Más infraestructuras insostenibles gracias a la Ley de Economía Sostenible

Por: Ecologistas en Acción

La futura Ley de Economía Sostenible se utilizará para mantener el gasto en infraestructuras a pesar de los recortes presupuestarios. Ecologistas en Acción considera que es un ejemplo claro de cómo la Ley no busca la sostenibilidad.

Ayer José Blanco, Ministro de Fomento, anunció que, pese al recorte presupuestario previsto para su ministerio, se mantendrán las inversiones previstas en infraestructuras de 15.000 millones de euros hasta 2011, 7.000 para este año.

Para ello fomentará los acuerdos público-privados, de forma que la financiación sea en un 50% por el Banco Europeo de Inversiones (BEI), entre un 20 y un 30% por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), y el resto, a partes iguales, entre las constructoras adjudicatarias de la obra y la banca. Para conseguir el dinero privado se realizarán avales públicos para los préstamos, transfiriéndose todo el riesgo de la inversión a entes públicos.

Las infraestructuras a las que se refiere José Blanco son las incluidas en el Plan Estratégico de Infraestructuras de Transporte (PEIT), que supone 6.000 nuevos kilómetros de autovías y 9.000 de alta velocidad, entre los que se encuentran el AVE a Galicia, como señaló también ayer el Ministro. Actualmente ya somos el país europeo con más kilómetros de autovías y, este año, seremos el primer país del mundo en número de kilómetros de alta velocidad ferroviaria. Todo ello produce que las emisiones de gases de efecto invernadero en el sector del transporte estén desatadas.

El mecanismo de financiación público-privada estará facilitado por la futura Ley de Economía Sostenible, actualmente en proceso de tramitación. En concreto los artículos comprendidos en el capítulo V.

Para Ecologistas en Acción queda, una vez más, patente la nula sensibilidad ambiental de este Gobierno, tanto por sus iniciativas políticas, como por la legislación que impulsa.

Fuente: web de Ecologistas en Acción.

Posible y deseable reducir mucho más el presupuesto de Fomento

El Gobierno de Zapatero está tratando de recortar el gasto público en 50.000 millones antes de 2013. Para Ecologistas en Acción es posible y deseable que buena parte de este recorte salga de las negativas y contraproducentes inversiones que realiza Fomento en nuevas infraestructuras. Efectivamente, muchos estudios y la evidencia de nuestra situación actual demuestran que buena parte de estas inversiones no son sino un colosal despilfarro de fondos públicos, que no aportan desarrollo económico.

El Gobierno lleva años dedicando ingentes inversiones a las infraestructuras de transporte, sobre todo autovías, líneas de AVE y ampliación de aeropuertos, como forma de reactivar la economía. Si las virtudes que le asigna el Gobierno a estas grandes infraestructuras fueran ciertas (enorme generación de empleo, dinamización económica, etc.), la situación económica en España debería ser muy distinta a la que es. Efectivamente, puesto que somos el país europeo con más kilómetros de autovías y autopistas –y a finales de este 2010 seremos el que cuente con la mayor red de alta velocidad ferroviaria del mundo–, no deberíamos tener una tasa de paro tan alta y la crisis apenas debería notarse… salvo que las cosas no funcionen del modo que nos dicen.

Y es que multitud de estudios [1] concluyen que a partir de un cierto umbral en la dotación de grandes infraestructuras –que en España hemos superado de largo–, cualquier inversión en nuevas obras puede ser contraproducente para el desarrollo desde una estricta visión economicista, sin hablar de su impacto ambiental y social.

Ante estos análisis, los planes del Gobierno no se pueden considerar sino un brutal despilfarro y su recorte una forma clara y sencilla de reducir el déficit y los impactos ambientales y sociales que llevan aparejados. Así, el recorte en inversiones que se ha planteado para el Ministerio de Fomento en 2010, de 529 millones de euros (junto a una reducción de 1.230 millones en gastos financieros) es peccata minuta en comparación con los presupuestos que maneja Fomento este mismo año para incrementar nuestra sobredimensionada red de autovías (5.114 millones de euros), o de alta velocidad ferroviaria (6.292 millones de euros).

Un ejemplo nos permitirá entender mejor de qué estamos hablando. El Gobierno de Zapatero ya ha iniciado los trámites para convertir en autovía la N-211 entre Alcolea del Pinar (Guadalajara) y Monreal del Campo (Teruel). Hablamos de una carretera que no llega ni a la quinta parte del tráfico para el que los manuales de ingeniería recomiendan un desdoblamiento, en la que puede circularse a velocidades próximas a 100 km/h en todo su recorrido. El trazado, de más de 107 kilómetros, supondrá una inversión por parte del Gobierno de más de 500 millones de euros. Un despilfarro, que provocará un gran impacto ambiental, y que no tendrá ningún beneficio para los pueblos de la zona.

Para Ecologistas en Acción resulta claro que necesitamos inversiones en transporte, pero ni mucho menos las que se están planteando. Necesitamos mejores servicios de transporte, no más autovías. Nos hace falta un mejor ferrocarril, no un tren elitista que sólo tenga parada en grandes poblaciones. Necesitamos buenos servicios de cercanías ferroviarias, no más y más anillos de circunvalación. Urge poner en práctica planes de movilidad sostenible, no más listas de infraestructuras.

Ecologistas en Acción considera que a pesar de nuestra sobredotación de infraestructuras de transporte, seguimos invirtiendo en ellas una cantidad de fondos brutal. Por el contrario, todos los indicadores señalan que estamos a la cola de los países de nuestro entorno en recursos y servicios de sanidad, educación, atención social, investigación, etc. pero éstos, más allá de los discursos, no tienen prioridad presupuestaria alguna. Sin embargo, son precisamente estos sectores en los que es posible crear más empleo sin impactos ambientales y con un gran beneficio social.

Aquí tiene, pues, el presidente del Gobierno un buen catálogo de ideas para reducir el déficit, recortar el gasto y reorientar las inversiones, al tiempo que deja de maltratar al medio ambiente.
Notas

[1] Uno de los estudios más relevantes es el informe del grupo de asesores creado por el Gobierno británico en los años 90 para evaluar un plan de construir 500 nuevas carreteras en Reino Unido. Este grupo, conocido por sus siglas en inglés, SACTRA, publicó en 1999 Transport and the Economy, donde analizaba la relación entre el crecimiento de la economía y las grandes infraestructuras de transporte en todos los países desarrollados. ¿El resultado? Gran parte de las tópicos sobre estas obras –que generan riqueza y empleo, por ejemplo– por los suelos. El plan de 500 carreteras se quedó en sólo 37.

Fuente: web de Ecologistas en Acción.