Carta abierta a AHT Gelditu Elkarlana

DEIA. Opinión. Tribuna Abierta. Sabado 5 de junio

Hace pocas semanas, AHT Gelditu Elkarlana hizo público un comunicado criticando duramente una iniciativa de Aralar. Ante ese comunicado, queremos decir lo siguiente:

En primer término, queremos decir alto y claro que Aralar se muestra en contra del Tren de Alta Velocidad, y así lo hemos hecho saber una y otra vez. Está en contra porque esta infraestructura no responde a las necesidades y problemas de movilidad de nuestro pueblo. Este medio de transporte no se adecua a las características geofísicas de Euskal Herria y no responde de ninguna de las maneras al problema de movilidad interna e intracomarcal.
Por eso hemos denunciado en varias ocasiones que detrás de este proyecto no existe un modelo de transporte sostenible, sino una política de ordenación del territorio muy concreta, donde se les concede a las capitales la prioridad económico-estratégica, con el modelo socio-económico que ello conlleva. Y todo eso, además, lo han hecho sin consultar la opinión a la ciudadanía.

Pero, a pesar de todo ello, las obras ya han comenzado y eso es muy visible. Las obras ya han comenzado y son muchos los ciudadanos y ciudadanas que han sido perjudicados. Las personas afectadas se encuentran en una situación de indefensión total. La mayoría de las veces deben recurrir a hablar directamente con el responsable de la obra, una solución que en muchísimas ocasiones no da ningún fruto. Y desde Aralar tenemos muy claro que a la ciudadanía no se le puede dejar desprotegida, que tenemos que ayudarles desde las instituciones. Porque las instituciones están para eso: al servicio de la ciudadanía. Mientras duren las obras, y después, desde las instituciones tenemos que conseguir que la ciudadanía sufra las menores consecuencias posibles. Porque la estratega de "cuanto peor, mejor" hace tiempo que fracasó, y no solo en el caso del TAV.

Consideramos que la iniciativa que ha presentado Aralar servirá para que se puedan visualizar las consecuencias que el TAV va a tener en nuestro pueblo, y no para minimizar los daños ecológicos, como decís en vuestro comunicado. Aunque, ¿Y si sólo sirviese para minimizar o reducir los daños ecológicos, qué? ¿Dónde está el problema?

Creemos que a la ciudadanía le debemos explicar los problemas en toda su crudeza: la sociedad vasca debe saber las consecuencias que tiene el modelo de desarrollo vigente. Pero no podemos dejar en una situación de indefensión a todas esas personas que están sufriendo en primera persona las consecuencias.

Por eso propusimos la creación de una comisión entre diferentes administraciones, donde los ayuntamientos se convertirían en portavoces de sus conciudadanos, para que las instituciones que están gestionando las obras (Adif, Departamento de Transportes) conocieran de primera mano las consecuencias que están generando a la ciudadanía. Y para que las soluciones se gestionen lo más rápidamente posible.

Además, tenemos la oportunidad de mostrar a la ciudadanía cómo se ha diseñado este proyecto, cómo no cumplen unas leyes que ellos mismos han creado. Se podrá visualizar que a la hora de analizar el impacto de las obras, en vez de mirar a los intereses de la ciudadanía, se han priorizado unos intereses políticos concretos, porque aparte de la planificación económica, no han realizado ninguna otra planificación.

Por eso decidimos continuar con nuestra iniciativa, y así se lo hicimos saber a AHT Gelditu. Y nos mostraron su disconformidad. Quedó claro que Aralar y AHT Gelditu Elkarlana no comparten los pasos a seguir. AHT Gelditu entendió, y así nos lo hizo saber, que nos dábamos por vencidos ante el proyecto del Tren de Alta Velocidad. ¿Darnos por vencidos? ¿Qué significa darse por vencido?

En vuestra opinión, "cuando el objetivo de una lucha se limita a la reducción de las consecuencias que se podrían generar, el debate se centra en la aceptación o no del proyecto; pero, a día de hoy, el debate sobre el Tren de Alta Velocidad no se puede basar en una actitud en la que te das por vencido".

Una frase redonda, pero que tiene poco o nada que ver con nuestra iniciativa. En primer lugar, porque antes y después de esta iniciativa existen y existirán iniciativas en contra del modelo que refleja el TAV, pero eso no os interesa analizarlo. Esta iniciativa es sólo una excusa para vosotros. Porque no vamos a darnos por vencidos, porque seguiremos reivindicando otro modelo de desarrollo. Y, al mismo tiempo, debemos dar respuesta a los problemas del día a día de la ciudadanía. Cuando solicitamos que la Ertzaintza no incomunique a las personas detenidas, no cedemos ante la policía autonómica , al igual que la defensa jurídica de una persona que ha sido detenida por participar en un acto contra el TAV no significa el reconocimiento del sistema judicial español. Cuando reivindicamos que se garantice el derecho de utilizar el euskera con la administración, no aceptamos la división administrativa de nuestro pueblo. Cuando trabajamos para que se ponga límite a la cantera de Zallobenta, no cedemos ante la explotación de las canteras. Las frases redondas tienen ese problema: se pueden aplicar a dispares situaciones.

Resulta curioso que hayan salido públicamente ante una iniciativa concreta de Aralar, y no antes. ¿Se trata de un cambio de actitud? Porque no son pocos los ayuntamientos y alcaldes, y de varios colores políticos, que han negociado con Adif para que los daños que se vayan a producir en sus municipios sean los menores posibles. Una actitud que a nosotros y nosotras nos parece totalmente lógica, aunque ninguna de nuestros alcaldes lo haya hecho. ¿O es que entonces nadie se daba por vencido?

Para nosotros aquí finaliza este debate, porque no estamos dispuestos a mostrar signos de debilidad ante quienes defienden el TAV. Y menos ahora, cuando la crisis económica ha evidenciado lo que venimos reivindicando de este hace tiempo: que la inversión del TAV es insostenible desde un punto de vista económico, pero también desde un punto de vista social y medioambiental.

Para terminar, queremos aprovechar esta carta para llamar a la unidad de fuerzas a todos y todas que comparten esta opinión. Nos vemos el 19 de junio en Bilbao. Aurrera bolie.

Representantes de la Ejecutiva de Hegoalde de Aralar, Por Rebeka Ubera y Dani Maeztu -