Madrid colapsa la construcción de la ‘Y’ vasca al reducir la inversión un 38%

La inversión de Fomento en la alta velocidad vasca bajará el próximo año el 38%, pasando de 218 millones a 135. El recorte colapsará la construcción de la "Y", que está sufriendo graves paralizaciones
DEIA. Concha Lago -

bilbao. Fomento está ajustando las cuentas al TAV hasta situarlo en vía muerta. La alta velocidad vasca no ha conseguido rehuir el cierre de la hucha de Fomento y la inversión prevista para el próximo ejercicio por parte del Gobierno español en la construcción de la nueva red ferroviaria vasca, bajará el 38% respecto a la cantidad presupuestada para este año. Un recorte que se suma a las cantidades adeudadas por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, Adif, a las constructoras de este corredor. El proyecto de presupuestos redactado por el Ejecutivo de Madrid destinará 135 millones de euros a la Y, una cantidad casi cuarenta puntos menor a los 218 millones computados para 2010. El delegado del Gobierno en el País Vasco, Mikel Cabieces, argumentó ayer, sin embargo, que "a la contención del gasto general, se une que están previstas muchas menos expropiaciones que las realizadas este año, con el consiguiente ahorro".

Pero el tijeretazo anunciado por el ministro José Blanco está lastrando este eje ferroviario aunque los contratos condenados por el plan de ahorro no contemplaban ninguno correspondiente a los tramos de la Y vasca. DEIA ha constatado, tras visitar varias obras y recoger el testimonio de constructores, ayuntamientos y vecinos, la paralización de obras en algunos trazados como el de Legutiano-Eskoriatza. El túnel de 2,7 kilómetros de Zaratamo, en el tramo Galdakao-Basauri, ha sido el último damnificado por los recortes.

Ayer Cabieces eludió explicar el retraso en la ejecución de las obras y aseguró que Adif "no ha modificado ninguno de los contratos con las empresas, por lo que deberán cumplirse los plazos establecidos", reiterando que la apuesta de los dos gobiernos, el español y el vasco, por este tren es "inequívoca y decidida". Tampoco entró en detalles sobre impagos en las certificaciones de obras ya realizadas.

Portavoces del Ministerio de Fomento reiteraron este miércoles, a preguntas de DEIA, que las obras continuarán pero evitaron pronunciarse sobre las denuncias de empresarios y sobre retrasos. "Es evidente que habrá que adaptar los ritmos porque de algún lado hay que sacar los 6.400 millones", señalaron. No es de extrañar que Fomento se haga ahora el escurridizo porque el ministro Blanco tuvo varias oportunidades de aclarar la afección a la Y vasca a preguntas del diputado José Ramón Beloki en el Congreso y esquivó todas las cuestiones.

Un ejemplo del frenazo es la obra ejecutada por la UTE, Dragados-Iza, en el túnel de Zaratamo, que está sufriendo los mismos varapalos económicos de otros tramos, como ya avanzó DEIA el pasado domingo. Hasta setiembre se trabajaba en dos turnos de siete de la mañana a siete de la tarde y de siete de la tarde a siete de la mañana. Pero ahora gunitadores, topógrafos y todos los operarios de la galería están en la calle, a la espera de que en enero haya dinero suficiente para seguir avanzando. En exteriores, en el sector correspondiente al viaducto, la obra lleva parada desde principios del verano.

"Recortar, paralizar y ralentizar inversiones de infraestructuras no hace más que agravar la situación actual, llevando a la inactividad total a un sector como el de la construcción, y con él, a todos los segmentos que dependen de él", denuncia el empresario de una constructora implicada en la ejecución de este eje.

Un sector que está recibiendo como un mazazo los recortes de Fomento. "Las constructoras están presentando las certificaciones de obra para que les paguen, pero no les pagan. Y las empresas se están viendo obligadas a financiar las obras y puede ser que no puedan afrontar esos costes extras. Por eso bajan el ritmo porque no se pueden permitir abandonar el tajo pero no tienen dinero para continuar", afirma el parlamentario del PNV, Juan Antonio Arieta-araunabeña, responsable de Transportes y Obras Públicas en el Parlamento Vasco. A su juicio, "al no poder soportar esa financiación, hay muchas firmas como ingenierías o pequeñas consultoras, que sufrirán las consecuencias. Me preocupa porque, en muchos casos, los tramos se licitaron con bajas del 30% y eso es trabajar al límite", afirma. "Finalmente está el problema de la calidad. Con todos estos condicionantes, ¿se van a esmerar en la calidad de la obra?", se pregunta a sabiendas de que es una reflexión muy dura.

Con la notable reducción en las asignaciones presupuestarias conocidas ayer, estos problemas técnicos, así como las demoras y la paralización de numerosos tajos no harán sino empeorar el estado de la obras.

Etiketa(k):