Porque... ¿cómo vives?, ¿a cuánto te vendes?, ¿cómo te ponen? ¡¡aZien, aZien, aZien!!

Precariedad
  • FORO DE VIDA INDEPENDIENTE & TERRITORIO DOMESTICO

  • Juntas y Revueltas
  • EL PUCHERO DE LA KARAKOLA
  • Ladyfest Madriz 2010
  • Karakolekka

  • Geeks&kids
  • RADIO FEMINISTA: Transyster
  • ENVIDEAS

  • ¿Qué pasa en la casa?
  • ACTIVIDADES FIJAS Y ABIERTAS ^-^*
  • AL DIA: NOVEDADES & ACTUALIZACIONES


  • TODASACIEN: Agencia de Asuntos Precarios

    Invitación a participar en un espacio de encuentro, articulación y producción desprecarizadora.
    Centro social "La Eskalera Karakola".
    C/ Embajadores 52, bajo. Lavapiés. Madrid.

    Taller inicial: Sábado 17 de diciembre, 18h, en La Eskalera Karakola.

    Trayectoria: a-saltos precarios

    Precarias a la deriva ha sido hasta ahora un proyecto de investigación sobre la precariedad, que pretendía partir de nosotras mismas, de nuestras realidades precarizadas, e interpelar a otras, en busca de nuevas formas de resistencia y de nuevos espacios de encuentro y cooperación construidos desde la multiplicidad. En nuestros andares hemos llegado a tres certezas. Hemos constatado que las posiciones precarias particulares, entendidas en sentido clásico como inestabilidad en el empleo, se inscriben en una tendencia generalizada a la precarización de la existencia en su conjunto. Una tendencia que atraviesa todos los estratos sociales como amenaza (“si no acatas la norma, caerás en la inestabilidad permanente”), y todas las esferas de la vida (empleo, actividades no asalariadas, espacio urbano, ámbito doméstico...) como incertidumbre y atomización social. También nos hemos dado cuenta que, aunque los procesos de precarización nos afectan a todas, no nos afectan de la misma manera: la sociedad está estratificada por ejes de clase, sexo, orientación e identidad sexual, edad, origen nacional, etnia, formación... que nos colocan en posiciones asimétricas y, en ocasiones, enfrentadas. Cualquier proyecto que aspire a producir lo común, debe enfrentarse a estas formas de estratificación; verdaderas “fronteras” que atenazan el lazo social y lo impregnan de miedo al “otro” (y a la otra). Por último, hemos intuido que el territorio de agregación de las mujeres precarias no es necesariamente el "centro de trabajo": ¿cómo puede serlo cuando éste coincide tantas veces con la casa propia o ajena, cuando cambia cada pocos meses o cuando las posibilidades de coincidir con un grupo sustancioso de compañeros de trabajo, durante un tiempo suficiente como para conocerse, es una entre mil? Con frecuencia, las alianzas fuertes, las redes de cooperación que quitan el miedo, dan coraje y generan capacidad de transformación, se construyen fuera, en el territorio, en espacios de encuentro alejados de la mirada del patrón, de la privacidad y el aislamiento del hogar o de la disciplina burocrática del asilo, el hospital, el colegio. Por eso, nuestra apuesta pasa ahora por construir un espacio de encuentro y empoderamiento en el centro de Madrid, en el que nosotras y otras precarias (de otras procedencias sociales y nacionales, con más o menos líneas en el currículum, más o menos dinero en el bolsillo, más o menos personas a su cargo) hallemos asesoría y herramientas de autodefensa frente a las mil y una injusticias cotidianas; pero también, encontremos espacios de expresión y análisis de nuestras realidades precarias, que permitan enriquecernos mutuamente e imaginar prácticas de cooperación y de resistencia contra la precarización de nuestras vidas y las fronteras que nos enfrentan unas a otras.

    Proponemos, pues, un espacio abierto de intercambio de información, apoyo y estrategias desprecarizadoras, en el que los asesoramientos específicos, por parte de personas con experiencia a la hora de afrontar diferentes situaciones (laborales, de salud, vivienda, extranjería...), no constituyan un trabajo asistencial y unidireccional sostenido sólo en figuras expertas, sino la producción colectiva de un saber práctico, de un "instinto precario", para la resistencia y la transformación empoderada de las diferentes precariedades que nos atraviesan. Puesto que estas precariedades aparecen entrelazadas y no necesariamente ordenadas de acuerdo a categorías preestablecidas, a competencias de figuras profesionales o a recursos únicos, hablamos de un "instinto precario" transversal, capaz de desarrollar formas de resistencia incluso en los resquicios de un Estado de Bienestar a veces más orientado hacia el control que hacia la garantía de derechos. Se trata, por tanto, de partir de la articulación entre diferentes saberes y experiencias para, yendo más allá del intercambio de información y de apoyo, constituir un espacio para la autoorganización colectiva. Esta apuesta ya tiene un nombre: Todasacien. Agencia de Asuntos Precarios.

    El proyecto: concreciones en construcción

    El funcionamiento de la agencia giraría en torno a cuatro engranajes principales:

    1. Las asesorías, pensadas como lugar de intercambio/relación entre mujeres con experiencia en los ámbitos que decidamos como prioritarios (asesoría laboral, jurídica, extranjería, salud, vivienda) y mujeres que necesitan informar, comunicar, plantear situaciones o demandas particulares. Estarían abiertas en días/horarios determinados y servirían tanto de punto de entrada individual (acercamiento de las personas a la oficina, espacio/tiempo de recogida de ideas, de detección de problemas más o menos comunes, más o menos singulares, en estos paisajes de precarización de la existencia en los que nos toca vivir), como de nodo detonante de organización colectiva.
    1. Los talleres de trabajo, organizados desde las ideas, demandas o iniciativas que surjan, en general, de la agencia como espacio de intercambio y de socialidad, pero también, en particular, de los problemas detectados desde las asesorías. En ellos se trataría de poner en común situaciones o problemáticas específicas, vividas o expresadas, en principio, como particulares, con el objetivo de compartir el conocimiento y de profundizar en determinadas cuestiones que nos parezcan importantes. Finalmente, los talleres tenderían a transformarse, cuando la ocasión y el entusiasmo así lo requieran, en verdaderos resortes de acción y de respuestas colectivas, en laboratorios de elaboración de diferentes propuestas y apuestas de justicia y mediación desde abajo (como son, por ejemplo, los escraches).
    1. Ejes comunicativos, para dar a conocer más allá de los límites espaciales físicos, la información, ideas, debates y propuestas que vayan transitando por la agencia. Aquí cabrían desde la producción textual y audiovisual, hasta la elaboración de un archivo o la producción de programas de radio, pasando por dispositivos más pedestres, pero no por ello menos importantes, que mantengan despierto y propositivo nuestro instinto precario, así como la producción de conocimiento en torno a la precariedad.
    1. Dispositivos y recursos de autoorganización, que partirían desde las asesorías, los talleres y los espacios/tiempos más específicamente comunicativos, tales como la lista y el foroweb, un corcho de trueque entre carencias y “excesos” (muchas veces necesitamos cosas, pero otras tantas también tenemos para ofrecer) de todo tipo (intercambio de trabajos, de servicios, de información), con el fin de ir pensando y consolidado propuestas de cooperativismo y de generación de recursos materiales (autoempleo, subvenciones), que nos permitan llevar a cabo determinadas iniciativas o sobrevivir a momentos de auténtico impasse económico (cajas de resistencia).

    Invitación

    Entonces, ¿cuál es la llamada? ¿Cómo empezamos a construir esta agencia? En primer lugar nos gustaría invitaros a pensar cómo poner en marcha este espacio para dar rienda suelta al “instinto”: sus piezas, sus herramientas organizativas y de saber, su imaginario, su relación con otras redes y alianzas, sus medios, su capacidad comunicativa... Partimos de la idea de que todas somos las "expertas" en nuestra existencia, que hemos desarrollado ya recursos precarios para el enfrentamiento y para desenvolvernos, mal que bien, en la vida cotidiana: cuidados compartidos, protestas laborales y vitales esporádicas, consejos para la salud y la enfermedad, información sobre bodas y bautizos, malabarismos legales, etc. Algunas, además, conocéis bien los intríngulis de tal o cual campo de actuación: el derecho, la sanidad, el trabajo social, la enfermería, la comunicación, los placeres. Muchas los conocéis y os sentís muy insatisfechas porque están insertos en lógicas que los domestican e impiden la crítica y la contaminación. De modo que esto es una invitación a producir un extrañamiento, pensar el cómo desde otro lugar, con otras premisas y, sobre todo, para otras cosas. Daos, pues, por invitadas en esta primera fase, que consistirá en algunos encuentros, primero de presentación del proyecto y después de puesta en común, para poner en marcha la estructura de la agencia. Muchas andaréis liadas, pero creemos que merece la pena la apuesta y como la velocidad no es única podemos estudiar formas de participación que pasen por distintos lugares. El espacio, La Eskalera Karakola en los nuevos locales de Embajadores 52, pronto estará listo. Si no podéis desplazaros hasta los locales, os invitamos a compartir con nosotras vuestras inquietudes y propuestas a través de nuestro correo electrónico: precariasaladeriva@sindominio.net. Es hora de calentar motores y dar forma al invento.

    Últimos artículos de Azien

  • Rueda de prensa Territorio Doméstico
  • TERRITORIO DOMÉSTICO PRESENTA... PASARELA FASHION: DESFILE DE LAS ÚLTIMAS TENDENCIAS PRECARIAS EN EL SERVICIO DOMÉSTICO
  • TERRITORIO DOMÉSTICO PRESENTA:*_ TALLER PARA MUJERES (CON PAPELES O SIN PAPELES) SOBRE DETENCIONES *
  • Taller de HERRAMIENTAS LEGALES PARA DOMÉSTICAS
  • CADENAS GLOBALES DE CUIDADOS
  • MANIFESTACIÓN POR LOS DERECHOS DE LAS EMPLEADAS DOMÉSTICAS
  • JORNADA DE EMPLEO DE HOGAR
  • Se acabó la esclavitud
  • El BB
  • Equilibrios