¿Qué es SaS?

Surco a Surco es una cooperativa unitaria de producción, distribución y consumo de productos de huerta, esto supone en la práctica el contacto directo entre productores y consumidores suprimiendo intermediarios, dándose una gestión común de la misma.

¿Cómo se organiza la cooperativa?

Está estructurada en grupos según su naturaleza: uno de trabajo y el resto de consumidores. Una vez al mes se reúnen en asamblea delegados de cada uno de los grupos. En dicha asamblea se presentan las cuentas del mes, los trabajadores dan un informe de la situación de las huertas, cada grupo comenta su situación, se hace una valoración de los repartos y se tratan todos aquellos temas que surgen en el día a día de la cooperativa (que no son pocos). En el caso de que haya que tomar decisiones éstas son planteadas en dicha asamblea para que sean discutidas en cada grupo y lleven una posición concreta a la próxima asamblea de la cooperativa.

¿Y los grupos?

Cada grupo se organiza de forma autónoma teniendo como compromisos respecto a la cooperativa el pago puntual de las cuotas (en el caso de los grupos de consumo), la asistencia a las asambleas de la cooperativa así como llevar una opinión a las mismas sobre las decisiones que se planteen. Actualmente existen 5 grupos:

  • Aluche
  • Batán
  • Mostoles
  • Piluka
  • Usera
  • Carabanchel

¿Qué tareas se realizan en la cooperativa?

Por un lado están las labores de producción (huerto) y distribución que implican una asignación como costes de producción que son. Aparte de éstas se presentan otras tareas (como ocurre con la contabilidad, gestión de lista de correo, realización de actividades…) que son realizadas por cualquier miembro de la cooperativa. Para responder a necesidades concretas en el tiempo se crean comisiones o grupos de trabajo que presentan informes de sus conclusiones a la asamblea de la cooperativa.

¿Cómo llegan las hortalizas a los consumidores?

Semanalmente son recogidas por los agricultores que las distribuyen por los puntos de recogida de cada uno de los grupos de consumo. La verdura llega en cajas o sacos y es en cada grupo de consumo donde se divide entre el número de cestas que toque.

¿Cuánta verdura es una cesta?

La producción se reparte equitativamente entre el número de “cestas” (consumidores) que haya de tal forma que no se da relación alguna entre peso del producto y su coste. Se valora así la cantidad de trabajo realizado en lugar de la cantidad producida. El hecho de que el kilo de las verduras que nos comemos no tenga un precio dado rompe con uno de los paradigmas del sistema de mercado que es el de la oferta y la demanda, el precio no está sujeto a la cantidad de verdura disponible, excusa usada por las distribuidoras para definir ellas los precios, pagando lo que quieren a los productores y decidiendo cuanto debemos pagar los consumidores. La cantidad que se produce se calcula en función de lo que se considera suficiente para cubrir las necesidades alimenticias de hortalizas de una persona. Este cálculo es relativo, y la cantidad de verdura que finalmente llena una cesta depende de muchos factores, dándose como caso el que en invierno la cesta pueda quedar corta o muy corta así como que en verano sobre y haya que regalar a algún amigo o primo.

¿Cómo se paga la verdura y qué se hace con ese dinero?

Cada consumidor aporta una cuota fija por la verdura que recibe. Las cuotas son el único ingreso fijo de la cooperativa así que su valor se ajusta para que la cooperativa sea viable en distintos aspectos: En el aspecto humano, teniendo como fines que la asignación que percibe el agricultor cubra sus necesidades económicas así como proveerle de los medios necesarios para mantener su salud. Por otro lado y mirando hacia el consumidor la cuota tampoco debe ser desproporcionada respecto a la cantidad de verdura que recibe (teniendo en cuenta los picos de producción ya comentados por lo bajo en invierno y por lo alto en verano) En el aspecto económico, de tal forma que se puedan cubrir el resto de gastos del proceso de producción. Además se crean unos fondos que permitirán afrontar tanto situaciones de emergencia como previsiones de gastos futuros.

¿Cómo se decide lo que se planta?

Antes de iniciar la siembra de una nueva temporada el grupo de trabajo hace una propuesta de planificación agrícola en la que se presentan los cultivos que se darán en dicha temporada así como la cantidad aproximada. Esta propuesta se estudia en cada grupo de consumo dando su visto bueno o planteando modificaciones (ya sea pidiendo más de un producto o menos así como proponiendo algún cultivo nuevo) que al ser puestas en común con el resto de grupos dan la planificación agrícola definitiva. En el caso de que los consumidores no se consideren capacitados para hacer nuevas propuestas o modificaciones, contarán con el asesoramiento de los agricultores así como cursos que se realizan todos los años junto con otras cooperativas para la formación del consumidor en este y otros aspectos.

¿Realiza la cooperativa algún tipo de actividades?

Una vez al mes se celebra el “sábado verde” que consiste en que los consumidores van a las huertas. Los “sábados verdes” responden a distintos motivos como son el que el consumidor conozca el lugar de donde sale lo que come, adquiera una mínima formación de agricultura (¿cómo es la planta de la que salen los pimientos?), que aporte su fuerza de trabajo en momentos en los que la producción supera las capacidades de los agricultores y crear lazos de unión entre todos los miembros de la cooperativa por medio del contacto directo y el trabajo conjunto. De todas formas ir a un sábado verde no siempre supone ir a trabajar quizá haya suerte y acabes dándote un baño en las preciosas pozas de la zona (como suele ocurrir en verano). También se han realizado talleres de distintos temas ya sea organizado por la cooperativa, por alguno de los grupos que la forma o en conjunto con algún otro proyecto amigo como el BAH!. Alguna fiestecilla entre todos para sacar dinero también se hizo…… Todo esto no quita que cada grupo se lo monte como quiera haciendo algún comedor, vendiendo empanadas, un taller del calabacín ¿?……

¿Se dan relaciones con otro proyectos?

Aparte de lo ya comentado para hacer alguna fiesta o taller con el BAH! existe un proyecto denominado AgroSoModo que después de un año de descomposición intenta salir de nuevo adelante con nuevas propuestas. AgroSoModo es una cooperativa de 2º grado lo que supone una especie de “cooperativa de cooperativas”. En este caso un solo productor proporciona garbanzo a las tres cooperativas que existen en Madrid funcionando bajo el mismo modelo (SaS, BAH! Perales y BAH! San Martín). Los consumidores no son personas sino cooperativas. Se está trabajando entre todos los grupos para ver si sale adelante y se verá con el tiempo. También se estuvo trbajando con “el puchero”, proyecto en el que se ofertan distintos productos (carne, vino, yogur y pan, en el futuro serán más) pero en el que participan los grupos de consumo de forma autónoma. Ninguno de estos proyectos están definidos por completo. De hecho se están dando en la actualidad reuniones periódicas de grupos de trabajo creados para ello que plantean pros y contras buscando la forma de hacer realidad estos nuevos proyectos.