Movilizaciones en todo Europa contra la Directiva da la vergüenza

Más de 240 organizaciones se han adherido al manifiesto elaborado por la REDI, la plataforma que ha convocado movilizaciones para las próximas semanas en distintas ciudades españolas.
EFE

Madrid.- Más de 240 organizaciones y por encima de las 1.400 personas se han adherido al manifiesto contra la Directiva europea de Retorno elaborado por la Red Estatal por los Derechos de los Inmigrantes (REDI), plataforma que ha convocado movilizaciones para las próximas semanas en distintas ciudades españolas.

Según informaron hoy a Europa Press los portavoces de la organización, Gustavo Álvarez y Esteban Cancelado, el objetivo es seguir recogiendo firmas para entregarlas en la sede madrileña del Parlamento Europeo el próximo día 18, cuando previsiblemente se aprobará la norma sobre migraciones en Bruselas.

Hasta entonces, se sucederán los actos de protesta, el primero de los cuales tiene lugar hoy a las puertas de la Subdelegación del Gobierno en Canarias, para denunciar que la Directiva de Retorno, bautizada como 'directiva de la vergüenza', "endurece absolutamente las medidas contra los trabajadores migrantes" y viola la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Este jueves, 5 de junio, la concentración será a las puertas de la oficina del Parlamento Europeo en Barcelona, y el día 10 los manifestantes volverán a la Subdelegación del Gobierno en Canarias, explicó la organización. El día 14, la REDI celebrará en el madrileño parque de El Buen Retiro una jornada de sensibilización aprovechando la afluencia de público a la Feria del Libro para explicar "qué significa la directiva de la vergüenza y lo que supondrá para las personas migrantes".

El acto que cerrará las jornadas de movilizaciones tendrá lugar el día 21 de este mes, cuando la organización celebrará en colaboración con la Plataforma Cerremos los CIE, una concentración en la Puerta del Sol de Madrid y al menos otra en Málaga, para expresar su "repudio y rechazo" hacia una normativa que, aseguran, "promueve una escalada de racismo y xenofobia que podría llegar a España".

En este sentido, Álvarez pidió a la sociedad española "solidaridad con los trabajadores inmigrantes" y destacó que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero "fue quien presentó a la Comisión Europea esta iniciativa" que busca "la represión y el encarcelamiento de personas que escapan de su país por la mala situación" que allí atraviesan.

"El Gobierno de España al aprobar la Directiva, está fomentando que en la UE se siga en ese proceso de criminalización de los inmigrantes dando la impresion de que tenemos la culpa de todos los problemas", declaró por su parte Esteban Cancelado, tras solicitar a Zapatero que no apoye un tratado que "no respeta los derechos de las personas".