha producido un incremento de 300 miembros de este colectivo en el País Vasco, como consecuencia de las amenazas realizadas por ETA contra las obras de la 'Y' vasca.
El presidente de la asociación, Vicente de la Cruz, ofreció estos datos ayer en Ávila, donde se inauguró el III Congreso Nacional de Escoltas, en el que está previsto que participen 500 profesionales vinculados al sector de la seguridad. De la Cruz explicó que en la actualidad existen en España 5.500 escoltas, de los cuales 2.500 trabajan en la Comunidad Autónoma Vasca, 1.300 en Navarra, 1.200 en Madrid, 300 en Cataluña, 50 en Castilla y León y 150 en el resto de comunidades.

El presidente del colectivo aseguró que «hacen falta más escoltas» y auguró que el número de personal de seguridad puede incrementarse aún más, «después de que ETA dijera en Gara que quiere desarrollar unos objetivos no sólo civiles, sino militares».
Según Vicente de la Cruz, estas informaciones quieren decir que la organización terrorista «dice que va a seguir atentando», lo que se traduce en más protección para «determinados estamentos del Gobierno Vasco, no tanto al presidente o los consejeros, como a los directores generales, subdirectores y otras áreas». En este sentido, calculó que para 2010 el incremento de escoltas podría ser del 5%, en función de «cómo actúe la banda», que en su opinión, «cada vez está más débil». De la Cruz confió en que ETA «se derrumbe» definitivamente y que el colectivo al que representa «tenga que dejar de trabajar» en el País Vasco. «Eso será bueno para todos».

Contactos discretos

Por otra parte, el consejero de Interior, Rodolfo Ares, ha mantenido una ronda de contactos con todos los partidos con representación en el Parlamento para hablar de distintos aspectos relacionados con la lucha antiterrorista.

Según confirmaron fuentes del departamento, el consejero comenzó el martes sus reuniones con el PP y EA y ayer las concluyó con el resto de formaciones, siempre de manera discreta. También ha iniciado estos contactos con representantes sindicales.
El objetivo de estas reuniones es, según las citadas fuentes, analizar conjuntamente el estado de la lucha contra ETA y las medidas de seguridad de las propias formaciones y sindicatos ante la amenaza terrorista. Ares pretende mantener en la legislatura un contacto «fluido» con los partidos, a los que mantendrá informados de los avances en la lucha contra ETA y de los que recabará su opinión para intentar llegar al «máximo acuerdo» en esta materia.

En esta cuestión «tan sensible se debe primar lo que une a todos», especificaron las fuentes, que añadieron que en las reuniones el consejero ha trasladado a sus interlocutores «que a ETA, y a quienes la apoyan o justifican, se le debe combatir en todos los frentes» con el Estado de Derecho.