2013/Manifiesto

De Hackmeeting

(Diferencias entre revisiones)
m
m
Línea 65: Línea 65:
===Sino puedes como individuo, 'halo' como pueblo===
===Sino puedes como individuo, 'halo' como pueblo===
</center>
</center>
-
<br>
 
-
----
 
<br>
<br>
}}
}}

Revisión de 14:07 15 oct 2013

euskera

català

galego



El momento del cambio

Manifiesto, Hackmeeting 2013


En ese instante casi cuántico, donde los electrones que configuran las sinapsis del cerebro comienzan a danzar en una consecución de movimientos únicos y decisivos, se da lugar la transformación del ser hacia los lugares más profundos de la consciencia. La fugacidad de la comprensión que tanto se escucha por quienes resulta están vivas y por tanto, perseveran. Como el salmón en su lucha contra la corriente, o los cientos de peligros que se esconden en las laderas de su camino, existe un momento en el que todo cobra su sentido. La llegada. El descubrimiento de la soberanía de la mente y sus sueños, sobre las represiones y sus fronteras. La comprensión más inherente de que en una realidad sin miedos, no existen los límites y por tanto, de nada sirve el control.

El momento surge cuando la conjugación pasa a los hechos. Cuando el procesador envía una orden al periférico y le encomienda al proceso de consecución de un objetivo. Caminar. Con o sin dirección, pero teniendo claro el sentido. Avanzar. Desestimar el poder establecido y las miles de cabezas de su quimera y comprender el estadio de que el Sistema actual, el de las clases que separan, someten y atemorizan, ha llegado a su fin.

En ocasiones, además del pie, surgen otros movimientos difíciles de controlar, como por ejemplo, un puño que golpea la mesa sin importar lo que haya encima. Se trata de un gesto de rabia y decisión. Un movimiento sin vuelta atrás, en el que no importa el tablero sino las fichas. Muchas son las razones por las que darlo: insolidaridad, desahucio, corrupción y un sin fin de atropellos para la razón de los que ya han estado en el futuro. De nada sirve contenerlo, como en ocasiones, de nada sirve darlo. Requiere un momento, un instante y a veces igual que pasa con los pies, es únicamente cuestión de mover el primero para entender que enseguida, aunque sea por inercia, el otro lo seguirá.

La soberanía tecnológica, al igual que otras, requiere de la autogestión de los recursos que conllevan su consecución. No depender, significa saber que existen multitud de enlaces que realizar. Que la inclusión es un formato necesario para el avance y que al igual, la lucha constante de las exclusiones. "Sumar y no restar". Para escucharnos, vernos, sentirnos y amarnos a través de la tecnología, debemos separar esos sentimientos de los intereses mercantilistas. Denostar su gratuidad y buen colorido y ser conscientes del trasfondo de los asuntos políticos y económicos y de los intereses de las personas que hay detrás. La "bursatilización" de las relaciones sociales. Grandes corporaciones que se encargan de ser los principales proveedores de futuros clientes, futuros votantes y futuros esclavos. Se controla y automatiza el mercado laboral para que el faraón actual sepa más de sus esclavos que el faraón de Egipto. El control absoluto del tiempo de vida productiva generará un estado totalitario contra la base obrera y muchas de las personas encargadas de generar la tecnología. Debemos fijar un punto de soberanía también en dicho aspecto, al mismo modo que seguir generando herramientas en un proceso de autogestión colectiva.

Entender que; "si algo es gratis, es porque el producto eres tú", sirve para darse cuenta de que existe un plan para el futuro sobre lo que ocurre ahora y de que mucha gente que conocemos, amigos, familiares y conocidos, aún no son conscientes del mismo.

Las hacktivistas 'hackean' mentes, no únicamente redes y sistemas.

La labor de unos pocos mediatizados como Manning o Snowden y de otras muchas en la sombra, deberá ser apoyada. La guerra electrónica global ha comenzado. Y tras varios conflictos, ya tenemos claros los bandos; Arriba y abajo. Indignado e indignante. Asesino y víctima. Desahuciada y represor... Luego, quizás vaya siendo el momento de dar los siguientes pasos; Convencer, neutralizar o luchar. Lo que debe quedar claro es que la decisión está tomada y que está en nuestras manos el como y el cuando. Es el momento de impregnar al entorno con la forma de vida hacktivista. Más importante aún, con la actitud hacktivista.

"Me niego rotundamente a tener que avanzar la tecnología espacial ciudadana para irme de éste planeta. Que se vayan ellas!. La Tierra, nuestra casa, no puede ser que se pierda ante nuestro asombro y miedos. Que se larguen!. Con sus vertidos y sus mentiras. Con su maltrato y sus costumbres crueles. Fuera de aquí!."

Si avanzamos, que sea para comunicarnos de mejor forma con quienes aún quedan por conectar, y así podamos decirles cual es el momento del cambio. O estar a su lado si ellas lo deciden antes. Cuando haya llegado ese instante en el que damos un paso y dejamos fuera de la partida a los cobardes y a los neutrales. Y a los hipócritas. Ese día en el que las máscaras no sean necesarias, salvo para rememorar a los que durante tanto tiempo la llevaron en busca de la Verdad. Pues sino es la Verdad la única Justicia existente entonces solo nos quedarán las cadenas de la complacencia. La alineación indiscutible y duradera que condenará al ser humano a ser una pieza más de un engranaje perverso cuyo final es la propia destrucción.

Olvidamos por tanto el hecho de rendirse, esconderse o escaparse. Tenemos el factor sorpresa y la imaginación. Dos herramientas puras y difícilmente combatibles. Tenemos una red cada vez más conectada y una sociedad cada vez más consciente. Tenemos la valentía y la pasión. Tenemos el plan de soberanía y comenzamos a descubrir métodos muy eficientes para la autogestión. Sabemos lo que queremos y por fin, comenzamos a saber como lo queremos. Solo nos falta algo clave, hacer que se cumpla.

Desconfía!. No des por sentado aquello que no sabes. Estamos inmersas en una gran aventura y no podemos, ni sabremos, todos los factores que la hicieron posible. Sin embargo, si puedes saber lo que haces y como lo haces. Si puedes empezar a hacerlo o seguir haciéndolo. Seguro que puedes dejar de hacerlo también, es cuestión de actitud!. No caigas en errores del pasado. Equivocarse es de sabios. Documentar de precavidos. Y colaborar en momentos de crisis éticas un deber.

"Antes eramos lo que teníamos, ahora somos lo que compartimos."

Recuerda alguna pautas cuando no sepas muy bien que hacer. En tu interior se encuentra la fórmula para hacer que se produzca el momento del cambio. Tu eres tu único obstáculo. Piensa en la ética Hacker y reescribe con el resto su principios axiomáticos:

  • Pasión.
  • Concepto de libertad.
  • Concepto de conciencia social.
  • Búsqueda de la verdad relativa.
  • Rechazo a las formas de corrupción.
  • Rechazo a los procesos de alienación de seres humanos.
  • Sentido de la igualdad.
  • Entendimiento del significado del libre acceso a la información (conocimiento libre).
  • Valor social (reconocimiento entre semejantes).
  • Sentido de la accesibilidad.
  • Pensamiento crítico constante.
  • Preocupación empática responsable.
  • Sentido de la curiosidad.
  • Creatividad.
  • Aprendizaje autodidacta.


Levántate cada mañana y respira el aroma del cambio. Ríete con el gesto ínfimo que significa desconfiar de lo establecido y plantéate seriamente la responsabilidad que conlleva preguntarse todas las cosas dos o más veces.

"Es más fácil aprender algo nuevo que desaprender lo aprendido."

Ha llegado el momento de poner en practica la rabia organizada y desbancar a los enemigos de la solidaridad. El momento de desenmascarar a los traidores de la Humanidad y tomar posesión del adjetivo que tanto deseas; libre.

Tan libre como los sueños que nos llevarán a que se cumpla. Tan libre como la imaginación del ser humano. Tan libre como el primer llanto de un recién nacido. Ese grito fuerte, sincero y tan intenso que lo único que busca es poder desatascar las vías de aquello, que aunque le ayudó a formarse, ahora le impide comenzar a respirar. Ese instante cargado de sentimiento que nos muestra lo que significa vivir. Dibuja la matriz, observa a tu alrededor y busca la mano de alguien en quien confíes, ahora, cierra los ojos. ¿Lo notas?. ¿Lo sientes?. Juntas podemos!. Las ideas están en el aire. Y la corriente ha comenzado a moverse. Solo nos falta respirar!

Sino puedes como individuo, 'halo' como pueblo


Herramientas personales
wiki-navigation
project-navigation