[Este documento ha sido escaneado por Nuevo Amanecer Press Europa. Hemos intentado ser lo más fiel posible al documento original. Cualquier error del escaneo es solamente nuestro.]

 

 

MANUAL DE
GUERRA IRREGULAR
TOMO II
OPERACIONES DE CONTRAGUERRILLA
O RESTAURACION DEL ORDEN

 

 

/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

 

PROLOGO

 

 

El segundo tomo del Manual de Guerra Irregular ha sido elaborado con el objeto de presentar las normas de empleo y operación de las pequeñas unidades en las operaciones de contraguerrilla o restauración del orden, que realizan las fuerzas armadas en o de una invasión o en contra de transgresores de la ley que empleen tácticas de guerrilla; concepto que como se asienta en el primer tomo por razones históricas y legales están de acuerdo con las aspiraciones nacionales.

Para una mejor comprensión de algunos aspectos aquí tratados, se considera conveniente referirse al primer tomo de este manual que trata las operaciones de guerrilla en el contexto de una invasión, va sea actuando como forma de lucha o como forma de operar, temas que tienen amplia relación con lo desarrollado en este segundo tomo.

A fin de mejorar y enriquecer la calidad de esta obra, se recomienda a los lectores que propongan los cambios que estimen pertinentes, sometiendo a la consideración sus comentarios sobre ella.

Para tal efecto toda proposición deberá citar en forma especifica la pagina, el párrafo y las líneas del texto cuyo cambio se recomienda indicando en cada caso las razones que lo fundamentan, con el fin de asegurar su comprensión y mejor valoración, remitiéndose a este organismo (S-9 D.M.) EMDN.

 

CUARTA PARTE
INTRODUCCION
CAPITULO PRIMERO
ANTECEDENTES HISTORICOS

512. Como ilustración con propósitos informativos, citaremos entre otras las operaciones que se desarrollaron en Vietnam, donde se comprobó que las fuerzas norteamericanas no se enfrentaron a grupos de forajidos, sino a auténticos maestros en la guerra de guerrillas, pues el ejercito de Vietnam del Norte estuvo formado por unidades orgánicas, armadas disciplinadas y altamente instruidas en operaciones irregulares, siendo los comandantes de los diferentes escalones verdaderos instructores de guerrilleros. Por otra parte, el Vietcong estaba constituido por dos grupos, el de aldea y el principal, ambos debidamente adoctrinados políticamente, con sólida Moral y debidamente equipados con diverso armamento, por otra parte, el ejercito norteamericano entre los documentos capturados frecuentemente encontró órdenes de operaciones que revelaron que sus autores poseían un alto grado de preparación suficiente para su interpretación v ejecución.

513. Ahora bien, así como hemos citado un ejemplo de movimiento guerrillero que ha tenido éxito, o bien influido grandemente en los resultados finales en el país en que se produjo, toca ahora mencionar algunos casos en que un ejercito regular que logro superar los imperativos que impone la guerra de guerrillas, haciendo frente airosamente a sus actividades y más aun logrando su aniquilamiento total.

514. A finales de 1944 surgió en Grecia una insurrección de origen comunista. acaudillada por Markos, hábilmente asistido por asesores soviéticos. Como este pequeño país había sufrido grandes perjuicios por la guerra. todo parecía indicar que el ambiente político, económico y social era el ideal para hacer presa fácil a Grecia de un movimiento insurreccional, toda vez que el partido comunista (minoritario) había logrado apoderarse de la dirección del movimiento de resistencia ''ELAS" (iniciales de ''Ellinikos Laikos Apelentherotikos" ejercito popular griego liberación) y que bajo la dirección de Markos se iniciaría una guerra subversiva.

515. Como primer objetivo del movimiento: se fijo a los diferentes cuerpos de gendarmería, que fueron rápidamente desarticulados y sus miembros dispersados y obligados a refugiarse en aldeas dejando prácticamente el "campo libre'' a los insurrectos. El segundo paso fue el establecimiento de "bases", que debido a la deficiente red de carreteras, y en general al mal sistema de comunicaciones unido a lo montañoso del territorio, gozaron de seguridad absoluta. apareciendo en un tercer tiempo los atentados terroristas en todo el país.

516. Al principio de este movimiento, Markos contaba con tres mil guerrilleros, pero a finales de 1946 contaba con seis mil y para abril del año siguiente sus efectivos llegaban a quince mil guerrilleros activos y doscientos mil simpatizantes.

517. Para enfrentarse a la situación, el gobierno contaba con un ejercito de ciento veinte mil hombres mal equipados y peor instruidos, y fácilmente se reveló que era impotente para contrarrestar emboscadas, reprimir la intimidación que imponían grupos armados a la población e ineptos para combatir en operaciones nocturnas.

518. Todo hacia suponer que la insurrección lograría extenderse y dominar todo el país y que las autoridades serían fácilmente desplazadas, sin embargo, el gobierno captó que la culminación del movimiento contemplaba la creación de una confederación comunista balcánica (despojando a Grecia de Macedonia y Tracia, para "anexarlas" a Yugoslavia v Bulgaria, respectivamente), por lo que la primera medida fue reclutar y adoctrinar firmemente a los nuevos integrantes de las unidades del ejercito regular dando a estas una nueva orgánica e impulsando tipos de enseñanza militar especializada que respondiera a las necesidades creadas por la insurrección.

519. El movimiento subversivo de Markos fue aniquilado debido en parte a los errores cometidos por el cabecilla en el aspecto político, esto es, que no supo dar a su movimiento la "infraestructura ideológica'' adecuada.

520. Otro ejemplo del cual se han logrado enseñanzas valiosas es la experiencia obtenida en Filipinas, en las que se pone de manifiesto que las operaciones de contraguerrilla, cuando son conducidas inteligentemente y en forma agresiva producen resultados satisfactorios.

521. El movimiento rebelde en Filipinas se inicia a principios de este siglo contra la ocupación norteamericana, pero alcanzó su máxima expresión al termino de la II Guerra Mundial, ya que al desocupar los japoneses las diferentes islas del archipiélago filipino quedo el país en un peligroso desequilibrio social y económico, pues los guerrilleros que habían combatido a los invasores japoneses reclamaban la imposición de un gobierno a base de elementos salidos de sus filas. Notoriamente se hacia presente el partido comunista filipino y "cobraba" su participación en la guerra.

522. Como es fácil suponer, los rebeldes filipinos (llamados "Hunk") al ser rechazados en sus pretensiones políticas, no aceptaron la celebración de elecciones libres para la creación del nuevo gobierno, optando por organizarse en guerrillas y hostilizar tremendamente las actividades oficiales del país, con miras a provocar un colapso general y conseguir de nuevo la oportunidad de instalar en el poder a sus dirigentes.

523. Naturalmente que a la obstinación de los ''Hunk'' por apoderarse del país, el gobierno filipino respondió con una acción general, esto es psicológica, política, económica y educativa, tendiente a neutralizar primero y eliminar después a estos rebeldes desafiantes, incluyendo dentro de esta acción general operaciones de contraguerrillas que lograron un éxito completo.

524. Un ejemplo más que confirma, que las operaciones de contraguerrillas cuando se realizan ajustándose a los principios que las rigen conducen a la destrucción de la guerrilla. es el aportado por Bolivia, en que una vez que el gobierno confirmó la presencia del "Che Guevara" en territorio capitaneando un grupo de guerrilleros, seleccionó un reducido efectivo de tropas regulares (100 hombres aproximadamente) se les sometió a un adiestramiento intensivo y adecuado dotándolos al mismo tiempo de armamento y equipo propio para las operaciones previstas y se asignó el mando a un elemento profesionalmente capaz y agresivo con la misión de destruir el incipiente brote de insurrección.

525. A fin de asegurar el éxito de esta contraguerrilla se incluyeron aviones de observación y helicópteros para abastecimiento de municiones, víveres, material sanitario, de transmisiones, etc., por lo que prácticamente la operación se convirtió en una cacería en que la "presa" no tenía la más remota posibilidad de causar daño al cazador y que al olvidarse de aplicar o desconocer los principios mas elementales de la guerra de guerrillas, fue fácilmente aniquilada.

526. En los movimientos que hemos mencionado como ejemplo ilustrativo se nota la intervención de algunas ideas externas, por lo tanto en la conducción de operaciones de contraguerrilla se recomienda investigar y analizar cuidadosamente el origen de los "lemas" empleados en documentación, panfletos o escritos que sean capturados a las guerrillas, pues no es raro encontrar frases, formulas escritas y otras amenazas de que se valen agitadores y provocadores profesionales para infiltrarse entre los guerrilleros, inicialmente identificándose como simpatizantes de "la causa", después probablemente hagan aportaciones económicas y muchas veces desarrollen labor de proselitismo, para que finalmente reclamen un lugar prominente dentro del movimiento.

 

CAPITULO SEGUNDO
CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE LAS
OPERACIONES DE CONTRAGUERRILLA O
RESTAURACION DE ORDEN

527. Las fuerzas que se enfrentan en un conflicto normalmente buscan ganar el control del territorio mediante su ocupación por las fuerzas armadas, combinando esta acción con las actividades de guerrilla. Las operaciones de las guerrillas en este caso coadyuvaran a esfuerzo principal del enemigo, desorganizando las operaciones de mando, control, comunicaciones y logística propias. Las guerrillas también pueden ser empleadas para infiltrase a través de nuestras tropas en contacto o en el área de retaguardia.

528. La habilidad de las guerrillas para operar sucesivamente se basa en contar con el apoyo popular. Asimismo la guerrilla confía en su habilidad de causar confusión en las áreas de retaguardia.

529. Los objetivos de las guerrillas que apoyan a sus fuerzas convencionales son:

A. Desorganización. Las guerrillas buscarán destruir y neutralizar los sistemas de mando y control, comunicaciones, operaciones logísticas e instalaciones de la retaguardia propia. Esto pueden realizarlo con ataques a cuarteles generales, centros de comunicaciones, depósitos de abastecimientos, instalaciones de mantenimiento y campos aéreos. Las guerrillas buscarán cortar líneas de comunicación o abastecimiento mediante interdicción de convoyes, puentes, carreteras y otros.

B. Confusión. Par la destrucción a neutralización de instalaciones claves y otros medios de apoyo a las operaciones, las guerrillas causan confusión entre las fuerzas que se localizan en estas áreas. Esta confusión aunada a la habilidad de la fuerza enemiga permitirá descubrir y explotar las debilidades de las fuerzas propias.

C. Hostigamiento. Los guerrilleros continuarán hostigando en el área de retaguardia todo el tiempo que operen en ella. No será necesario mantener una actividad continua, ya que el mero conocimiento de que la guerrilla existe en el área de retaguardia puede ser suficiente para que logre su objetivo.

D. Enlace. En situaciones que exista desorganización, confusión y hostigamiento en áreas vitales del enemigo, sus guerrillas apoyarán enlazando a las unidades de combate.

530. Las fuerzas de guerrilla pueden poseer armamento, equipo de comunicaciones y tecnología igual o superior a las fuerzas regulares que se encuentran en la retaguardia, esto puede ser superado empleando nuevas armas y tácticas para acabar con las guerrillas y sus objetivos.

531. Las operaciones de contraguerrilla forman parte de las medidas de seguridad que adopta un comandante de teatro de operaciones en su zona de retaguardia, para evitar que las operaciones regulares sufran interferencias ocasionadas par la acción de bandas de traidores y enemigos, par lo cual el comandante de un teatro de operaciones, deberá emplear a todos los elementos organizados y aun a la población civil para localizar, hostigar y destruir a las fuerzas adversarias.

532. Las operaciones de contraguerrilla demandan un esfuerzo coordinado de todas las fuerzas que intervienen en ellas, para lo cual es necesario, dar a cada organismo las misiones que pueda cumplir con eficacia. En la inteligencia de que toda operación de contraguerrilla, tendrá como finalidad el exterminio de las fuerzas de traidores y enemigos a que van dirigidas.

533. Por otra parte podrán existir situaciones en que mexicanos tomen las armas en contra de las instituciones legalmente constituidas, dichos mexicanos no serán considerados como guerrilleros o beligerantes y serán tratados como rebeldes, éstos podrán emplear tácticas de guerrillas, en este caso las fuerzas armadas conducirán operaciones de restauración del orden.

534. Las fuerzas armadas llegado el caso podrán ser utilizadas para restaurar el orden, ya sea en forma independiente o en coordinación con elementos de otras fuerzas publicas. De cualquier forma, tendrán que conducir una o varias de las operaciones siguientes.

A. De formación.

B. Psicológicas,

C. Asuntos civiles.

D. Control de la población civil y los recursos.

E. Operaciones tácticas de restauración del orden.

F. Ayuda a la población civil.

535. Dentro de la conducción de las operaciones tácticas de restauración del orden, se incluyen las que se basan en los mismos principios de empleo y operación aplicados en las operaciones tácticas de contraguerrilla.

 

 

CAPITULO TERCERO
SITUACION LEGAL DE LAS FUERZAS
QUE SE OPONEN A UN CONFLICTO ARMADO
MEDIANTE PROCEDIMIENTOS IRREGULARES
536. Previamente o durante una invasión de un país a otro, el país agresor infiltra personal militar especialista en guerra irregular en el territorio invadido o por invadir, con el fin de organizar, equipar y adiestrar a civiles para que conduzcan operaciones militares con tácticas de guerrilla y apoyar así a la fuerza invasora. Estas fuerzas militares del país agresor, solamente serán protegidas por las leyes internacionales de la guerra cuando porten el uniforme y las insignias del país al que pertenecen.

537. El personal militar, civil o militarizado del país invadido que tome las armas y se enfrente al invasor mediante la guerra de guerrillas, será tratado conforme a los acuerdos internacionales como beligerante cuando:

A. Se encuentre bajo el mando de una persona responsable de las acciones de sus subordinados.

B. Porte uniforme o distintivo fijo que sea reconocible a la distancia.

C. Porte las armas abiertamente.

D. Conduzca sus operaciones de acuerdo con las leyes y principios de la guerra.

538. El personal civil, militar o militarizado del país invadido que tome las armas en contra del invasor y no se encuentre dentro de lo establecido en el subpárrafo anterior, quedará sujeto al castigo que al respecto establezca la legislación promulgada por la fuerza invasora.

539. El personal civil, militar o militarizado, del país invadido que tome las armas o que apoye de cualquier forma al invasor, no será protegido por la legislación internacional Cuando sea capturado por su propio gobierno y quedará sujeto al trato y castigo que señala la ley como traidor a la patria.

540. Durante la invasión francesa a México, durante el siglo XIX, no se le dio el nombre de enemigos a los mexicanos que tomaban las armas en favor de los franceses, así el general Ignacio Zaragoza, en el parte que de la batalla del 5 de mayo rinde al ministro de la guerra, se expresa de dichos mexicanos en la siguiente forma: "Indicaré a V., por último, que al mismo tiempo de estar preparando la defensa del honor nacional, tuve la necesidad de mandar a las brigadas O'Haran y Carbajal, a batir a los facciosos que en número considerable se hallaban en Atlixco y Matamoros, cuya circunstancia libró al enemigo de una derrota completa y al pequeño cuerpo de ejército de oriente, de una victoria que habría inmortalizado su nombre".

541. Las fuerzas armadas emplearán tácticas de contraguerrilla para combatir al personal de traidores a la patria que tomen las armas a favor del agresor, cualquiera que sea su situación en el territorio nacional.

542. No se consideran "guerras internas" bajo ninguna denominación sin que exista un estado de guerra de hecho o de derecho, puesto que aun en los casos mas graves en que los mexicanos tomen las armas en contra de las instituciones de la patria, no serán considerados como guerrilleros ni beligerantes y serán tratados como lo estipulan las leyes penales vigentes, es decir; como rebeldes en este caso.

A. Los rebeldes podrán emplear tácticas de guerrilla, las fuerzas amadas conducirán operaciones de restauración del orden.

B. No se considera guerra revolucionaria puesto que México vive una revolución, todo lo que se atente contra ella será considerado como actividad contrarrevolucionaria y quedara dentro del campo de seguridad interior.

C. Tampoco se consideran estados de insurgencia, ya que México no es colonia de ningún país y jamás lo será. Recuérdese que los insurgentes son los héroes que nos dieron libertad, emancipando a México del colonialismo español.

 

 

QUINTA PARTE
LAS OPERACIONES DE CONTRAGUERRILLA RURAL
CAPITULO PRIMERO
GENERALIDADES
Primera Sección
Introducción

 

543. La guerra de guerrillas jamás conduce a una victoria final. En esta afirmación categórica están de acuerdo todos los estudios tanto políticos como militares, de esta forma de hacer la guerra y en este principio de validez comprobada a través de la historia, es en lo que se basa el planeamiento y desarrollo de las operaciones de contraguerrilla.

544. Aceptar el anterior principio en una forma dogmática e infalible; puede llevar al fracaso al comandante más capaz, pues juzgar con ligereza la actuación de los guerrilleros puede conducirlos a conclusiones desorientadoras. Esto es menospreciar a las guerrillas, e incurrir en un grave error de optimismo.

545. Sus operaciones se ajustan a otro principio básico de la guerra de guerrillas, ''Si el enemigo es poderoso, se le elude, si es débil se le ataca hasta aniquilarlo'', aplicando esta norma se han logrado continuas victorias. Además su moral se encontrara altamente fortalecida y estarán convencidos que lograran la decisión final.

546. De la información anterior aceptamos el concepto que el guerrillero es un combatiente técnico, fortalecido moralmente y con un alto grado de instrucción especifica. Esto es interesante desde el punto de vista profesional, toda vez que dentro de la preparación técnica se incluyen materias como el camuflaje, ocultamiento, organización del terreno, tiro, lectura de cartas, combates nocturnos, empleo táctico del armamento, etc., que forma la base de cualquier programa de instrucción militar.

547. Cuando Mao afirma que "El pueblo es a la guerrilla como el agua al pez", indudablemente que dijo una verdad de Validez Perdurable, pues ya hemos visto que las guerrillas crecen y se fortalecen del apoyo de la población civil, pero volviendo al ejemplo de Mao, al pez se le puede hacer imposible la vida en el agua, agitándola, introduciendo elementos perjudiciales a subsistencia, o peces mas bravos que lo ataquen, lo persigan y lo obliguen a desaparecer o a correr el riesgo de ser comido por estos peces voraces y agresivos que no son otra cosa que los contraguerrilleros,

548. Por otra parte si los guerrilleros atacan en el lugar y hora que ellos escogen, no vemos la razón por la cual deba permitírseles esta libertad, pues acosándolos a cualquier hora, aun con efectivos inferiores, se logra arrebatarles la iniciativa, y más aún, se les obliga a presentar combates frecuentes que les ocasionen desgastes continuos, pues una vez localizada una guerrilla, se le persigue en forma inteligente y agresiva hasta lograr su destrucción o dispersión. Ahora bien si los guerrilleros preferentemente actúan bajo condiciones de obscuridad, lluvia, frío intenso, etc., los contraguerrilleros no tienen porque permitirles esta libertad, por lo que las operaciones no deben cesar, cualquiera que sean las condiciones climatológicas imperantes.

549. Las operaciones irregulares en general, se caracterizan por la intensa aplicación del ingenio, la astucia, el engaño y la paciencia de sus participantes, dichos recursos se encuentran también al alcance de los contraguerrilleros, quienes no deben vacilar en emplear ardides, trampas, tretas, contraemboscadas, etc., para acosar continuamente al enemigo, hasta crear en éste un temor constante que lo lleve a incurrir en errores fatales o lo haga desistir del propósito de seguir actuando ante un enemigo dispuesto a aniquilarlo totalmente.

550. Las operaciones de contraguerrilla no se basarán exclusivamente en el empleo de trucos, ardides, etc., pues esto puede redundar en perjuicio de las mismas ya que el uso frecuente de estos recursos se puede traducir en desprestigio de las tropas que los emplean y despierten desconfianza entre la población civil.

551. Por todo lo antes expuesto, se puede definir que las operaciones de contraguerrilla, son aquellas que se conducen con unidades de personal militar, civil o militarizado en terreno propio para localizar, hostigar y destruir a fuerzas integradas por enemigos y traidores a la patria que conducen operaciones militares con tácticas de guerrilla.

552. Las operaciones de contraguerrilla comprenden dos diferentes formas de operaciones interrelacionadas que son:

A. Operaciones para controlar a la población civil.

B. Operaciones tácticas de contraguerrilla.

553. Como puede apreciarse, la primera forma no es una operación militar clásica, por lo que puede ser conducida por personal civil o militarizado, aunque dirigido, asesorado y, coordinado por el comandante militar del área, mientras que las operaciones tácticas de contraguerrilla son conducidas por unidades militares y militarizadas.

 

Segunda Sección
Consideración de los factores tácticos

 554. El comandante de una contraguerrilla debe planear sus operaciones considerando los factores tácticos que son: misión, terreno, enemigo y medios. La comprensión de los objetivos de una fuerza de guerrilla operando en áreas de retaguardia y un análisis general del medio ambiente del área de operaciones, proveen la base para el planeamiento. Un análisis de los factores tácticos puede proporcionar información especifica e indicaciones para formular los planes de operaciones.

A. Misión. Toda misión debe ser analizada, la autoridad que un comandante puede ejercer en un área de operaciones es critica si las relaciones entre el mando y el apoyo no son claramente establecidas en la orden inicial, entonces el comandante debe asegurar que las guías emitidas sean recibidas antes de iniciar las operaciones. Deben ser definidas las restricciones, limitaciones y reglas de combate a que se sujetará a la contraguerrilla. Estas pueden incluir limitaciones especificas relativas al uso de fuegos y armas o en general a las relaciones entre la contraguerrilla y la población civil.

B. Enemigo. Desde que son conocidos en forma general los objetivos del enemigo, la información especifica es reunida para obtener una imagen más clara de estos. Las capacidades del enemigo son examinadas así como sus vulnerabilidades incluyendo las logísticas y su habilidad para no ser descubierto.

a. Usualmente, el apoyo de las guerrillas que operan en áreas de retaguardia incluye:

1. Apoyo externo.

2. Equipo y abastecimientos capturado,

3. Apoyo a la población civil.

i. El apoyo externo para la fuerza principal puede realizarse a través de abastecimiento aéreo (aterrizado o lanzado), fluvial, marítimo o terrestre y por infiltración. Si la guerrilla sólo tiene un medio de reabastecimiento externo, la interdicción de ese medio puede disminuir o limitar las operaciones de las guerrillas cuando éstas agoten sus reservas.

ii. Si la contraguerrilla previene a fuerzas amigas a fin de que se evite que la guerrilla capture equipo y abastecimientos, esto coadyuvará también a limitar sus operaciones por falta de estos apoyos.

iii. Normalmente la guerrilla tendrá más confianza en la población civil en las áreas ocupadas por el enemigo o en territorios donde la población favorece su presencia. Un efectivo empleo de las operaciones para controlar a la población civil y sus recursos así como de las operaciones psicológicas ruede reducir el apoyo logístico que la guerrilla reciba de 1a población.

b. Debido a que las guerrillas operan generalmente en áreas de nuestra retaguardia, la dificultad de su reabastecimiento generalmente las condiciona a mantener sus efectivos relativamente sin incrementos.

c. Por norma las guerrillas buscarán efectuar la destrucción de objetivos de alguno o algunos sistemas, mismos que la contraguerrilla tratara de identificar de acuerdo a su valor militar, vulnerabilidad, accesibilidad y recuperabilidad, a efecto de localizar y destruir a la guerrilla.

C. Terreno. El terreno es estudiado desde los aspectos: observación, campos de tiro, cubiertas y encubrimientos, obstáculos, puntos críticos (incluyendo aquellos que la guerrilla puede emplear como base de operaciones y blancos), avenidas de aproximación y rutas de escape. También se debe considerar el clima. Este es analizado para determinar si afecta a la guerrilla y contraguerrilla, en términos de sus efectos en hombres y equipo, transitabilidad y visibilidad. El efecto de este factor en las guerrillas y contraguerrillas, es estimado por el comandante de la contraguerrilla para la formulación de su plan de ataque aprovechando las vulnerabilidades de la guerrilla y a la vez protegiendo las suyas.

D. Medios. Las operaciones de contraguerrilla generalmente demandan el empleo intensivo de personal, gran volumen de fuego, movilidad en todo tipo de terreno, asimismo una adecuada red de comunicaciones; por lo anterior el apoyo de transporte, la propia movilidad de la guerrilla, los medios de transmisiones, el vestuario y equipo ligero serán determinantes para el desarrollo de las operaciones. Estos medios estarán directamente relacionados con el tiempo disponible para el cumplimiento de la misión.

 

Tercera Sección
Fuerzas que pueden enfrentar a las unidades
de contraguerrilla

 

555. Las acciones de la guerrilla apoyan a la fuerza invasora causando desorganización, confusión y hostigamiento, estas acciones pueden ser conducidas empleando fuerzas convencionales o irregulares, utilizando tácticas de guerra irregular.

556. En la actualidad las fuerzas convencionales que pueden conducir operaciones de guerra irregular, incluyen fuerzas que han sido aisladas o que intencionalmente han permanecido en la retaguardia de las fuerzas propias. Estas fuerzas normalmente cuentan con armamento y equipo del enemigo, su poder de combate pudo haber disminuido al sufrir bajas por muerte o herida, perder equipo o que le sea dañado y tener dificultades logísticas. Otro tipo de fuerza puede ser una unidad blindada o mecanizada con misión de penetrar el área de retaguardia amiga y causar desorganización, confusión y hostigamiento. Solo si el personal de esta fuerza usa tácticas de guerra irregular es considerada una fuerza de guerrilla, si continúa operando dentro del área puede ser apoyada por la fuerza principal enemiga, aerotropas, fuerzas aeromóviles o unidades de infantería transportadas por agua pueden también llevar a cabo operaciones de guerra irregular.

557. En todos los casos donde las fuerzas convencionales enemigas son empleadas con tácticas de guerra irregular, el mando de la contraguerrilla debe de estimar el grado de entrenamiento, equipamiento y sofisticación de su material para neutralizar su poder combativo.

558. Unidades especiales. Estas unidades de guerra no convencional que pueden conducir guerra de guerrillas, consisten en unidades adiestradas y equipadas específicamente para este tipo de combate, así como grupos locales de traidores asesorados por la fuerza invasora. Este tipo de unidades tienen una misión primaria, conducir operaciones sobre blancos programados o de oportunidad así como continuar adiestrando a grupos de traidores.

559. Inicialmente estas unidades pueden poseer armamento y equipo igual o más sofisticado que las fuerzas de contraguerrilla si estas unidades van a operar durante un tiempo prolongado, pueden expandir sus medios, sin embargo, sin reabastecimientos adecuados su eficiencia combativa puede disminuir. Su nivel de adiestramiento es normalmente alto y están entrenadas en armamentos, destrucciones y demoliciones, comunicaciones, medicina, operaciones y con habilidad de improvisar cuando se necesite. Estas unidades pueden infiltrarse en el área de operaciones desde saltos en paracaídas a gran y baja altura, descenso aeroterrestre, y desembarcos marítimos por superficie o submarinos.

560. En muchos casos los traidores a la patria son entrenados por fuerzas especiales del enemigo y usualmente estos requieren de un apoyo externo para satisfacer sus necesidades logísticas, en algunos casos, si las guerrillas son numerosas podrá confiárseles la misión de capturar o improvisar equipo y material.

561. Las tácticas usadas por fuerzas convencionales o no convencionales son similares. Estas se caracterizan por ser acciones cortas, sorpresivas, rápidas y violentas. Las operaciones que realizan este tipo de fuerzas generalmente son incursiones y emboscadas. Dependiendo de la misión, magnitud y composición de la guerrilla, ésta puede ser apoyada con fuego y medios aéreos para sus movimientos, reabastecimiento y evacuación.

 

 

CAPITULO SEGUNDO
FACTORES FUNDAMENTALES

 

Primera Sección
Factores que afectan las operaciones

 

 

562. Los comandantes que planean operaciones de contraguerrilla deberán considerar y evaluar además del terreno y el clima los factores políticos, sociológicos, económicos y psicológicos que prevalecen en el área de operaciones.

A. Terreno. El terreno afecta al personal, equipo, material y transitabilidad, visibilidad y el empleo de armas Q.B.R. los aspectos de cada área del terreno deben ser evaluados para determinar el impacto en las guerrillas y contraguerrillas. Generalmente el terreno escabroso e inaccesible con cubiertas y encubrimientos, proporcionan rutas de escape y retirada a la guerrilla en una confrontación con fuerzas de contraguerrilla.

B. Clima. Cada área geográfica es analizada para determinar los efectos del clima ya que no existen áreas de climas idénticos. Generalmente un clima benigno favorece a la guerrilla puesto que reduce el esfuerzo físico y puede proveer vegetación para la subsistencia, cubiertas y encubrimientos. El clima también es analizado para determinar el efecto que puede tener sobre las operaciones de guerrilla en lo tocante a sus movimientos, visibilidad y equipo, El clima frío usualmente favorece a la contraguerrilla y limita a las guerrillas, debido a que incrementa los requerimientos de apoyo logístico. Los efectos de las variaciones en las estaciones pueden para ambas fuerzas incrementar o disminuir su capacidad para conducir sus operaciones.

C. Factores políticos. Las relaciones entre la fuerza de contraguerrilla y la población civil son regidas por restricciones y acuerdos que el gobierno federal tiene con los estados y autoridades diversas de los lugares en conflicto. En caso de que el problema se suscite en áreas ocupadas por el enemigo las contraguerrillas establecerán coordinación con la resistencia para localizar y destruir a los grupos de traidores.

D. Factores sociológicos. Los factores sociales deben de ser considerados al igual que los factores políticos, pero su impacto es reducido. Usualmente cuando las fuerzas regulares operan en territorio amigo o liberen territorio que ha sido capturado, estos factores se inclinan hacia las contraguerrillas.

E. Factores económicos. Generalmente, la contraguerrilla planeará sus operaciones evitando al máximo dañar la estructura económica del área. El respetar la forma de vida debe considerarse como una contribución al factor psicológico, si la contraguerrilla daña las estructuras económicas y la prosperidad civil, esto tendrá un impacto psicológico adverso. Un ambiente con una economía pobre será favorable para la contraguerrilla cuando ésta logre interferir los recursos de que puede disponer la guerrilla, en virtud de que la contraguerrilla no depende de la economía local pero cuenta con apoyo.

F. Factores psicológicos. Una población que apoya activamente a la contraguerrilla incrementa la posibilidad de detectar a las guerrillas. Generalmente en nuestro territorio encontraremos el apoyo de la, población y específicamente en áreas liberadas en las que se oponían a los objetivos de la fuerza enemiga. La población que apoya los objetivos del enemigo favorece a sus guerrillas. El objetivo militar de destruir a la guerrilla adquiere mayor importancia sobre otras consideraciones, no obstante las operaciones deben de planearse procurando minimizar los daños a la propiedad civil. Las contraguerrillas deben en todos los casos tratar a la población civil de manera justa y razonable apoye o no a nuestras fuerzas. El trato inhumano o los actos criminales son violaciones serias y punibles bale el derecho internacional y nuestras leyes.

 

 

CAPITULO TERCERO
INFORMACION Y CONTRAINFORMACION
Primera Sección
La información

 

 

563. ''Conocer al enemigo,'' es finalidad primordial de la información en sus diferentes fases, alrededor de é1 gira el ciclo de la misma, para transformarla en inteligencia de combate o inteligencia estratégica Existen publicaciones oficiales en los planteles militares en los que podemos encontrar lineamientos técnicos y conceptos específicos sobre el particular, en este manual no se profundizará sobre este aspecto, sino que insistirá sobre la importancia de la información y su aplicación inmediata aceptando que ésta interesa a todos por igual.

564. Dentro de la información militar que disponen las tropas en campaña se encuentra la información para el orden interno, es la que en toda ocasión se obtiene respecto a transgresores existentes o probables y al lugar en que operan, y que atentan contra la seguridad y orden interno, tanto en tiempo de paz como en tiempo de guerra.

565. Dentro de los elementos esenciales de información que surgen al inicio de las operaciones de contraguerrilla se encuentran los siguientes.

A. De que efectivos disponen inicialmente las guerrillas?

B. Qué organización tienen y qué causas defienden?

C. Cuáles son sus fuentes de abastecimientos?

D. Cuál es la actitud de la población civil hacia la guerrilla?

E. Donde están los elementos civiles (en el área de operaciones) que los apoyan o toleran?

F. Cómo mantiene la esperanza en la victoria?

La anterior información fundamental, debe ser complementada por los órganos y agencias de información localizando los puntos débiles de la sociedad que acepta al guerrillero.

566. Cuando las operaciones de contraguerrilla se han iniciado, los mandos de las unidades involucradas deben contar con el máximo de información táctica sobre el enemigo para lo cual deben buscarse los datos que responden a algunas de las siguientes preguntas:

A. Las guerrillas han incrementado sus efectivos?

B. Buscan encontrarse a las unidades regulares?

C. Si es así, con qué fuerza, en qué terreno y bajo qué condiciones?

D. Qué objetivos persiguen los lideres guerrilleros?

E. Cuál es su plan o planes para alcanzarlos?

F. Con qué tipo de armamento, medios de transporte y de comunicaciones cuenta la guerrilla?

G. Cómo y dónde se abastecen sus guerrillas?

H. Cómo reacciona la población civil, es decir sí el movimiento despierta simpatías o indiferencias?

567. Normalmente la corriente de datos que nos ayuden a contestar en forma lógica y sensata a todas estas incógnitas, en un primer tiempo serán sumamente raquíticos, pero la aplicación de diversas medidas hará aumentar particularmente los informes, indicios, rumores, (confirmados o no), etc., que debidamente analizados, interpretados y valorados, ayudarán a los mandos contraguerrilleros a llegar a conclusiones razonables y consecuentemente a adoptar decisiones bien orientadas.

568. Sabemos que en una guerra convencional, las posibilidades del enemigo, requieren un estudio concienzudo, continuo y acucioso, esta importancia no disminuye cuando se trata de operaciones de contraguerrillas, donde se recalca la aplicación ilimitada del ingenio, la astucia, el engaño y sobre todo la observación de los más mínimos detalles, aparentemente sin importancia, pues combinando todo esto con los informes aportados por otras fuentes, se llega a conclusiones sobre lo que interesa saber de la guerrilla.

569. La capacidad combativa de la guerrilla no debe de exagerarse ni subestimarse, pues ambos extremos conducen al fracaso, el primer caso influirá en la decisión de adoptar aptitudes defensivas que perjudiquen la moral de las tropas y el segundo provocará una confianza que limite las medidas de seguridad, exponiéndose a sufrir fracasos, pero sobre todo, se restringe en ambos casos el desarrollo de operaciones oportunas y exitosas, asimismo deben de analizarse los resultados de sus actividades, tanto si han tenido éxito o fracaso, pues esto permitirá determinar su capacidad de combate.

570. Iguales consideraciones, cálculos y conjeturas deben de hacerse con los lemas que aparezcan en sus panfletos, escritos o desplegados; el empleo de frases hechas, denotan los objetivos o las causas del movimiento.

571. Otros indicios que pueden aportar información valiosa, se deducen de la forma de adquirir donativos o "cooperaciones". Si recurren a la fuerza o intimidan a los civiles, se infiere que no cuentan con simpatías en la región, si no solicitan víveres es que cuentan con ellos o tienen facilidades para conseguirlos, si alardean de apoyos o respaldos que les den seguridad, es que cuentan con "bases'' ocultas, cuya localización y destrucción deben lograrse.

572. Es importante analizar y valorar sus alardes de fuerza, pues si propalan rumores de que iniciarán operaciones, de 'gran envergadura, se puede inferir que tratan de impresionar a la población civil, que se engañan sobreestimando su fuerza o bien pretenden desorientar a las contraguerrillas. todo rumor, indicio o hecho que debidamente comprobado y valorado conduzca a conocer las intenciones del guerrillero, debe capitalizarse a fin de asestar golpes continuos a las guerrillas y a sus simpatizantes.

573. Otro recurso para obtener información es identificar e investigar a personas desafectas a los guerrilleros y mediante recompensas obtener información verídica, debiendo en todo caso hacer que acompañen a las contraguerrillas de fuerzas regulares debidamente disfrazados para evitar que los reconozcan los guerrilleros y ejerzan venganzas sobre sus personas o familias. Este recurso es muy útil cuando se toman como guías para localizar puntos de reunión clandestina.

Segunda Sección
La contrainformación

574. Siendo el servicio de información uno de los pilares en que se apoya todo movimiento guerrillero, se hace necesario engañarlo, desorientarlo y despistarlo, algo verdaderamente difícil, pero desde luego no imposible de lograr, pues desarrollando una acción eficaz de contraespionaje y contrainformación es posible descubrir a sus espías y privarlos de datos sobre efectivos, capacidad, intenciones y movimientos, o bien infiltrando elementos nuestros dentro de sus unidades podemos obtener valiosa información o hacerle llegar datos falsos.

575. Considerando que el guerrillero normalmente es más débil que las fuerzas regulares, está obligado continuamente a conocer nuestras intenciones, y así aunque esté imbuido de valor y agresividad, no se salvará de una derrota o fracaso sí sus fuentes de información han sido desorientadas o engañadas.

576. Lo anterior se logra moviendo continuamente las unidades, destacando en varias direcciones patrullas de información y de combate, propalando rumores sobre llegada y salda de fuerzas, comunicando órdenes de movimiento preparadas delante de civiles sospechosos o lugares públicos.

577. Es conveniente no alojar tropas en las poblaciones, pues a cambio de disponer de luz, agua y abrigo, pueden estos efectivos estar en el centro de los espías de los guerrilleros, por lo que las contraguerrillas preferentemente vivaquearan alejados de la población civil, escogiendo durante el día el lugar adecuado, pero instalándose hasta llegada la noche, debiendo instruir al personal para reaccionar correctamente ante una emergencia; es recomendable organizar una defensa periférica y asignar sectores de responsabilidad por unidades.

578. Hay que neutralizar al máximo, o reducir las posibilidades que los simpatizantes de las guerrillas tengan para hacer llegar a las mismas, informes sobre las operaciones que se planean llevar a cabo, o cualquier otro dato que los ponga sobre aviso para eludir encuentros con unidades de contraguerrilleros. Es de vital importancia controlar los medios de comunicación empleados en la zona de operaciones pues no se descarta el caso de que mensajeros u operadores del servicio de correos o telégrafos sirvan de espías a las guerrillas, igualmente en los cuarteles generales, depósitos, comedores, casinos o cualquier otro sitio donde exista servidumbre civil y que el enemigo cuente con incondicionales que estarán prontos a transmitir cualquier dato que juzguen importante, por lo que no se desaprovecharán oportunidades de propalar, algún rumor, para comprobar posteriormente si fue difundido por quienes lo oyeron.

579. Desde luego, que dentro de estas medidas también juegan un papel preponderante el ingenio, pudiendo recurrirse a infiltrar elementos propios entre los simpatizantes, para conocer sus objetivos e itinerarios, posteriormente atacarlos, asimismo personal previamente adiestrado y ambientado, podrá ser inducido a engrosar las guerrillas para que constituyan fuentes de informacibn.

580. Igual procedimiento puede emplearse colocando anuncios y noticias en los periódicos o radiodifusoras locales, en los que se inserten informes preparados, a fin de vigilar si el enemigo está alerta para captarlos o tiene quien se los haga Ilegar, comprobando esto de acuerdo con las medidas o movimientos sospechosos que con motivo de la "noticia" adopten los guerrilleros.

581. Estos engaños pueden complementarse, empleando el servicio de transmisiones en el envío y recepción de mensajes prearreglados, conteniendo partes e informes de otras novedades, a fin de comprobar si el enemigo dispone de estaciones de escucha de los movimientos de las contraguerrillas y adoptan alguna medida que compruebe lo que han captado las "novedades'' transmitidas por aparatos militares.

582. Los aviones de enlace y helicópteros, deben sobrevolar las probables áreas o itinerarios utilizados por los guerrilleros, tanto de día como de noche, o bien mediante fotografías debidamente interpretadas, buscar huellas o indicios de que hubo desplazamientos durante la noche. Es recomendable que cuando se localicen puntos sospechosos, se lancen durante la noche bengalas o paracaídas luminosos, a fin de tratar de descubrir movimientos de personal o vehículos, para que sean atacados de inmediato por las unidades de contraguerrilleros más próximos, o bien se les corte su retirada. Si no se logra capturarlos o infringir bajas a los guerrilleros, la presión y el acoso continuo provocan el natural debilitamiento, pues durante el día se reanuda la búsqueda con mayor ímpetu.

583. Otro ardid recomendable, es hacer circular rumores de la llegada de fuertes contingentes a una zona en que existen guerrilleros o simpatizantes, dándole fuerza a este rumor, intensificando el tráfico de vehículos de diferentes tipos durante el día, y por la noche lanzar bengalas a distintas horas, lugares y direcciones, posteriormente ''se retiran" esos contingentes y se establecen emboscadas bien planeadas para esperar el regreso de elementos que se hayan ahuyentado en un primer tiempo, a fin de capturarlos para identificación o interrogación en busca de informes.

584. Manteniendo el secreto en la ejecución de un movimiento y dando la orden hasta última hora, se evitan fugas involuntarias de información útil al enemigo.

585. Lo que se pretende enseñar, es que el ingenio del contraguerrillero no debe estar ni un momento en reposo, a fin de idear tretas y ardides que faciliten la obtención de información, neutralicen la de los guerrilleros y obliguen a éstos a permanecer en constante movimiento hasta desorientarles a un grado tal que los lleve a cometer errores que los obliguen a enfrentarse inesperadamente a los contraguerrilleros.

586. Las medidas de información y contrainformación descritas en párrafos anteriores, sirven para dar idea de lo que en este aspecto tan importante puede hacerse, pero son los mandos encargados de conducir operaciones de contraguerrilla, quienes deben poner en practica cualquier actividad, que tienda a engañar, confundir o desorientar a las guerrillas y conducirlas al terreno adecuado para batirlas, o bien obligar a sus integrantes a deponer su actitud.

CAPITULO CUARTO
OPERACIONES PARA CONTROLAR
A LA POBLACION CIVIL
Primera Sección
Generalidades

587. Un invasor siempre tratara de justificar su presencia en suelo extraño, por lo cual buscará ardides políticos, económicos o sociales que cubran legalmente la acción militar ante organismos internacionales o ante las naciones no envueltas en el conflicto bélico. Dicho invasor también tratará de aparecer como benefactor del país agredido, para atraerse al pueblo o a un sector importante de 61, para que 10 auxilien en sus operaciones de muy diversas maneras, cosa que a pesar de ser difícil, no pocas veces ha sido lograda.

588. Las ambiciones personales y sociales, el miedo, la oposición de grupos sociales, etc., hacen que con una bien dirigida campaña de guerra psicológica, el enemigo gane simpatizantes y adeptos entre la población civil para el apoyo velado o abierto de su injustificada acción militar.

589. El mariscal Forey invasor francés, en la proclama que el 3 de noviembre dirigió en Orizaba al pueblo mexicano, decía: "mexicanos... ¿qué se ve en vuestras ciudades? edificios en ruinas, calles intransitables, aguas corrompidas que vician el aire ¿qué son vuestros caminos? barrancas y pantanos por donde no pueden pasar sin peligro caballos ni vehículos. La Francia os envía un ejército de orden y disciplina que os ayudará a constituir un gobierno honrado. Entonces las finanzas del estado servirán para reparar vuestros caminos, vuestros puertos, vuestros monumentos, mantener en buen estado vuestras ciudades que están mal alumbradas, mal pavimentadas...".

Segunda Sección
Operaciones para controlar a la población civil
590. Las operaciones para controlar al pueblo y sus recursos, tienen tres objetivos básicos que son:

A. Detectar y neutralizar las acciones enemigas tendentes a romper la unidad nacional y con ello descubrir y eliminar a los traidores a la patria que mediante operaciones secretas apoyen al enemigo.

B. Aislar a las bandas de traidores y enemigos del resto de la población civil.

C. Proporcionar a la población civil un ambiente de seguridad que le permita desenvolverse con relativa normalidad.

591. Como quedó establecido anteriormente, para controlar al pueblo no se requiere la intervención de fuerzas militares realizando operaciones tácticas, estas serán empleadas para proporcionar seguridad a instalaciones vitales, en patrullas de reconocimiento y en misiones de apoyo a las fuerzas de seguridad publica.

592. Para controlar a la población civil, es necesario que exista una coordinación total entre las fuerzas militares y organizaciones que intervengan, para lo cual deberá establecerse un comité con representantes de todas las fuerzas para que bajo un solo mando planeen y coordinen sus acciones.

593. Las fuerzas que normalmente intervienen en las operaciones para controlar al pueblo y sus recursos son:

A. Organizaciones gubernamentales,

B. Fuerzas policiacas.

C. Fuerzas militares.

D. Organizaciones sociales, políticas y económicas, como: partidos políticos, sindicatos, organizaciones deportivas, cámaras de comercio, etc.

594. Las operaciones para controlar al pueblo, abarcan normalmente tres fases en cada una de las cuales se desarrollan determinadas actividades que sirven de base para la siguiente:

Fase 1. De preparación.

Fase 11. Declaratoria.

Fase 111. Ejecutoria.

A. Fase 1. De preparación. En ésta se efectuarán las siguientes actividades.

a. Organización del o los comités de área

b. Organización de las fuerzas de control.

c. Establecimiento de destacamentos de seguridad en las instalaciones importantes del área (inicialmente estos destacamentos de seguridad son establecidos por fuerzas militares, las que son relevadas a la mayor brevedad posible). d. Búsqueda y recolección de información.

e. Desarrollo de operaciones psicológicas.

f. Establecimiento de organizaciones secretas de información.

g. Entrenamiento de fuerzas (civiles militares y militarizadas).

h. Planeo y coordinación de las operaciones.

B. Fase II. Declaratoria. En esta fase se darán a conocer todas las limitaciones a que se verá sujeta la población, indicando los correctivos que se impondrán a las personas que violen las disposiciones dadas. Asimismo, se hará hincapié en que dichas medidas se impondrán con vigor y firmeza, por lo que para evitar molestias y castigos adicionales, deberán ser cumplidas al pie de la letra. También se darán a conocer los procedimientos para obtener tarjetas de identificación, salvoconductos, dispensas, etc.

C. Fase III. Ejecutoria. En esta fase se ponen en vigor las medidas anunciadas en la fase anterior.

a. Las disposiciones para controlar al pueblo deberán hacerse cumplir con rigurosa exactitud y los castigos a los infractores, deberán corresponder precisamente a las sanciones que se hayan estipulado para cada caso.

b. No debe escatimarse el empleo de métodos persuasivos para ganarse el afecto de la población civil a pesar de las medidas impuestas. La propaganda y el mantener informada a la población, son instrumentos de gran valor para mantener el espíritu de cooperación que debe existir entre la población y los organismos encargados de su control. control.

c. Deberá evitarse la aplicación de medidas drásticas que no sean plenamente justificadas ante la población civil.

595. Entre las medidas de control más comúnmente empleadas, podemos citar las siguientes:

A. Toque de queda. B. Periodos de identificación sin aviso en diferentes áreas (lo que obligar a todas las personas a portar la identificación correspondiente). C. Control y restricción de movimientos.

D. Control de medios de comunicación.

E. Racionamiento de víveres y medicamentos.

F. Práctica de cateos.

596. Simultáneamente con las medidas adoptadas para descubrir y destruir a los guerrilleros, deben dictarse otras, tendentes a captar la simpatía de la población civil donde operen, pues siendo ésta el principal objetivo y sostén de los guerrilleros, es de vital importancia tenerlos de nuestra parte, ésto se logra impartiendo les servicios básicos, ya que es posible que entre esta gente se encuentren familiares de los guerrilleros, tales como esposas, hijos, padres, etc.

597. Es fácil comprender que implícitamente estas medidas llevan un efecto psicológico, pues lo más seguro es que entre quienes reciben atención medica existan mujeres embarazadas, niños enfermos y ancianos quienes al recibir asistencia médica adecuada y eficaz, influirán entre los guerrilleros.

596. Si a las medidas anteriores se agregan otras que logran saneamiento del medio, y aun más pueden dictarse medidas tendentes a proteger granos y pasturas almacenados, protección de cosechas, selección de pastos. El servicio médico veterinario, puede impartir auxilio relacionado con el cuidado y curación de animales domésticos.

 

CAPITULO QUINTO
OPERACIONES TACTICAS DE CONTRAGUERRILLA
Primera Sección
Generalidades

 

 

599. Las operaciones tácticas de contraguerrilla tienen por objeto localizar, fijar y neutralizar a las bandas de traidores y enemigos que operan en nuestra retaguardia con tácticas. de guerrilla, las cuales incluyen:

A. Reconocimiento.

B. Patrullas.

C. Emboscadas.

D. Reacción contra emboscadas.

E. Ataques.

F. Cercos.

G. Movimientos para buscar el contacto

Estas operaciones deberán ser coordinadas con las operaciones para controlar a la población civil.

600. La totalidad de las fuerzas empeñadas en operaciones tácticas de contraguerrilla, deberán estar familiarizadas con todas las medidas de control impuestas a la población civil, para evitar ser sorprendidos por individuos aislados que las hayan burlado o para evitar confundir a traidores con gente de la población civil.

601. Es imperativo que todas las tropas participantes en operaciones tácticas de contraguerrilla, se encuentren compenetradas de las características de las bandas de traidores, tanto como individuos como de sus métodos de operar en conjunto.

602. Los mandos de unidades encargadas de desarrollar operaciones de contraguerrillas, deben esforzarse por poner en juego todos los recursos que tengan a su alcance, para ganarse la simpatía del elemento civil de la región en que operen, y simultáneamente batir a los guerrilleros en forma implacable hasta lograr su aniquilamiento, o captura.

Segunda Sección
Características de las operaciones de contraguerrilla

 

603. El estudio de las operaciones tácticas de contraguerrillas en el pasado permite establecer que, además de los principios bajo las cuales se rige la guerra, deberán tomarse en cuenta para la conducción de estas operaciones las siguientes características:

A. Entrenamiento de combate para pequeñas unidades.

B. Planeo detallado en todos los escalones.

C. Búsqueda de información en todos los escalones

D. Movilidad.

E. Operaciones psicológicas.

F. Iniciativa.

G. Apoyo de la población civil.

H. Conocimiento del terreno.

604. Entrenamiento de combate para pequeñas unidades: debido a la gran dispersión en que operan las bandas de traidores y enemigos, es necesario que las tropas empeñadas en operaciones de contraguerrilla actúen también forma dispersa para poder localizar y actuar contra éstas. instrucción de patrullas de combate, deberá ser preocupación constante del mando y todo el tiempo aprovechable se debe dedicar a ejercitar a las pequeñas unidades en esta materia, tratando de que se lleven a cabo con las máximas condiciones de objetividad, utilizando todas las ayudas necesarias para provocar reacciones rápidas en el soldado. Toda vez que en la mayoría de las ocasiones la única defensa contra la sorpresa es una reacción rápida y ofensiva.

605. Planeo detallado en todos los escalones. Toda unidad empeñada en operaciones de contraguerrilla, deberá planear con máximo cuidado la o las operaciones que vaya a ejecutar, tomando en consideración la misión encomendada y el objetivo final de las operaciones de contraguerrilla, que será la destrucción de las bandas de traidores, para lo cual es necesario un planeo detallado de la unidad ejecutante que responda con precisión al plan de la unidad superior, el que deberá coordinar a su vez los planes de cada una de las unidades subordinadas para evitar confusiones, ya que la superposición del terreno con el enemigo es común y da lugar a confusiones de tropas amigas con bandas de traidores, lo que origina encuentros entre las tropas propias.

606. Búsqueda de información en todos los escalones. Las pequeñas unidades de contraguerrilla como

órganos de información del escalón superior, tendrán obligación de buscar todo tipo de información; ya

que por más insignificante que le parezca al comandante de la pequeña unidad, ésta podrá ser de gran

valor para el escalón superior, el que a la vez tendrá presente que quedarse con algún informe por tener la

convicción de que la unidad afectada por si misma lo encontrará, muchas veces ocasiona un grave

perjuicio a la unidad subordinada, además de que todas las unidades buscarán por todos los medios, la

información especifica que requieren para el desarrollo de sus operaciones.

607. Movilidad. La movilidad de las operaciones tácticas de contraguerrilla, no sólo implica el movimiento físico, sino que también incluye la rapidez de la concepción y ejecución de planes.

A. Además de la movilidad que para las unidades de contraguerrilla proporcionan los medios de transporte de que están dotadas, debe tomarse en consideración la rapidez de desplazamiento que por sus propios medios deben tener los integrantes de la unidad, puesto que los traidores buscarán siempre conducirlas a lugares inaccesibles para cualquier tipo de vehículo. Por lo que deberá evitarse llevar equipo y material innecesario para su cometido. Los desplazamientos rápidos por terreno accidentado, deberán practicarse cada vez que sea posible.

B. Deberá buscarse en todo momento tener los medios necesarios para superar al oponente en movilidad. Resulta importante considerar la organización de fuerzas de tarea con medios aéreos de apoyo de estos a las contraguerrillas a efecto de incrementar su movilidad, radio de acción y capacidad combativa.

608. Operaciones psicológicas. Las operaciones psicológicas se planean en este tipo de operaciones para:

A. Dividir y desorganizar a las bandas de traidores e inducirlos a que deserten y se incorporen a la defensa de la patria.

B. Reducir o eliminar el apoyo de los partidarios c simpatizantes al enemigo.

C. Impedir que la población civil en forma voluntaria proporcione ayuda al enemigo

D. Obtener el apoyo de la población civil neutral.

E. Reforzar el apoyo activo de los simpatizantes a la defensa del país.

F. Obtener la unión nacional.

609. Iniciativa. Dentro de los planes generales de operaciones, deberá dejarse un amplio margen para que los comandantes subordinados apliquen su iniciativa, ya que será imposible prever desde los puestos de mando o cuarteles generales, todas las circunstancias de una operación de contraguerrilla. Además se debe recordar que la reacción rápida de las unidades ante alguna exitativa del oponente, será la llave del éxito de la operación planeada deberá entenderse como ''reacción", al planeo y ejecución rápida de una operación para localizar, hostigar o destruir a las bandas de traidores.

610. Apoyo de la población civil. La población civil es un objetivo básico de las bandas de traidores y enemigos para ganar adeptos a su causa, este apoyo tratara de obtenerlo mediante todo tipo de acciones, desde las operaciones psicológicas en gran escala, hasta el terrorismo planificado. Nuestras unidades deberán tener como principal objetivo el que la población mantenga en todo momento la confianza en sus fuerzas armadas, mediante el comportamiento sereno y firme, auxiliándola en todo, momento y recordándole que el destino para cualquier invasor será su destrucción.

611. Conocimiento del terreno. Para que la contraguerrilla tenga éxito en sus operaciones, deberán de contar con un conocimiento perfecto del terreno donde van a operar. Para ello será necesario antes de desplegar las fuerzas, hacer cuidadosos estudios de área, sector o zona de operaciones por medio de cartas, fotografías aéreas, modelos a escala, etc. Los guías que se empleen deberán de ser voluntarios hasta donde sea posible; debiendo recabarse todos sus antecedentes para evitar ser extraviados o conducidos a una emboscada, siempre que se empleen guías deberán tomarse en consideración la acción de represalia que las bandas de traidores tomaran contra el o sus familiares, de ser posible estos guías se uniformarán al igual que las tropas para evitar ser reconocidos por simpatizadores o traidores secretos al servicio del enemigo.

Tercera Sección
Adiestramiento

 

612. Se menciona, que tanto los guerrilleros como los contraguerrilleros, entre las múltiples cualidades que deben poseer destacan el vigor físico, el ingenio, la audacia y la resistencia a esfuerzos extraordinarios que se ven obligados a realizar y las tropas que desempeñan misiones de patrullas de combate deben escogerse entre el personal que haya alcanzado un alto nivel de adiestramiento, a fin de asegurar el éxito de las operaciones.

613. Se recomienda se formule y aplique un programa especial de adiestramiento en que se incluyan los siguientes aspectos:

A. Marchas a pie bajo condiciones climatológicas adversas y sobre terrenos variados y difíciles.

B. Combate cuerpo a cuerpo.

C. Técnica para abordar o desmontar de un vehículo en marcha, tanto de día como de noche aumentando, progresivamente la velocidad del mismo.

D. Técnica para el ascenso y descenso de aeronaves.

E. Acciones que deben seguirse en situaciones de emergencia, esto es responder a ataques a bordo de vehículos, desplazándose a pie sobre veredas y caminos, encontrándose descansando en un vivac, etc.

614. Con objeto de complementar la instrucción para misiones de contraguerrilla, corresponde formular programas adecuados en que se considere;

A. Selección de un itinerario, para la realización de sus operaciones, incluyendo puntos de reorganización, intermedios y establecimiento de una defensa en todas direcciones.

B. Práctica de acciones para contrarrestar una emboscada considerando a la unidad asaltada total o parcialmente dentro de la zona de destrucción.

C. Acciones a seguir después de una emboscada.

D. Formulación de una orden para patrulla de combate.

E. Práctica de reconocimiento de ruta y área.

F. Práctica de operaciones de un cerco y de otras.

615. El soldado instruido y armado con arreglo a los métodos convencionales debe superar a cualquier guerrillero activo, si se le guía y orienta adecuadamente. Es mejor combatiente porque esta en buenas condiciones físicas, mejor adiestrado, alimentado y equipado, esta más preparado para emplear la fuerza en la consecución del objetivo que se le ha marcado. En igualdad de circunstancias, el soldado convencional puede moverse más rápidamente, reaccionar con más acierto y obedecer mejor las ordenes, que su enemigo guerrillero.

616. Para que una operación de contraguerrilla tenga su máxima eficiencia hay que adiestrar al soldado que ya ha recibido una instrucción convencional, en otro tipo de operaciones, su nuevo aprendizaje tiene que desarrollar y acrecentar su preparación militar e imbuirle un alto grado de confianza en sí mismo, para combatir solo contra un guerrillero o un grupo de ellos en su propio terreno. Debe, inculcarse al soldado el espíritu combativo, en el más alto grado posible, para que consciente de su disciplina, adiestramiento y armamento superior, esté presto a tomar la iniciativa contra un enemigo oculto cuyo efectivo desconoce, y en las circunstancias más adversas.

 

Cuarta Sección
Organización de Unidades para la conducción de
operaciones tácticas de contraguerrilla
Subsección (A)
Consideraciones

617. Composición. La fuerza militar que conduce operaciones de contraguerrilla puede integrarse no sólo con unidades de una sola arma. La composición de la fuerza que puede ser empleada en operaciones de contraguerrilla dependerá de las fuerzas disponibles en el área, seleccionando dentro de éstas al personal idóneo para este tipo de operaciones.

618. Disponibilidad de tropas. El comandante de la fuerza de contraguerrilla puede o no tener el control de la totalidad de las fuerzas en el área de retaguardia para emplearlas. Dichas fuerzas pueden incluir unidades de combate, apoyo de combate y apoyo de servicio. Agregando a esto el comandante puede tener fuerzas paramilitares o irregulares bajo su control en ciertas situaciones. Para lo cual debe establecer lineamientos y directivas en actividades concurrentes y procedimientos comunes a fin de coadyuvar a la seguridad del área de retaguardia. El puede efectuar una coordinación de todas las fuerzas que operan en su área de responsabilidad asignando tareas específicas y ejerciendo un control total de las operaciones para responder a la amenaza de guerrillas.

619. Poder de fuego. Generalmente al inicio de las operaciones, las consideraciones políticas, económicas, y sociológicas restringen el uso del poder de fuego; posteriormente cuando las acciones se incrementan este poder puede ser empleado. Los factores de disponibilidad de fuerzas y las características del teatro también son considerados para estimar el poder de fuego susceptible de utilizarse, pero el poder de combate solo debe emplearse en situaciones en las que el conflicto alcance altos niveles.

620. Tipos de fuerzas. Los tipos de fuerzas que se pueden emplear son Infantería, Aerotropas, Aeromóviles, Infantería Mecanizada, Blindaje de Reconocimiento y Blindaje así como Aviación. El terreno, fuerzas enemigas y sus posibilidades deben ser cuidadosamente evaluados cuando se decida como organizar y emplear nuestras fuerzas. El impacto sobre la población civil de dicho empleo debe ser determinado con anticipación. Normalmente la mayoría de elementos de tierra son organizados para combatir como infantería. El uso apropiado de otras fuerzas pueden dar a la fuerza de contraguerrilla, ventajas sobre las guerrillas.

621. Uso del poder de Combate. La primera consideración para el empleo de algunas unidades son las restricciones motivadas por el armamento que poseen y los daños que puedan provocar en el área. Usualmente el terreno que emplean las guerrillas es difícil y no garantiza su protección. Las fuerzas que combaten a la guerrilla deben hacer un máximo uso de los medios disponibles, reorganizarse y reentrenarse como unidades de infantería y emplear sus vehículos orgánicos de combate o de apoyo para su transportación.

622. La efectividad de las tropas de las unidades a emplear depende del grado de adaptabilidad al área y tipo de operaciones, por lo tanto los medios de combate deberán de evaluarse constantemente bajo este criterio.

623. Impacto en la población. El comandante debe determinar los efectos físicos y psicológicos en el uso de medios adicionales de combate. En todos los casos su uso puede disminuir por cualquier restricción establecida en las reglas de combate. El efecto psicológico causado por el incremento del poder de fuegos o de medios, puede ser interpretado como que las fuerzas de contraguerrilla son inefectivas o están perdiendo.

624. Conocer al enemigo. El comandante debe asegurarse que los medios adicionales que planea emplear no constituyan un dispendio en relación a la fuerza enemiga por enfrentar, por lo anterior es necesario identificarla con precisión.

625. Capacidad para cumplir la misión asignada, Los medios adicionales que se utilicen deben tener la capacidad para cumplir las misiones tácticas que se le asignen. Esta se determinará en funciones de las posibilidades, estructura, armamento y nivel de adiestramiento de la guerrilla.

626. Los efectos del terreno sobre las fuerzas que operarán deben de ser analizados, así como todos factores para determinar si el tipo de fuerza que se va a emplear representará una ventaja o un riesgo. Esos mismos factores, adicionando el factor psicológico determinan si la fuerza puede alcanzar los objetivos señalados para neutralizar o destruir a las guerrillas y obtener el apoyo popular en la localidad.

 

 

Subsección (B)
Características, posibilidades y limitaciones
de las diversas Unidades

 

627. Aerotropas. La diferencia esencial entre las aerotropas y otras fuerzas de combate al emplearlas en contra de las guerrillas es su capacidad para operar en el área. Una unidad de este tipo puede conducir operaciones irregulares del mismo modo que las unidades de infantería,

628. A partir del momento en que las unidades de aerotropas inician sus operaciones en un área, pueden ser emplea das efectivamente en actividades de contraguerrilla, la primera ventaja de usar este tipo de fuerzas es que el comandante puede colocar un gran número de unidades en un corto tiempo, en suma, cuando se colocan pequeñas células dentro de un área controlada por una guerrilla o en un área en conflicto, este método puede proporcionar una relativa clandestinidad a las operaciones de infiltración de unidades. Las operaciones de las aerotropas dependen de muchos factores que incluyen zonas de lanzamiento disponibles, disponibilidad de áreas para prácticas aéreas, terreno, clima, etc.

629. Aeromóviles. El helicóptero provee de movilidad en el campo, de batalla a la fuerza de contraguerrilla, la cual recibe una valiosa contribución de las fuerzas que realizan el envolvimiento vertical.

630. Este tipo de fuerzas permiten al comandante concentrar a sus contraguerrillas en un tiempo mínimo y rápidamente trasladarlas para su empleo en areas diferentes, si es necesario. La característica fundamental de las operaciones aeromóviles es el uso de los helicópteros que proveen una movilidad táctica ventajosa sobre el enemigo. No todas las fuerzas en el campo de batalla, pueden responder a una situación táctica y moverse rápidamente a considerables distancias como las fuerzas aeromóviles.

631. Las fuerzas aeromóviles pueden:

A. Atacar posiciones enemigas en una o varias direcciones.

B. Atacar objetivos en áreas inaccesibles.

C. Eludir toda clase de obstáculos y barreras.

D. Conducir incursiones empleando los helicópteros para traslado de fuerzas.

E. Concentrar, dispersar o redistribuir tropas rápidamente para ampliar el área de influencia.

F. Proveer al comandante de flexibilidad, permitiéndole mantener una pequeña reserva para su empleo en un gran radio de acción.

G. Reaccionar rápidamente a las oportunidades y necesidades tácticas.

H. Colocar rápidamente fuerzas en puntos tácticamente decisivos en el área de combate.

I. Proporcionar sobrevigilancia en un área amplia. Las fuerzas aeromóviles en operaciones de contraguerrilla tienen las siguientes limitaciones:

A. Las condiciones meteorológicas imperantes en el área muchas veces restringen las operaciones aéreas.

B. La capacidad de carga del material de vuelo en relación con la cantidad de armamento y equipo que puede transportarse en el campo de batalla.

C. Limitaciones en las comunicaciones aéreas.

D. La acción de la aviación enemiga, su defensa aérea y sistemas de guerra electrónica.

E. Reducida movilidad en comparación con otros medios aéreos.

F. Vulnerabilidad durante las fases del ascenso y descenso.

632. Flexibilidad, movilidad y velocidad son las ventajas de la utilización de las fuerzas aeromóviles. En operaciones de contraguerrilla, el empleo adecuado de estas ventajas puede ser de importancia critica para el comandante. Mientras se busca el empleo de esta fuerza para maximizar su potencia, el comandante debe también considerar las ventajas y limitaciones de este tipo de operaciones. Las ventajas y limitaciones deben ser sopesadas en términos del concepto de adaptabilidad para determinar si las fuerzas aeromóviles deberán ser empleadas

633. Infantería Mecanizada. Algunas veces el terreno permite que la infantería combata a bordo de vehículos y carros blindados de personal para mover rápidamente fuerzas sobre el campo de batalla con lo que puede obtenerse ventaja para la contraguerrilla en movilidad y fuegos. Estas ventajas permiten la aproximación a la guerrilla sobre vehículos y completar la misión. En terreno restrictivo estas fuerzas normalmente actúan desmontadas de sus vehículos para combatir a la guerrilla.

634. El terreno en que normalmente operan las guerrillas y las técnicas que éstas emplean limitan las operaciones que normalmente desarrolla la infantería mecanizada. Cuando este es el caso la fuerza mecanizada debe estar capacitada para emplear sus vehículos como transporte y combatir desmontada. Si el terreno lo permite, las características de velocidad y la movilidad pueden ser aprovechadas en una amplia área de operaciones en coordinación con otras fuerzas.

635. En muchos casos, las fuerzas mecanizadas pueden emplearse para:

A. Proporcionar escolta a convoyes.

B. Proporcionar movilidad a reservas.

C. Conducir acciones de demostración de fuerzas.

D. Cooperar en la seguridad de base de operaciones.

E. Proporcionar protección limitada contra armas ligeras.

F. Participar en operaciones de asalto.

636. Blindaje de reconocimiento. Las tareas básicas de estas unidades son reconocimiento y seguridad. Si el terreno lo permite estas unidades auxilian al comandante a cubrir amplias áreas por su velocidad y movilidad. El blindaje de reconocimiento puede tener las mismas vulnerabilidades que la infantería mecanizada o el blindaje Si abandona sus vehículos, por esta razón su mejor uso es emplearlo en: A. Seguridad a bases de operaciones.

B. Patrullamiento de grandes áreas

C. Proporcionando fuerzas de reacción rápida y movilizando reservas.

637. Blindaje. Una fuerza blindada normalmente provee poder de fuego, protección, velocidad y efecto de choque. Estas capacidades se disminuyen y sus vulnerabilidades aumentan en terreno desfavorable. La dificultad en el empleo de fuerzas blindadas se debe a las restricciones impuestas en el uso del poder de fuego a las vulnerabilidades provocadas por las características del terreno.

638. En muchos casos el blindaje puede ser empleado en:

A. Escolta de convoyes.

B. Proporcionando movilidad a reservas.

C. Demostraciones de fuerza.

D. Seguridad en bases de operaciones.

E. Permitiendo la economía de fuerzas cuando grandes breas requieran velocidad y movilidad adecuada para su cobertura.

639. Aviación. Las unidades aéreas que pueden apoyar las operaciones de contraguerrilla son las unidades de helicópteros y unidades de aviación de combate,

640. Las unidades de helicópteros proporcionan una alta maniobrabilidad en fuegos de apoyo aéreo. El empleo de estos medios preferentemente deben comprender la protección de nuestras fuerzas blindadas cuando estas deban adaptarse a situaciones de rápida reacción en donde el terreno presente grandes restricciones. Una condición vital para la actuación de estos medios es la de obtener la superioridad aérea, esto se logra neutralizando a la fuerza aérea enemiga que actúa en el área de operaciones.

641. Las unidades aéreas que pueden brindar un mayor y eficiente apoyo son las unidades de transporte, ya que pueden proporcionar movilidad a diversas unidades. También pueden efectuar el reabastecimiento de artículos críticos en áreas donde han sido interceptadas o destruidas las líneas de comunicación. Por su velocidad, movilidad y flexibilidad estos medios pueden proporcionar amplias ventajas si se emplean apropiadamente.

642. No obstante que las acciones tácticas contra las bandas de traidores y enemigos pueden ser conducidas por unidades militares de una sola arma, lo más conveniente es organizar una fuerza de tarea que responda a las características de las bandas oponentes.

643. Toda fuerza de tarea que se organice para llevar a cabo las operaciones tácticas de contraguerrilla, deberá estar en condiciones de operar en forma independiente o semi-independiente, por lo que deberá contar con las unidades de servicios y de apoyo al combate que sean necesarias.

644. La movilidad, el poder de fuego y las facilidades de comunicación (transmisiones) son los tres factores a que debe responder cualquier fuerza empleada en operaciones tácticas de contraguerrilla.

 

Quinta Sección
Fases de las operaciones tácticas
de contraguerrilla

 

 

645. Las operaciones tácticas de contraguerrilla tienen las siguientes fases:

A. Establecimiento de la base o bases de operaciones y despliegue de fuerza.

B. Hostigamiento. C. Destrucción 646. En operaciones de contraguerrilla dirigidas contra bandas pequeñas de traidores y enemigos, la fase de hostigamiento a base de patrullas de combate, incluye la fase de destrucción.

647. Establecimiento de bases de operaciones y despliegue de fuerzas. En operaciones tácticas de contraguerrilla, se emplean las mismas divisiones territoriales que para operaciones de guerrilla, es decir zonas de operaciones. Dentro de una zona de operaciones, las responsabilidades deben ser especificas, empleando claramente los limites de sector determinados para subdividir el área. Los limites no deberán impedir la persecución de las fuerzas adversarias a un área adyacente, por lo que las actividades entre los mandos afectados deben ser coordinadas para asegurar la unidad de esfuerzo, puesto que si un mando en un sector lleva a cabo operaciones agresivas mientras que el mando vecino es el pasivo, los elementos adversarios se moverán al sector tranquilo hasta que haya pasado el peligro.

648. Las bases de operaciones para conducir las operaciones tácticas de contraguerrilla deberán localizarse en los lugares más cercanos al área donde se haya detectado la actividad más fuerte del adversario, claro está el situar esta base de operaciones en las cercanías de donde se encuentra el enemigo, traerá como consecuencia bastantes peligros y sobre todo una necesidad continua de seguridad para evitar incursiones enemigas. El lugar que se elija como base de operaciones, deberá contar con obstáculos naturales que le brinden protección así como agua y cubiertas naturales, pero además deberá contar con rutas de acceso y salida (las que se tendrán continuamente vigiladas).

649. Al llegar una fuerza de contraguerrilla a su base de operaciones, procederá de inmediato a organizar el terreno en los 360 grados, el comandante de la fuerza junto con los comandantes de unidades subordinadas, efectuará un reconocimiento sobre las rutas de acceso y salida. Una vez que se haya organizado la base y se tenga absoluta seguridad de rechazar cualquier ataque enemigo, el comandante de la fuerza de contraguerrilla procederá a dividir su sector en subsectores para las patrullas que se desplegarán para hostigar o destruir a las bandas adversarias o enemigas,

650. En la zona de operaciones de contraguerrilla, quedarán las siguientes bases de operaciones (ver- Fig. No. 5).

A. Base principal de operaciones (donde se encuentra el comandante de la zona de operaciones).

B. Base de operaciones de sector.

C. Base de operaciones de subsector.

 

651. Una vez designadas las zonas de acción para las patrullas los comandantes de estas eligirán a su vez su base de operaciones, la que deberá quedar a una distancia tal, que pueda ser apoyada con facilidad por la base de operaciones de sector.

652. En cualquier base de operaciones de las ya citadas, deberá contarse con una fuerza lo suficientemente fuerte para reforzar a las unidades desplegadas; ésta recibe el nombre de "fuerza de reacción" y deberá ser lo suficientemente móvil para acudir a la mayor brevedad al lugar que se requiera.

653. La magnitud de las fuerzas empleadas en una zona de acción, dependerá de la naturaleza del terreno y de la tuerza estimada al oponente.

654. Hostigamiento. Las operaciones de hostigamiento, consisten en saturar los sectores de patrullas de combate para mantener a los guerrilleros en continuo movimiento y separarlos de sus fuentes de apoyo y debilitarlos moral y físicamente, causándoles el mayor número de bajas posibles.

655. Las misiones específicas del hostigamiento comprenden.

A. Reconocimiento para localizar a los traidores y enemigos.

B. Reconocimientos para localizar bases o campamentos adversarios.

C. Incursiones a los campamentos.

D. Emboscadas a las bandas de oponentes y sus correos.

E. Siembras de minas en las vías de comunicación empleadas por el adversario.

656. Las operaciones que conduzcan las patrullas, serán planeadas por el comandante del subsector y deberá mantener informado continuamente al comandante de sector.

657. El comandante de subsector, deberá mantener su zona de responsabilidad patrullada durante día y noche, las patrullas deberán ser cambiadas de itinerarios continuamente para evitar que tomen confianza por haber pasado anteriormente sin haber encontrado nada

658. Los comandantes de patrulla deberán rendir un informe detallado de sus actividades durante el cumplimiento de su misión, para que este informe sirva de base al siguiente comandante de patrulla que recorrerá el mismo itinerario.

659. Además de las patrullas con itinerario fijo, deberán enviarse otras con diferentes itinerarios que lleguen a los puntos sospechosos del itinerario fijo que siguen otras patrullas.

660. Cuando una patrulla localice a un grupo de adversarios, les hará frente y dará parte al comandante de subsector indicando si la patrulla por si sola podrá destruirlos o si requiere la intervención de la fuerza de reacción.

661. Destrucción. La fuerza encargada de la destrucción, normalmente es la de reacción que está constituida por unidades móviles con suficiente fuerza de combate para destruir a las bandas de traidores y enemigos que hayan sido localizadas por las patrullas desplegadas en la zona de acción correspondiente. Esta fuerza permanece en las bases de operaciones como una reserva de la unidad empeñada y será empleada cuando las patrullas hayan localizado y de ser posible, fijado al adversario.

662. En una base de operaciones de subsector, se podrá tener una mínima fuerza que acuda a reforzar a la o a las patrullas que hayan hecho contacto con el enemigo, para proporcionarle tiempo al comandante de sector a emplear su correspondiente fuerza de reacción.

A. En una base de operaciones de sector se mantendrá una potente fuerza de reacción integrada de ser posible con unidades transportadas con medios aéreos y si el terreno lo permite con medios terrestres.

B. Las unidades aeromóviles o aerotransportadas (en helicópteros o avión), tienen excelentes características para ser empleadas como fuerza de reacción de zona de operaciones.

663. Operaciones de destrucción. Cuando una patrulla localiza una banda de traidores, dará parte de inmediato a su comandante para que éste ordene que el resto de patrullas acudan al área donde se encuentra la patrulla afectada y poder tender un cerco al enemigo y evitar que se escape.

664. Mientras las patrullas se mueven hacia el área donde se desarrolla la acción, el comandante de la zona de acción afectada envía un refuerzo a la patrulla que estableció contacto con el adversario. Si la fuerza enemiga es superior, informará a la comandancia de sector para que ésta envíe de inmediato su fuerza de reacción y poder destruir al multicitado enemigo.

665. El mando de las operaciones llevadas a cabo por las patrullas y la fuerza de reacción de sector, será ejercido por el comandante de la zona de acción afectada.

666. Después de un ataque con éxito sobre una banda de traidores y enemigos, el área se registra en busca de personal y equipo ocultos, los documentos, equipo v armamento son concentrados a la base de operaciones de sector para su análisis y obtener información de valor militar. Siempre se establecerán emboscadas a lo largo de las vías de escape por periodos prolongados para capturar o destruir a los adversarios que traten de huir.

 

Sexta Sección
Operaciones de patrullas de
contraguerrilla
Subsección (A)
Generalidades

 

 

667. La patrulla es una fuerza organizada para llevar a cabo operaciones de contraguerrilla. Al estructurar una patrulla para llevar a cabo una misión especifica, se deberá integrar con los medios necesarios que garanticen la consecución del objetivo, seleccionando al personal adecuado dentro del que haya alcanzado el mas alto nivel de adiestramiento para que esta, cuente con la flexibilidad y decisión en su personal para eliminar guerrillas. Además este personal debe estar capacitado para operar en cualquier tipo de terreno y bajo cualquier condición climatológica, empleando el mismo tipo de guerra y sometiendo al enemigo a una presión constante una vez establecido el contacto. Las operaciones de patrulla deben planearse cuidadosamente para que todas sus acciones sean agresivas tendentes a destruir al guerrillero y sus medios de abastecimiento. Bases de operaciones, redes de información y comunicaciones.

668. Características de las patrullas de contraguerrillas.

A. Utilización de todo el apoyo disponible. Muchas veces debido al radio de acción en que opera la contraguerrilla, no se les podrá dar todo el apoyo requerido, sin embargo, el apoyo aerotáctico se empleará intensamente cuantas veces sea posible para incrementar su movilidad y capacidad de reconocimiento, adiestramiento y apoyo de fuegos.

B. Adiestramiento para operar a grandes distancias por periodos prolongados.

C. Sus objetivos de máxima importancia, son la destrucción de guerrillas o puestos de mando de las mismas.

669. Clasificación de las patrullas de contraguerrillas.

De acuerdo con su misión se clasifican en patrullas de reconocimiento y patrullas de combate. A fin de garantizar el buen éxito de las acciones ofensivas, es necesario destacar patrullas con misión de reconocimiento altamente adiestradas en la observación del enemigo y sensibles a cualquier movimiento de éste. Estas patrullas tendrán como misión principal transmitir la información susceptible de explotación inmediata.

670. Las patrullas de combate son adiestradas para efectuar golpes de mano, emboscadas e incursiones. Estas constituyen el medio más eficaz de que dispone un comandante para combatir a las guerrillas, pues la flexibilidad y apoyo de fuerza que las caracterizan las hacen capaces de actuar sobre el enemigo. Debe aumentarse el empleo, de estas patrullas, especialmente cuando existe la posibilidad de enfrentarse a guerrillas fuertemente organizadas, en tal caso deben ser apoyadas por una unidad mayor, especialmente cuando participan en una operación de cerco,

671. Misiones comunes. Todas las patrullas son órganos de información por lo que deben estar capacitadas para transmitir todo lo que observan sobre el enemigo y el terreno. La información de combate obtenida debe aceptarse con reservas, pues las condiciones bajo las cuales se obtiene son difíciles y pueden conducirnos a conclusiones erróneas, no obstante esto, debe inculcarse a todos los miembros de una patrulla la obligación que tienen que cumplir como órganos de información.

672. Las misiones de las patrullas de reconocimiento y combate son:

A. Patrullas de reconocimiento. Se destacaran pequeños grupos no mayores a una escuadra para obtener información sobre el enemigo evitando el contacto. Se recomienda este efectivo, a fin de disminuir las posibilidades de ser descubiertos. Debido a la escasa visibilidad, al desconocimiento del terreno y lo difícil para familiarizarse con el mismo, pueden emplearse patrullas de reconocimiento destacadas de una patrulla de combate, cuyos efectivos son mayores, proporcionando las ventajas de que varios de sus elementos progresivamente se familiaricen con el terreno para emplearlos en misiones posteriores.

B. Patrullas de combate. Estas patrullas varían desde una sección hasta una compañía y generalmente se les asignan las misiones siguientes:

a. Ataque a bases de operaciones de guerrillas y destrucción de sus abastecimientos.

b. Persecución de una guerrilla enemiga después que ésta haya sido atacada.

c. Emboscar a elementos enemigos.

d. Controlar un área o punto especifico del terreno.

673. A fin de controlar el funcionamiento de las diferentes patrullas que se destaquen durante un lapso determinado, se recomienda elaborar un "plan diario de patrullas", cuyo contenido podrá ser: A. fecha. B. Unidades que se destacan.

C. Misión.

D. Efectivos que la integran.

E. Calco o croquis del itinerario o de la zona.

F. Hora de partida.

G. Hora de regreso.

H. Ubicación de los puntos de comprobación.

 

Subsección (B)
Conducta durante la operación

 

674. Preparación de la Patrulla. Se requiere del secreto en el planeamiento, en esta fase se preven las acciones inmediatas que han de seguirse cuando se establezca el contacto con el enemigo, tales como.

A. Frecuentes cambios en los itinerarios.

B. planeo detallado del apoyo, transporte aéreo, aerotáctico y reabastecimiento aéreo.

C. Estudio detallado del terreno por medio de cartas y fotografías aéreas recientes, además reconocimiento aéreo y terrestre.

D. Utilización de todos los medios disponibles.

E. Selección cuidadosa de personal físicamente apto e idóneo para el cumplimiento de la misión.

675. Es conveniente que la orden asignada a la patrulla contemple los siguientes puntos: A. Situación. a. Informes sobre el enemigo. 1. Posiciones enemigas conocidas o de las cuales se sospecha. 2. Actividades de las guerrillas,

3. Sitios de emboscadas enemigas, conocidas o las que se sospecha.

4. Terreno y condiciones meteorológicas y sus efectos sobre las guerrillas.

b. Informes sobre tropas amigas. 1. Misión de la unidad.

2. Misiones e itinerarios de patrullas amigas que operen en zonas adyacentes o cercanas.

3. Ubicación y acciones planeadas de las unidades adyacentes.

c. Refuerzos
B. Misión
Objetivo, área por patrullar y duración de la operación. C. Concepto de la operación. Efectivos que integraran la patrulla, salidas y entradas a zonas amigas, instrucciones para solicitar el apoyo de éstos y la intervención de la fuerza de reacción, conducta a seguir con la población civil. D. Detalles administrativos. Equipo especial disponible para la patrulla, reabastecimiento, transporte, instrucciones para manejo de heridos y prisioneros, zonas de ensayos. etc. E. Transmisiones. Distintivos de llamadas y frecuencia, instrucciones especiales, informes y forma de realizarlos, métodos de transmisión, seña y contraseña, etc.

676. Durante el desplazamiento hacia el objetivo se consideran los siguientes aspectos:

A. Darle a la patrulla el máximo de movilidad aligerándola de peso innecesario de armamento, municiones o equipo, empleando medios aéreos para el efecto.

B. Desplazamiento bajo condiciones climatológicas adversas, asegurando la sorpresa.

C. Seguridad en todas direcciones y reacción ofensiva inmediata.

D. Empleo de patrullas. Pueden destacarse patrullas adicionales sobre zonas que no sean las del objetivo con el propósito de engañar al enemigo. El acondicionamiento físico constante desarrolla en el contraguerrillero la facultad necesaria para desplazarse rápidamente sobre cualquier terreno.

E. Apoyo sobre la marcha, este apoyo se refiere a información obtenida, pues cuando se marcha en dirección del objetivo la información oportuna es vital para ajustar la velocidad y los cambios de itinerarios que abrevien el recorrido para disminuir la fatiga y aumentar el secreto.

F. Reabastecimiento y evacuaciones por aire. Se debe planear el reabastecimiento de víveres y municiones por aire, pues las patrullas de contraguerrilla actúan a grandes distancias y periodos largos. Asimismo se planea la evacuación de los heridos y bajas en general por medios aéreos (helicópteros o aviones ligeros), a fin de mantener alta la moral. Se aprovecha la obscuridad o niebla u otras condiciones adversas con objeto de evitar sorpresas del enemigo

677. Ataque. Siempre debe intentarse sorprender a las guerrillas y lanzar cuantos ataques sean necesarios para mantener la presión sobre ellas y no perder el contacto para que la información no se interrumpa. Estos ataques pueden ser conducidos por pequeñas patrullas aisladas, o bien reforzadas para obligar a los guerrilleros a retirarse a zonas de aniquilamiento preestablecidas o por medio de un envolvimiento lograr su destrucción.

678. Envolvimiento. El envolvimiento es la forma más eficaz de fijar a las guerrillas para su destrucción y aniquilamiento, pero requiere del empleo de efectivos mayores (batallón o compañía).

679. En el planteamiento de una operación de envolvimiento deberán considerarse todas las medidas que aseguren un cerco completo y sorpresivo. El hecho de considerar unidades mayores en un envolvimiento es para asegurar que las unidades que efectúan el cerco cuenten con apoyo de fuego y las reservas necesarias.

680. Teniendo presente que los guerrilleros normalmente reaccionarán en forma violenta tratando de romper el cerco y abrir brechas en los puntos vulnerables del dispositivo aprovechando la oscuridad, la niebla o condiciones de visibilidad reducida, se debe prever el empleo de unidades con la misión de cubrir puntos críticos del terreno y cooperar con las unidades que realizan el cerco.

681. Una vez establecido el cerco, el paso inmediato es la aniquilación violenta de las guerrillas atrapadas, siguiendo cualquiera de los métodos que a continuación se detallan:

A. Estrechamiento simultáneo de un cerco completo. (ver Fig. No. 6).

B. Mediante una cuña a través de la fuerza atrapada (ver Fig. No. 7).

C. Empleando el método de "yunque y martillo" estableciendo una fuerza potente de retención y presionando a los guerrilleros contra ellas (ver Fig. No. 8).

D. Empleando, una fuerza potente de asalto para atacar a las guerrillas atrapadas (ver. Fig. No 9).

E. En todas estas operaciones es indispensable reconocer todo el terreno, aun las zonas inaccesibles, para lograr la destrucción o captura de las guerrillas.

 

[FIG. 6. ESTRECHAMIENTO SIMULTANEO DE UN CERCO COMPLETO]

[FIG. 7. CERCO CON CUñA]

[FIG. 8. CERCO DE MARTILLO Y YUNQUE]

 

[FIG-9. CERCO CON UNA FUERZA DE ASALTO POTENTE]

 

 

682. Persecución. En esta fase la patrulla actuando con firmeza y determinación, así como coordinando su esfuerzo con otras patrullas efectúan la persecución con rapidez y establecen emboscadas a los guerrilleros que huyen. La utilización intensiva del apoyo aerotáctico, así como el transporte y observación aéreos aumentan enormemente las posibilidades de las patrullas de localizar y destruir a los guerrilleros que huyen.

683. Como complemento de lo anterior, en una zona de actividad o bajo influencia de guerrilleros, en la que se destaquen patrullas de contraguerrillas, dichas patrullas deben apoyarse en información oportuna, a fin de no disminuir la presión que ejerzan sobre el enemigo, pues una vez logrado el contacto, debe perseguírsele para obligarlo a presentar combate y ocasionarle bajas. El hecho de no infringirles bajas al enemigo, no debe desmoralizar al contraguerrillero pues el estar presionando de continuo a una guerrilla motiva que éstas se dispersen o bien, depongan su actitud.

 

Séptima Sección
Reacción a la emboscada
Subsección (A)
Generalidades

684. En las operaciones de contraguerrilla, hemos visto que hay que engañar a los guerrilleros empleando la contrainformación, buscarlos, atacarlos y destruirlos. Durante la búsqueda de las guerrillas, la fuerza encargada de dicha misión puede caer en una o varias emboscadas, sin embargo, siguiendo el principio de la contraguerrilla de mostrarse más agresiva y tenaz que sus enemigos, se esforzara por arrebatarle la iniciativa a éstos, es decir, no permitiendo que el empleo de emboscadas sea recurso exclusivo de ellos, sino por el contrario, aprovechará todas las oportunidades que se le presenten para emboscar a las guerrillas y perseguirlas hasta lograr su aniquilamiento.

685. El contraguerrillero para cumplir su misión, debe por todos los medios tratar de arrebatar la iniciativa a las guerrillas, su modo de actuar se caracteriza por su agresividad constante, de ahí que se considere que las emboscadas no son patrimonio exclusivo de las guerrillas, aceptar esto implica dejarles la iniciativa y cruzarnos de brazos a esperar que ellos actúen y correr el riesgo de ser sorprendidos, es por ello que se recomienda el conocimiento de las formas y modos de emplear las emboscadas.

686. Conocemos lo que es una emboscada, el modo de prepararse y los escalones o destacamentos que la integran, así como los equipos en que puede subdividirse de acuerdo con la misión por cumplir.

 

Subsección (B)
Medidas para prevenir emboscadas

 

687. Al iniciar el planeo los comandantes de pequeñas unidades que se tienen que desplazar en forma aislada o independiente, deben considerar el peligro de ser emboscados por lo que extremarán sus medidas de seguridad, pudiendo ser entre otras:

A. Información. La información precisa y oportuna es el medio mas efectivo para reducir la amenaza de una emboscada de guerrilleros, La contraguerrilla debe esforzarse en conocer la ubicación y efectivos de la guerrilla, conocer su modo de actuar y características de su armamento. La información se incrementara de diferentes modos, incluyendo la que provenga del elemento civil leal a las tropas, procurando mantener buenas relaciones con el mismo.

B. Contrainformación. Se hace necesario aumentar las medidas de contrainformación y engaño, ésto se logra cambiando frecuentemente las bases de operaciones, los itinerarios y las horas en que se utilicen, cambiando las formaciones orgánicas de las unidades y manteniendo la seguridad técnica en el uso del radio y el teléfono.

C. Dispositivo. a. Siempre es preferible adoptar un dispositivo que proporcione seguridad en todas direcciones. Los guarda flancos deben marchar por rutas paralelas al grueso, pero sin interferir los fuegos de éste en caso de sorpresa, igual mecanismo tendrán los elementos de retaguardia, pero con la consigna de que servirán como elementos de maniobra en caso de emboscada.

b. Si se marcha en terreno espeso o cerrado los guarda flancos deberán relevarse frecuentemente, para garantizar el máximo de efectividad, si el terreno es demasiado denso o de vegetación muy compacta que prácticamente sea imposible el empleo de guarda flancos, los comandantes deberán designar sectores individuales de vigilancia sin descuidar el frente y retaguardia de la formación.

c. Independientemente del dispositivo adoptado, como el peligro de ser emboscado es constante, cada elemento debe proporcionarse su propia seguridad, vigilando continuamente hacia el frente, flancos y retaguardia, principalmente los que marchan a la cabeza del dispositivo los cuales deben estar preparados para repeler cualquier ataque y sostenerse lo suficiente mientras son apoyados por el resto de la columna.

d. Antes de iniciar la marcha, deberá efectuarse un estudio concienzudo de la carta a fin de localizar las áreas o puntos peligrosos del itinerario, previo al cruce de estas áreas o puntos es necesario asegurarse que los flancos y frente han sido despejados. Para el efecto si se cuenta con el apoyo de artillería, deberán establecerse fuegos preplaneados sobre los probables puntos factibles para una emboscada.

D. Control. La dispersión en el terreno y el amplio radio de acción en que actúan las contraguerrillas, demanda el establecimiento de una eficiente red de comunicaciones que permita obtener el control de todos los participantes con el objeto de evitar la sorpresa por parte de las guerrillas.

E. Camuflaje. Este juega un papel importante pues el cuidado individual y colectivo que se observa para ocultarse de las vistas enemigas coadyuvará a evitar la sorpresa.

F. Puntos de reorganización. Se seleccionan varios puntos de reorganización sobre el itinerario, procurando que los mismos favorezcan la defensa en todas direcciones, especialmente si se ha planeado pernoctar cerca de ellos, considerando que si el terreno de esa zona favorece la defensa, también el enemigo ha pensado lo mismo y pudo haberlo ocupado antes.

G. Vigilancia. Permanecer alerta en todo momento, no dejarse engañar por lo que parezca normal, aun la actividad amigable de los civiles puede ser un engaño.

Subsección (C)
Ejecución de la reacción

 

688. Cuando se ha caído en una emboscada debe aceptarse que indudablemente esta bien implementada y que el enemigo dispone de un gran volumen de fuego que puede concentrar en cualquier parte.

689. Reacción a la emboscada. La forma más efectiva de contrarrestar una emboscada, es asumiendo una actitud totalmente ofensiva donde todas las armas disponibles contesten el fuego con el máximo de su volumen, esto requiere un mando enérgico, alta moral y disciplina, así como un buen entrenamiento para afrontar estas situaciones, inculcando un espíritu altamente agresivo, que permita lanzarse inmediatamente al asalto aunque la unidad haya sufrido fuertes bajas, pues cualquier movimiento retrógrado o defensivo conducirá a la total aniquilación de la fuerza, toda vez que la emboscada ha sido planeada para ese fin.

690. Una vez concluida la reacción, se inicia la reorganización del personal en zonas adecuadas, el establecimiento de la seguridad local, evacuación de las bajas, designación de nuevas patrullas y reanudación de la marcha hasta cumplir su misión.

691. A continuación se exponen las medidas que deben adoptarse a fin de contrarrestar una emboscada.

692. En una emboscada donde el asaltante se encuentra al alcance de las armas individuales o a menor distancia, el personal que se encuentre dentro de la zona de destrucción debe inmediatamente contestar el fuego y lanzarse sobre los individuos que lo están emboscando. El personal que no esta dentro de la citada zona, maniobrará inmediatamente sobre el o los flancos de la emboscada.

693. En una emboscada donde los asaltantes se encuentren a una distancia mayor que la anterior, y que lanzarse sobre ellos se traduciría en un fracaso, los elementos que se encuentren en la zona de destrucción deben contestar el fuego inmediatamente y establecer una base de fuegos, aprovechando las cubiertas y encubrimientos, el personal que está fuera de la zona mencionada debe maniobrar inmediatamente sobre el o los flancos enemigos.

694. En una emboscada en que todo el personal ha caído dentro de la zona de destrucción, deben seguirse los siguientes pasos:

A. En una emboscada donde los asaltantes se encuentran al alcance de las armas individuales, todo el personal contesta el fuego y se lanza al asalto contra la guerrilla.

B. En una emboscada donde los asaltantes se encuentran a una distancia mayor que la citada anteriormente, el personal dentro de la zona de destrucción, trata de salirse de ella por medio del fuego y movimiento, maniobrando inmediatamente el fuego y lanzándose al asalto.

C. La acción que adopta una fuerza a pie o desmontada, para romper una emboscada en cualquier punto, depende del terreno, la proximidad del enemigo y del dispositivo que guarde la fuerza encargada de contraatacar. Normalmente toda la unidad se lanza al asalto, o emplea el fuego y movimiento sobre cualquier punto de la emboscada. Esta medida presenta la gran ventaja de que la unidad asaltada puede efectuar una ruptura apoyada por gran potencia de fuego desde una base de fuegos establecida.

 

 

Octava Sección
Operaciones de contraguerrilla
en la selva
Subsección (A)
Generalidades.

 

695. El empleo de las patrullas es importante en cualquier tipo de terreno donde se desarrollan operaciones de contraguerrilla, sin embargo, esta importancia aumenta considerablemente cuando se actúa bajo las condiciones que la selva impone, especialmente contra guerrillas enemigas. La técnica para su empleo está influida par las características del terreno, la vegetación y la presencia de guerrillas.

696. Puede afirmarse que el contacto con el enemigo en la selva, normalmente se manifiesta por encuentros repentinos y violentos entre pequeños efectivos, primordialmente patrullas de combate en las que se requiere aplicar la capacidad de mando de los comandantes de estas pequeñas unidades. Desde luego que para lograr lo anterior, se hace indispensable formular y desarrollar un programa de instrucción especializada que en forma progresiva capacite al soldado individual y colectivamente, mediante los ejercicios que se requieran para lograr un alto nivel de adiestramiento.

697. Es necesario establecer prioridades en los conocimientos por adquirir, por lo que en la preparación de los programas se deberán incluir ejercicios sobre los siguientes temas:

A. Patrullaje.

B. Emboscadas.

C. Reacción contra emboscadas.

D. Técnicas de supervivencia en la selva.

E. Establecimiento de bases de operaciones en la selva.

F. Técnica para el manejo de pequeñas embarcaciones de remo y motor, así como la construcción de medios improvisados de paso. G. Abastecimiento y evacuaciones.

H. Empleo de helicópteros y aviones ligeros,

698. Influencia de la selva sobre el patrullaje. La vegetación, el clima, las condiciones meteorológicas y el terreno son factores que ejercen notoria influencia en las operaciones militares y limitan considerablemente la profundidad y radio de acción de las patrullas.

A. Ventajas. A pesar de la natural hostilidad del medio, existen algunas ventajas, pues la densa vegetación proporciona excelentes cubiertas y ocultamientos que favorecen la misión de las patrullas, asimismo esta vegetación y los obstáculos naturales del terreno, dificultan y restringen tanto los movimientos como la observación del enemigo. La lluvia constante combinada con los lodazales del terreno oculta o distorsiona los ruidos producidos por las patrullas en sus desplazamientos

B. Desventajas. Dificultad para el movimiento y control de personal debido a la combinación de los factores ya señalados. Facilidad de infiltración de elementos enemigos dentro de las áreas controladas. Las condiciones negativas de la selva influyen en forma decisiva en la salud de las tropas así como en su resistencia física y mental.

699. El machete debe ser el último recurso que utilice una patrulla durante una marcha en la selva, pues tiene las siguientes desventajas: aumenta considerablemente la fatiga en las tropas que van a la cabeza, produce mucho ruido y deja huellas fáciles de seguir por el enemigo.

 

Subsección (B)
Consideraciones

 

700. Observación. Todo elemento debe estar capacitado para descubrir a su alrededor cualquier indicio o señal que denote la presencia o el paso reciente del enemigo, es decir observar acuciosamente si existen pisadas en el suelo, marcas o cortes en los arboles, ramas rotas, residuos de alimentos, envolturas de papel, colillas de cigarro, hierbas aplastadas, señales de fogatas, residuos de materias fecales, etc. Informando inmediatamente a su comandante.

701 Medidas de control. Obviamente las marchas en la selva, presentan multitud de problemas de control a los comandantes, notándose que las órdenes a viva voz son de efectividad muy limitada, por lo que se requiere que dichas órdenes sean breves y claras, para que fácilmente sean entendidas por todo el personal.

702. Dispositivo de marcha. El personal normalmente utiliza dos formaciones, en columna por uno y en cuña, la primera en vegetación espesa y la segunda en terreno un poco despejado. La colocación del comandante preferentemente será con los elementos de punta debiendo ser auxiliado por los comandantes subordinados quienes se esforzarán por mantener el contacto visual aun de hombre a hombre; las armas automáticas colectivas deben ser dosificadas en todo el dispositivo a fin de que no sean puestas fuera de combate simultáneamente y pueda apoyar los contraataques.

703. Empleo de guías. Es recomendable el empleo de guías escogidos entre el personal capturado al enemigo o, bien nativos de la región. En ambos casos deben tomarse precauciones, pues en el primero pudiera ser que intencionalmente equivocaran el camino y en el segundo por tratarse de personal civil no entrenado para el combate, sus reacciones de pánico pueden delatar a la patrulla, por lo anterior, es recomendable que los guías marchen siempre cerca del comandante para su control.

704. Velocidad de marcha. Los movimientos en la selva son extenuantes tanto física como mentalmente, por lo que debe mantenerse un equilibrio continuo sobre la velocidad de la misma y la necesidad de conservar a las tropas frescas, fuertes y psicológicamente dispuestas para actuar con rapidez.

705. Los altos deben emplearse para descansar y observar, siendo el terreno el que indique los periodos de descanso y teniendo presente siempre que al reanudar la marcha debe hacerse silenciosamente y observando en todas direcciones. En los altos debe establecerse un dispositivo que proporcione seguridad en todas direcciones.

706. Debe evitarse marchar sobre caminos o veredas, sin embargo, cuando la necesidad de aumentar la velocidad de marcha lo requiere, pueden emplease, evitando dejar marcas sobre los árboles o en el terreno ya que esto ayuda a distinguir cuando un camino o vereda ha sido utilizado por el enemigo. Igualmente se recomienda evitar movimientos bruscos o falsos fácilmente vistos o escuchados a distancia. Además deben eludirse las plantaciones o terrenos preparados para cultivo.

707. El comandante se esforzará siempre por mantener el contacto con toda su unidad, regulando su velocidad de marcha conforme a la de los hombres de retaguardia, los guarda flancos conservaran el contacto con los del centro de la columna, pero en casos especiales el comandante concentrará toda su atención hacia el frente.

708. En ningún otro tipo de operaciones militares, como en el combate en la selva, la emboscada reviste mayor importancia, ya que es ahí donde adquiere su máxima efectividad y su empleo es mas constante. En esta forma peculiar de combatir el ocultamiento y los principios de secreto, sorpresa y acción ofensiva son empleados en toda su intensidad a fin de causar destrucción, confusión y el máximo de bajas al enemigo. No siendo necesaria la captura y conservación del terreno y facilitándose la infiltración de elementos, es la emboscada la forma típica de combatir de las guerrilla por esto también será empleada como forma de combatir la contraguerrilla.

709. De las consideraciones anteriores, se infiere la necesidad que el soldado debe estar psicológicamente convencido de que él, como individuo aislado, es el elemento clave para repeler una emboscada, es decir que su autodisciplina y rapidez para entrar al combate, será el factor decisivo del éxito o fracaso de su unidad cuando ha caído en una emboscada.

 

 

 

 

 

SEXTA PARTE
LAS OPERACIONES DE CONTRAGUERRILLA
URBANA
CAPITULO PRIMERO
GENERALIDADES

 

 

710. La contraguerrilla urbana, es el conjunto de operaciones que realizan fuerzas militarizadas, civiles o militares dentro de áreas urbanas, con el objeto de localizar, hostigar y destruir a fuerzas integradas por enemigos y traidores a la patria, que conducen operaciones tácticas tipo guerrilla urbana.

711. Durante las operaciones militares, normalmente las tuerzas que invaden a un país, previamente introducen en el personal especialista en guerra irregular, psicológica, etc., con objeto de organizar fuerzas que debidamente adiestradas lleven a cabo operaciones de índole diversa en contra del propio país. Dentro de éstas, se organizan guerrillas urbanas a las cuales se debe de estar en condiciones de poder destruir.

712. El país invadido, desde tiempo de paz debe adiestrar fuerzas, militarizadas en primer término y civiles y militares en segundo tiempo, para oponerse a este tipo de operaciones enemigas y organizarlas para ese fin cuando se encuentre en un caso inminente de guerra.

713. En todo caso, son las fuerzas militarizadas (policías federales, estatales, municipales, etc.) bajo la dirección de elementos militares especialistas en contraguerrilla urbana, quienes tengan la responsabilidad de destruir o nulificar la acción de la guerrilla urbana enemiga.

714. Para poder destruir o nulificar a la guerrilla urbana enemiga, es necesario en primer término tener conocimiento profundo de cuales son sus tácticas, su organización, sus posibilidades, limitaciones, etc., y adiestrar a las fuerzas de contraguerrilla urbana para el efecto.

715. Dentro de las operaciones que pueden realizar las guerrillas urbanas y los agentes clandestinos se encuentra el terrorismo, modalidad frecuentemente empleada debido a la facilidad para llevarla a cabo y el gran impacto psicológico que produce en la población.

716. Al igual que la contraguerrilla rural, la urbana comprende dos diferentes formas interrelacionadas de operaciones que son:

A. Operaciones para controlar a la población civil.

B. Operaciones tácticas de contraguerrilla urbana.

717. Las operaciones de control de la población civil en las áreas urbanas se desarrollan en forma similar y en las Mismas fases como se trató en la contraguerrilla rural, pero a los grandes problemas propios de las grandes urbes surge la necesidad de que las medidas que se adopten se intensifiquen y se apliquen en proporción a la actividad guerrillera.

718. Además de lo anterior, una bien dirigida e intensa campaña de guerra psicológica que permita ganar simpatizantes y colaboradores para la contraguerrilla urbana, y debilite la moral guerrillera así como evite el apoyo de la población civil en su beneficio. Este punto reviste una gran importancia y obliga a contar dentro de la organización contraguerrilla con personal especialista en este tipo de actividades.

719. Asimismo, todas las medidas para el control de la población civil y sus recursos producirán mayores dificultades y malestar en una ciudad que en el campo, dado la gran cantidad de personas que se verán afectadas con tales medidas restrictivas, por lo que éstas deberán de implementarse en áreas especificas y por tiempo limitado, aunadas a una gran difusión de propaganda, para que los ciudadanos acepten un pequeño sacrificio en las libertades individuales a cambio de lograr la seguridad y la tranquilidad mientras el conflicto bélico se da por terminado.

720. En las áreas donde el nivel de intensidad de la guerrilla es bajo, el papel que desempeñan las fuerzas armadas es principalmente psicológico y de asesoramiento a las fuerzas de seguridad pública. En este caso la labor rutinaria de la policía puede ser lo suficientemente eficaz para controlar la situación, estableciendo un mínimo de restricciones en las libertades de la población civil.

 

 

CAPITULO SEGUNDO
EL TERRORISMO
Primera Sección
Generalidades

 

 

721. Terrorismo: ''es el conjunto de actividades violentas, dirigidas a personas y a instalaciones públicas o privadas con propósitos de producir temor, alarma o pánico colectivos en la población, perturbando la paz pública para presionar a las autoridades en beneficio de los patrocinadores de las acciones terroristas.

722. El terrorismo es una actividad que pueden realizar ciertos elementos debidamente adiestrados, como complemento a cualquier acción guerrillera subversiva o bien como una actividad independiente, por sus características el terrorismo altera el orden público en forma progresiva y en proporción a la intensidad con que se le aplique.

723. Existen actividades terroristas realizadas con diversos fines entre otros tenemos los políticos, económicos e ideológicos y los desarrollados por grupos gangsteriles.

724. El objeto principal del terrorismo es crear un ambiente de inquietud e inseguridad, por medio de la realización de actos violentos contra una persona, grupo, organización, autoridad, etc. Generalmente para garantizar la consecución de un plan subversivo determinado (u obtener medios económicos).

725. El terrorismo puede desarrollarse en cualquier ambiente, tipo de sociedad y marco geográfico; pero el terreno donde tiene su desarrollo y una mayor garantía de éxito, es en las grandes aglomeraciones urbanas que presentan las características siguientes:

A. Dimensiones muy amplias, con gran desajuste entre servicios sociales e infraestructuras y las propias demandas, de la sociedad.

B. Generación de tensiones, inconformidades, etc., motivada por la difícil integración de la población que llega del medio rural, tratando de encontrar empleo en el medio urbano.

C. Práctica continua de agravios, surgiendo el descontento, la queja, la agresividad, que aumenta si no se lleva a cabo una política realista entre los grupos de desafectos y oportunistas que son fácil presa de ideologías extrañas.

D. Existencia de un gran número de objetivos remunerativos para la acción violenta en puntos sensibles, cuya vulnerabilidad será muy difícil de disminuir o bien requerirá de un despliegue continuo de gran número de medios para su seguridad.

E. Propagación rápida de noticias y rumores intrigantes con los cuales se puede influir en la opinión pública.

F. Condiciones óptimas para la acción violenta, impunidad, facilidades de huida y ocultación posterior de los autores.

 

 

 

Segunda Sección
Clasificación, características y actividades terroristas

 

 

726. Por las formas en que se desarrolla su acción y la finalidad inmediata y particular de cada una de ellas, el terrorismo se clasifica en:

A. Terrorismo sistemático.

B. Terrorismo selectivo.

727. El terrorismo sistemático procura mediante una acción violenta e indiscriminada crear el miedo y el terror en la población limitando o anulando sus capacidades, alcanza a toda clase de personas sin distinción de credos, jerarquías, profesiones, etc. Así como también a toda clase de objetivos físicos

728. El terrorismo selectivo como su nombre lo indica actúa concretamente sobre individuos previamente seleccionados de acuerdo a lo que ellos en si representan, pueden ser personas importantes de los ámbitos político, religioso, gubernamental, policiaco, empresarial, militar, etc.

729. Para alcanzar su finalidad no necesariamente se debe desaparecer o eliminar a la persona, sino que también se puede actuar anulándola o bien a través de ella allegarse recursos de cualquier naturaleza.

730. Actúa en general sobre el espíritu de la población, creando en el individuo un estado psicológico que lo lleva a la indiferencia o no dar crédito a la autoridad y posteriormente oponerse a ella.

731. El terrorismo ya sea sistemático o selectivo puede iniciarse simultanea o separadamente. Su opción depende de la magnitud y alcance según sea dirigido sobre la población en general o sobre individuos y/o agrupaciones particulares

732. Se debe tener en consideración que la existencia de un sistema eficiente en el terrorismo sistemático puede reducir al mínimo las posibilidades de emplear el terrorismo selectivo, dificultando el control de la población de parte de la contraguerrilla.

733. El terrorismo presenta dos etapas: A. Etapa destructiva, en la cual se infunde el terror como medio para lograr el convencimiento de la población.

B. Etapa constructiva, en la cual se explotan los éxitos alcanzados durante la primera etapa.

734. Las características que se consideran al terrorismo son entre otras las siguientes:

A. Los miembros de la organización se desenvuelven dentro de la clandestinidad.

B. Secreto en la selección de los agentes, en su instrucción y adiestramiento.

C. Necesidad de un minucioso planeo.

D. Rapidez y violencia en el cumplimiento de sus misiones.

E. Oportunidad y coordinación de sus acciones.

735. El terrorismo normalmente se vincula en forma estrecha a la acción psicológica ya que ésta se le considera como un arma eficaz productora de terror, objetivo principal de este tipo de operaciones.

736. El hecho de que este tipo de operaciones precisa de poco personal para la obtención de éxito y de gran secreto, no es necesario que los componentes de la organización abandonen las áreas urbanas excepto cuando una situación demasiado comprometida lo imponga.

737. Los métodos que los terroristas emplean para lograr su objetivo principal pueden ser entre otros los siguientes:

A. El asesinato.

B. El asalto a mano armada.

C. El secuestro.

D. El robo.

E. La extorsión.

F. Destrucción principalmente por medio de explosivos. (sabotaje).

738. Es frecuente que para este tipo de actividades se empleen a terroristas profesionales, consecuentemente los terroristas se caracterizan por ser individuos sin escrúpulos que normalmente se esconden en el anonimato o en la protección que les brinde un líder o dirigente y que para la realización de sus actividades manifiestan amplio dominio en el manejo de toda clase de armas y medios de destrucción.

 

 

CAPITULO TERCERO
ORGANIZACION Y FUNCIONAMIENTO
DE LA CONTRAGUERRILLA

 

Primera Sección
Organización

739. Para llevar a cabo operaciones de contraguerrilla urbana, en un primer tiempo es necesario organizar a las fuerzas que serán empleadas para esa finalidad. Estas fuerzas deben ser adiestradas permanentemente desde tiempo de paz, correspondiendo este tipo de misión a las tuerzas de seguridad pública en primer término y a elementos civiles y militares en segundo, pero siempre bajo la dirección de militares, especialistas en este tipo de operaciones.

740. La organización de referencia se constituye siguiendo los lineamientos normales de las unidades militares, es decir, que tendrán: mando, grupo de comando o estado mayor (según el nivel), unidades de información, combate, especialistas y de servicio, (ver Fig. No. 10).

741. Además de los componentes, las organizaciones deben ser dosificadas dentro del área urbana y para el efecto ésta debe dividirse normalmente en sectores, mismos que serán asignados de acuerdo a los objetivos que dentro de ellos se encuentren,

742. Como las operaciones de contraguerrilla urbana requieren de información veraz sobre elementos enemigos o traidores a la patria que lleven a cabo actividades tipo guerrilla urbana, es necesario contar con unidades para la búsqueda de esos informes que servirán para su localización.

743. Las fuerzas de información deben contar con el apoyo de efectivos necesarios para fijar a los guerrilleros urba-

 

 

nos y en caso dado destruirlos, debiendo tomar en cuenta que también un elemento aislado infiltrado dentro de la organización enemiga puede proporcionar informes tan valiosos que permitan a nuestras fuerzas realizar acciones previas, las que tomaran por sorpresa al adversario y provocarán su destrucción y localización de nuevos núcleos adversos.

744. Para destruir a los guerrilleros urbanos también se debe contar con unidades adiestradas para tal efecto, las que deberán ser organizadas con equipo, armamento y efectivos adecuados para llevar a cabo su misión una vez localizadas las fuerzas enemigas.

745. Todas las fuerzas organizadas para actuar contra las guerrillas urbanas deben ser apoyadas por los diversos servicios (alimentación, transporte, comunicación, etc.) para poder cumplir con su misión en forma más efectiva. Esta necesidad obliga a tomar en cuenta dentro de la organización de contraguerrilla urbana el apoyo de los servicios.

746. En ocasiones y de acuerdo al área donde se desarrollen las operaciones, el tipo de enemigo que se opone, y de la actividad que se propone realizar este, deberán organizarse fuerzas de tarea que respondan eficazmente a la situación de ese momento, esto incluye personal de información de combate (que cuente con especialistas en rapel, explosivos, tiradores selectos, etc.) y de apoyo de servicios.

747. En cualquier caso debe de contarse en todos los niveles con tuerzas de reserva, de preferencia altamente móviles que puedan concurrir rápidamente a un área que se encuentre comprometida o con objeto de relevar, reforzar o apoyar a las tuerzas de combate.

 

 

Segunda Sección
Funcionamiento

 

 

748. Mando, el mando es el único responsable de lo que se haga o deje de hacer dentro del área o sector urbano bajo su responsabilidad, además será quien tome las decisiones que considere necesarias y emita las directivas para el planeo que elabore su estado mayor o grupo de comando.

749. El estado mayor (o grupo de comando) será el encargado de elaborar los planes y órdenes necesarios, de acuerdo a las directivas del comandante del área o sector urbano, girar las órdenes y supervisar su ejecución debiendo de informar cualquier anomalía que observen, provocar la información necesaria y analizarla para su mejor provecho, dosificar las fuerzas y proporcionar los apoyos correspondientes.

750. Las unidades de información. Deben de llevar a cabo todo tipo de actividades tendentes a buscar la información veraz y centralizarla oportunamente hacia el estado mayor (o grupo de comando) correspondiente. Debe tomarse en cuenta que estos elementos son especialistas en buscar la información y no en valorizarla por lo que todo tipo de informes a que tengan acceso aun cuando a su parecer sean insignificantes, deberán ser centralizados.

751. Además las unidades de información si sus capacidades se lo permiten, una vez localizada la guerrilla deberán fijarla y destruirla, en caso contrario informar oportunamente para emplear a las fuerzas de combate o a la reserva según el caso lo amerite.

752. Las fuerzas de combate. Serán las encargadas de realizar las tácticas pertinentes para exterminar a las guerrillas urbanas dentro del área o sector que les corresponda, esta misión deberá ser coordinada con las fuerzas de información una vez localizada y fijada la guerrilla enemiga; en caso de que la fuerza de información no pudiera fijarla, la perseguirá e informara al escalón superior correspondiente a efecto de ser reforzada.

753. Las fuerzas de reserva. Serán las encargadas de relevar, reforzar o apoyar a órdenes del comandante del área o sector, a las fuerzas de combate o información, en ocasiones completarán la acción táctica de la fuerza de combate. Su acción debe ser inmediata por lo que deberá contar con medios móviles, armamento y equipo adecuados.

754. Los servicios deberán apoyar dentro de su especialidad a las fuerzas integrantes de la contraguerrilla, de acuerdo a sus funciones y a la situación que se viva, estableciendo modalidades y prioridades de apoyo.

CAPITULO CUARTO
CARACTERISTICAS, POSIBILIDADES Y LIMITACIONES
DE LA CONTRAGUERRILLA
Primera Sección
Características

 

755. A la contraguerrilla urbana, se le pueden apreciar las siguientes características básicas:

A. Superposición de espacio con el enemigo

B. Se desarrolla en un área urbana administrada por el gobierno legalmente constituido.

C. Dispersión.

D. Las operaciones son realizadas normalmente por las fuerzas de seguridad pública.

756. Superposición de espacio con el enemigo. Esta característica es debida a que los núcleos de guerrilla urbana normalmente actúan clandestinamente dentro de las ciudades y poblaciones de importancia, con el objeto de lograr la animadversión del pueblo hacia el gobierno constituido para ganar adeptos y simpatizantes de los diferentes sectores de la población hacia la causa. Esto se debe a que las operaciones de contraguerrilla urbana en lo fundamental son muy similares a las que se realizan en las áreas rurales, con la diferencia de que el guerrillero se mueve, vive y actúa profundamente incrustado dentro de la organización social del área urbana por la que la identificación de éste se constituye en una de las tareas más importantes de las fuerzas contraguerrillas, sus esfuerzos, no sólo son contra la guerrilla urbana sino también contra la organización clandestina en la que puede apoyarse ésta, ya que el guerrillero urbano no es más que un combatiente clandestino, cuyos procedimientos de lucha son diferentes al terrorista o saboteador pero la forma de mantener secreta su identidad real es la misma.

757. Desarrollo en un área urbana administrada por un gobierno propio. La característica que se presenta es debido a que como se expresó en el párrafo anterior, será el gobierno constituido dentro de las ciudades y poblaciones el que al sentir el ataque de guerrillas urbanas, emplee inicialmente a las fuerzas de seguridad para defenderse de las acciones enemigas (secuestros, tácticas de calle, emboscada, etc.) a efecto de continuar con la administraron publica libremente de acuerdo a los estatutos establecidos por la ley.

758. Dispersión. Esta implica la distribución de fuerzas dentro del área urbana la que facilitará localizar, fijar y en su oportunidad destruir a las guerrillas; asimismo permitirá al mando obtener información del área de operaciones bajo su responsabilidad.

759. Operaciones realizadas por fuerzas de seguridad. Esta característica se desprende de la normal disposición de fuerzas de seguridad pública en todas las poblaciones del país, las fuerzas militares de acuerdo a la constitución que nos rige actualmente, tiene perfectamente determinadas las misiones para las cuales fueron organizadas y en caso de conflicto armado, seria un error distraer parte de las fuerzas armadas para llevar a cabo operaciones de contraguerrilla urbana; esto únicamente se presentará cuando las fuerzas de seguridad pública sean incompetentes para sostener la situación que se les presente. Caso contrario serán ellas las que actúen buscando en toda ocasión la dirección de elementos militares especialistas en el tema y el apoyo de la población civil.

Segunda Sección
Posibilidades

 

760. La contraguerrilla urbana tiene entre otras las siguientes posibilidades.

 

 

A. Puede detectar a las guerrillas urbanas aislándolas del resto de la población. Esta posibilidad se cristaliza por la red de información que normalmente se organiza y por las patrullas de combate que se desempeñan dentro de la población, así como por los efectos que arrojan las operaciones psicológicas.

B. Tiene capacidad de fijar y destruir a las guerrillas urbanas. Lo anterior se debe a que las fuerzas de seguridad pública cuentan normalmente con mejor armamento y mayor fuerza así como de un desarrollado sistema de abastecimientos.

C. Puede nulificar las acciones de guerrilla urbana, es decir que si los guerrilleros dentro de un área urbana, observan constante actividad por parte de las fuerzas de seguridad pública, no podrán actuar libremente por razones de seguridad, quedando nulificada su acción.

D. Tiene capacidad para proporcionarse seguridad. Uno de los objetivos de la guerrilla urbana es el de fijar a las fuerzas de seguridad pública en sus respectivos alojamientos; adueñarse de instalaciones de comunicaciones, suministro de agua, energía eléctrica, etc. Las fuerzas de seguridad pública por su armamento y efectivos pueden evitar este tipo de acciones en su contra mediante la organización de un sistema de seguridad que cuente con medios rápidos de comunicación.

Tercera Sección
Limitaciones

 

761. Las limitaciones que puede tener la contraguerrilla urbana son entre otras, las que a continuación se enlistan:

A. Necesidad de información oportuna, veraz y actualizada. Debido al compartimentaje de las guerrillas en su organización, la facilidad para ocultarse que le proporcionan las características propias de las áreas urbanas, así como su forma de operar, dificultan la obtención de información precisa que permita al comandante de la contraguerrilla llevar a cabo sus operaciones en forma eficaz para coartar o arrebatar la iniciativa a los guerrilleros.

B. Necesidad de apoyo de la población civil. Se debe tomar en cuenta que las campañas psicológicas deben de ir acompañadas de acciones en beneficio del pueblo, ya que de lo contrario éstas irán al fracaso, pues si por un lado se trata de influir en los ciudadanos para que colaboren con nuestras operaciones y por el otro se les oprime, es indudable que los resultados sean poco satisfactorios; es por eso que al implantar las medidas para controlar a la población civil, éstas deben acompañarse de las respectivas propagandas para que las restricciones impuestas sean tomadas con convicción por parte de quienes las sufren. Una consideración de importancia es el hecho de que las contraguerrillas tienen a su disposición las fuerzas de reacción y la capacidad de fuego necesaria para hacer frente a la guerrilla; pero a cambio de ello, existe la restricción de no poder hacer uso indiscriminado, de esa capacidad por los efectos adversos que pueden producirse en la población civil, lo que se traduce en una desventaja.

C. Necesidad de medios rápidos de comunicación y transporte.

Debido a la intensidad del tráfico y las grandes construcciones de las áreas urbanas, los movimientos se canalizan y las comunicaciones están permanentemente expuestas a la intercepción e interferencia, de ahí surge la necesidad de dotar a la contraguerrilla con medios de transmisiones, de largo alcance y de tamaño pequeño, para su fácil transportación, procurando que tengan varias frecuencias y mínimas posibilidades de interferencia e intercepción, Por otra parle para contrarrestar la dificultad en los movimientos es necesario proporcionar a la contraguerrilla, medios de transporte terrestre y aéreos principalmente vehículos blindados de reconocimiento y helicópteros.

D. Reducido campo de acción en sus operaciones. Independientemente de considerar como zona de acción de la contraguerrilla a toda el área urbana, sus operaciones se constriñen a puntos específicos dentro de la misma, donde actúa la guerrilla.

E. Dificultad en el control de las operaciones. Como consecuencia de la forma dispersa de actuar de las guerrillas, obliga a emplear un mayor número de efectivos, ambos aspectos complican la coordinación y control de las operaciones de contraguerrilla.

 

 

CAPITULO QUINTO
FASES DE LAS OPERACIONES TACTICAS DE
CONTRAGUERRILLA URBANA

 

 

762. Las fases para destruir a las bandas de traidores y enemigos que realizan operaciones de guerrilla urbana, pueden resumirse de la manera siguiente:

A. División territorial del área urbana (población, ciudad).

B. Organización de las fuerzas de tarea órganos de información C. Dosificación de la fuerza.

D. Establecimiento de bases de operaciones

E. Búsqueda y centralización de información.

F. Establecimiento de las medidas de seguridad.

G. Localización del enemigo. H. Fijación de la guerrilla urbana. I. Destrucción.
763. División territorial del área urbana. La división territorial de la ciudad o población, en la que se tan detectado actividades de guerrilla urbana se lleva a cabo en tantos sectores como se consideren necesarios tomando en cuenta las características del área urbana, la densidad de población, la localización de áreas de mayor incidencia de actividad de la guerrilla y otras consideraciones pertinentes de acuerdo a la situación que se viva, Si algún sector resulta demasiado extenso éste se subdividirá en subsectores.

764. Organización de las fuerzas de tarea y órganos de información. Se llevará a cabo, según lo expresado en el capitulo tercero (organización y funcionamiento de la contraguerrilla). Primera Sección, organización, de esta parte del presente manual.

765. Dosificación de la fuerza. Una vez dividida el área urbana y organizadas las fuerzas de tarea es necesario dosificarlas de acuerdo a la extensión de los sectores y la cantidad de guerrilleros urbanos que se estimen en cada uno cuya destrucción se considera el objetivo principal, así como de la cantidad de efectivos con que se cuente. Se debe tener mucho cuidado al dosificar las fuerzas de tal manera de no provocar esfuerzos excesivos o la inactividad.

766. Establecimiento de las bases de operaciones. Para ubicar las bases de operaciones de contraguerrilla urbana se tomará en cuenta que éstas se establecerán en construcciones que se encuentren dentro de la ciudad pero se deberá buscar que cuenten con las siguientes características: que tengan fáciles vías de acceso y salida, que se encuentren cercanas a los lugares donde se haya detectado la actividad más fuerte del enemigo y que cuenten con facilidades para la defensa. Las bases que se establezcan serán las siguientes.

A. Base principal de operaciones. Donde se encontrará el comandante de la totalidad de las fuerzas de contraguerrilla urbana.

B. Bases de operaciones de sector urbano.

C. Bases de operaciones de subsector urbano (si procede).

 

767. Búsqueda y centralización de información. Esta fase es una de las más importantes pues alrededor de ella giran todas las posibilidades de éxito de las fases subsecuentes, siempre y cuando la información sea veraz y oportuna y difundida a quien corresponda para su explotación adecuada.

768. Para buscar la información se emplearán agentes secretos y confidenciales, agencias y órganos de información; dentro de estos últimos se pueden destacar patrullas con la fuerza suficiente que además de buscar los informes sirvan como fuerza de hostigamiento, ya que al saturar el área mantendrán inactivos o en continuo movimiento a los guerrilleros urbanos separándolos de sus fuentes de apoyo y debilitándolos física y moralmente.

769: Las misiones de hostigamiento mencionadas en el párrafo anterior comprende:

A. Reconocimientos para localizar bases de operaciones, casas de seguridad y al personal de traidores y enemigos que actúan como guerrilleros urbanos.

B. Incursiones en las bases de operaciones, casas de seguridad, etc., de los guerrilleros urbanos.

C. Emboscadas en caso de detectar movimientos de la guerrilla urbana.

770. Las patrullas de reconocimiento, dentro de sus misiones tienen las de fijar a guerrillas urbanas enemigas y su destrucción de ser posible, caso contrario solicitarán de inmediato el empleo de la fuerza de reacción del escalón inmediato superior.

771. Establecimiento de las medidas de seguridad. Las medidas de seguridad serán entre otras:

A. Procedimientos sistemáticos de operar para que las fuerzas contraguerrilleras se proporcionen seguridad.

B. Sistema de seguridad de bases de operaciones y sus alrededores para evitar incursiones.

C. Seguridad en los movimientos empleando al máximo los destacamentos de seguridad.

D. Seguridad de personalidades susceptibles de secuestro o asesinato.

E. Seguridad de instalaciones susceptibles de ser atacadas u ocupadas, como instituciones bancarias, instalaciones de suministro de los diversos servicios públicos, instalaciones gubernamentales, prisiones y otros.

772. Localización del enemigo. Esta fase se cumple cuando se tiene conocimiento verdadero y exacto de la guerrilla urbana y es consecuencia de la búsqueda de información; una vez localizada la guerrilla urbana se debe tener mucho tacto y guardar el secreto de evitar que al sentirse descubierta actúe rápidamente y escape de nuestro control.

773. Fijación de la guerrilla urbana. Una vez localizada la guerrilla urbana se debe estar en condiciones de mantener el contacto y de ser posible fijarla en una sola ubicación, a efecto de facilitar su destrucción o captura.

774. Destrucción. Cuando una guerrilla urbana ha sido localizada y fijada se procederá a su destrucción, ya sea por la patrulla o por la fuerza de reacción que normalmente se encontrará en la base de operaciones correspondiente.

775. La fuerza de destrucción deberá estar constituida por unidades móviles con suficiente fuerza de combate para destruir a las guerrillas urbanas. Si se cuenta con helicópteros la actuación de esta fuerza de reacción será más oportuna y efectiva.

776. La magnitud de la fuerza de reacción depende de la cantidad de elementos enemigos localizados, de los efectivos disponibles y del nivel de la base de operaciones de que se trate, además de la misión de destrucción ésta puede relevar, reforzar o apoyar a las patrullas de combate.

 

 

CAPITULO SEXTO
LAS OPERACIONES TACTICAS DE
CONTRAGUERRILLA URBANA
Primera Sección
Generalidades

 

 

777. Las operaciones de contraguerrilla urbana, a diferencia de las usadas en el ámbito rural, dan prioridad al empleo de medios no militares a fin de afectar directamente a los guerrilleros y evitar dañar a la población, estas operaciones pueden ser las siguientes:

A. Operaciones ofensivas.

B. Operaciones de reacción.

C. Operaciones preventivas.

 

Segunda Sección
Operaciones ofensivas

 

 

778. Estas operaciones se caracterizan por el empleo de unidades militares con el propósito especifico de destruir a las guerrillas utilizando al máximo el cerco y los procedimientos usuales para el combate en poblados como consecuencia de la presencia de la población civil no se podrá emplear todo el volumen y potencia de fuegos disponibles para destruir a las guerrillas.

779. La base para la realización de estas operaciones la constituye el conocimiento preciso de la ubicación de los guerrilleros, una vez ubicados se seguirán los siguientes pasos:

A. Cercar el área sospechosa con tropas y elementos de las fuerzas de seguridad pública complementando esta acción con barricadas y alambradas.

B. Informar a la población civil cercada el motivo de la operación así como los procedimientos que deberán seguir para salir del área. Esta información se proporcionará mediante volantes lanzados desde el aire, magnavoces y el empleo de los medios de comunicación masiva existentes. Dicha información incluirá la hora en que el área cercada será atacada a menos que los guerrilleros entreguen sus armas y se rindan.

C. Establecer puestos de revisión con personal capacitado para la verificación de los documentos de identidad expedidos oficialmente a fin de evitar las falsificaciones así como con elementos de información militares capacitados para reconocer a los elementos sospechosos.

D. La prioridad para salir por los puestos de revisión será la siguiente:

a. Mujeres y niños.

b. Hombres mayores de 50 años.

c. El resto de la población masculina,

E. Acondicionar áreas especificas perfectamente guarnecidas para conducir a los sospechosos, cualquiera que sea su edad o sexo.

F. Dividir el área cercada en sectores delimitados por calles especificas.

G. Una vez evacuada el área, se procederá a entrar en ella, empleando fuerzas militares organizadas para el efecto a fin de ir ocupando en forma minuciosa cada uno de los sectores asignados. El empleo de tiradores selectos y equipos de rastreadores auxiliados por perros proporcionarán mejores resultados en la operación.

H. Se debe mantener una estrecha vigilancia sobre túneles subterráneos de desagüe o del "metro" en caso de existir éstos ya que podrían ser utilizados como vías de escape.

I. Las acciones que se desarrollen dentro de los sectores serán eminentemente ofensivas, empleando al máximo el fuego y el movimiento así como los vehículos blindados de reconocimiento y helicópteros.

J. La red de transmisiones establecida para la operación deberá permitir el enlace ente las diferentes unidades, los puestos de revisión y el escalón superior.

K. Se dará prioridad a la captura de guerrilleros que a la eliminación de éstos, debido a la importancia que presenta el obtener información de los mismos.

L. La búsqueda de depósitos y estaciones de radio clandestinas será uno de los objetivos de la operación.

M. Independientemente de que un grupo de guerrilleros llegase a rendirse antes del ataque, el área deberá ser siempre registrada para cerciorarse de que no han quedado elementos escondidos en ella, así como armas, municiones, equipo o propaganda.

 

 

Tercera Sección
Operaciones de reacción

 

 

780. El desconocimiento del lugar y hora del ataque guerrillero obligará a mantener fuerzas de reacción altamente móviles y potentes situadas en aquellas áreas cercanas a los objetivos susceptibles de ser atacados. La ubicación y composición de dichas fuerzas se fundamentará en un análisis de las posibilidades guerrilleras, de la redituabilidad de los probables objetivos y de las rutas a seguir para acudir en apoyo. Habrá ocasiones que será preferible el empleo de elementos transportados en helicóptero previa selección de zonas adecuadas y protegidas, adyacentes a dichos objetivos.

781. Cuando las estimaciones sobre el particular permitan deducir la imposibilidad de apoyar con oportunidad a las fuerzas que proporcionan seguridad a una instalación determinada, estas deberán reforzarse.

782. Las fuerzas de reacción organizadas para desplazarse por vía terrestre cantaran con equipo adecuado para eliminar barricadas y con unidades blindadas de reconocimiento para hacer frente a emboscadas tendidas durante su desplazamiento.

 

 

Cuarta Sección
Operaciones Preventivas

 

783. Estas operaciones tendrán como finalidad reducir al máximo las posibilidades de las guerrillas para realizar cualquier tipo de acción exitosamente. Su realización se coordinará y apoyara fundamentalmente en las medidas tomadas para el control de la población civil. Las acciones más usuales serán las siguientes:

A. Patrullaje.

B. Señalamiento de zonas prohibidas.

C. Protección de personas claves, funcionarios civiles y militares.

D. Puestos de control y revisión.

E. Intercepción e interferencia de las comunicaciones guerrilleras o clandestinas.

784. Patrullaje.

Este podrá ser terrestre o aéreo a fin de detectar cualquier actividad sospechosa o no autorizada. Los horarios e itinerarios de las patrullas terrestres no deberán de ser rígidos a fin de dificultar la acción guerrillera en su contra. La comunicación con el escalón superior y con la fuerza de reacción más cercana deberá permanecer abierta a fin de actuar oportunamente.

785. Señalamiento de zonas prohibidas

Las medidas de reubicación de la población a áreas previamente designadas dejarán zonas de la ciudad completamente deshabitadas, en las cuales estará prohibida la presencia o transito de individuos no autorizados, cualquier elemento encontrado en ellas será detenido y sujeto a investigación. El patrullamiento constante de dichas zonas permitirá constatar el cumplimiento de esta disposición, la cual debe de hacerse del conocimiento de la población civil con la anticipación pertinente empleando todos los medios de comunicación existentes.

Los alrededores de las instalaciones vitales para el servicio de la ciudad, tales como los relativos a la producción de elementos estratégicos o necesarios al esfuerzo de guerra, o simplemente de importancia para la economía y subsistencia de los habitantes, así como los puestos policiacos y militares, deberán de ser consideradas como zonas prohibidas.

786. Protección de personas claves, funcionarios civiles o militares.

Siendo los secuestros una de las acciones más redituables para la guerrilla deberán de tomarse toda clase de medidas para prevenirlos, aun cuando no existen medidas de seguridad capaces de proteger totalmente a un individuo del riesgo de ser secuestrado, a menos que siempre lo hacia con un gran despliegue de escoltas en público, no sólo para proteger su persona, sino para bloquear toda vía de escape. Ello significaría un empleo excesivo de medios difícil de lograr.

Por lo tanto, para evitar un secuestro la solución debe de residir en una variación inteligente del itinerario y el horario, aunado a un sistema policiaco sumamente eficiente dotado de un excelente sistema de comunicaciones que permita destacar por radio a efectivos del ejército y policiacos para establecer barreras en todas las vías de escape en el menor tiempo posible.

787. Puestos de control y revisión.

Estos puestos tienen por objeto exigir el cumplimiento de las medidas de control en áreas especificas de la ciudad, en las entradas y salidas de ésta, sobre las carreteras y caminos. Estos puestos están enlazados entre sí por medios de comunicación inalámbricas y por patrullas que con su presencia cubran sectores susceptibles de ser empleados para evadir los puestos de control, asimismo la fuerza a de reacción de la contraguerrilla estará en capacidad de apoyar o reforzar a los citados puestos.

La composición de los puestos de control debe ser de tal forma que les dé autosuficiencia ante un ataque por sorpresa, durante el tiempo que tarde el auxilio de las patrullas o de la fuerza de reacción.

788. Intercepción e interferencia de las comunicaciones guerrilleras o clandestinas.

La intercepción se realiza mediante el empleo de escuchas complementados con analistas de tráfico. La interferencia dificulta el enlace por medios inalámbricos de las guerrillas, dado que los medios que utilizan estas son generalmente de poca potencia, se facilita la realización de estas acciones, mediante el empleo de equipo adecuado, se podrá localizar con relativa exactitud la ubicaban de la estación de radio guerrillera y actuar en consecuencia.

789. Seguridad a instalaciones vitales. Independientemente de la existencia de zonas prohibidas alrededor de estas instalaciones y de la presencia de unidades para su defensa, deberán de implementarse todas las medidas de seguridad física posibles a efecto de persuadir a los guerrilleros de la inutilidad de llevar a cabo una acción en su contra y en caso de que llegase a realizarla, ésta se dificulte al máximo.

790. Las operaciones preventivas podrán un sinnúmero de procedimientos, tan diversos y novedosos como el ingenio y el conocimiento de la población los tenga quien sea responsable de su implementación.

 

 

 

CAPITULO SEPTIMO
OPERACIONES DE CONTROL DE LA
POBLACION CIVIL
Primera Sección
Generalidades

791. Considerando que un poblado en el área rural es diferente a una ciudad en sus dimensiones, numero de habitantes por controlar, nivel socioeconómico e idiosincracia, se aceptará que su población reacciona en forma distinta.

792. En las áreas rurales la población será generalmente homogénea, de origen campesino y educación y situación económica y social precaria. Su concepto político de la situación será sumamente diferente al de los habitantes de la ciudad En las áreas urbanas la heterogeneidad de costumbres, educación, nivel socioeconómico, grado de politización de las masas, etc. Será de tal magnitud y variedad que se considera necesario la realización de un estudio del área urbana de que se trate, a fin de dividirla por zonas en las cuales existan mayores similitudes que diferencias.

 

Segunda Sección
Medidas de control

793. Las medidas de control de la población, mis comúnmente empleadas en las áreas urbanas son las siguientes:

794. Reubicación de población. Sólo se hará por necesidades verdaderamente vitales, como en el caso de establecimiento de zonas prohibidas que comprendan objetivos remunerativos para las guerrillas.

795. Toques de queda. Por la forma en que afectan a la población de grandes ciudades, por los problemas que implican y ocasionan, merecen un análisis más profundo y extenso que el realizado para las poblaciones del área rural.

796. El toque de queda no sólo deberá aplicarse en el área donde opera la guerrilla sino también en donde exista la posibilidad de conflicto. Las personas que violan esta disposición se consideran infractores de la ley lo cual hace posible tomar acciones más firmes contra éstos, facilitando detención de presuntos miembros de la guerrilla o del movimiento clandestino.

797. Al proveer seguridad por áreas, el toque de queda reduce el número de fuerzas de seguridad que se necesita desplegar en edificios o establecimientos vulnerables. Esto permite concentrar las fuerzas para actuar donde la situación lo requiera. La unidad táctica que probablemente sería eficaz contra el toque de queda es la desobediencia en masa, y tal acción requiere un grado de disciplina que rara vez ocurre.

798. Esta medida deberá imponerse previa advertencia a la población, de lo contrario, existe el peligro de que gran número de personas inocentes sean arrestadas. La difusión del aviso previo dependerá de la extensión de la zona en que se impondrá y del tiempo que requiera la población para regresar a sus hogares.

799. De la misma forma que el comandante de una fuerza en combate no espera adoptar una retirada cuando su posición es desesperante, igualmente la imposición del toque de queda deberá de decirse antes de que la situación se vuelva incontrolable. Este deberá conceptuarse mas bien como una medida preventiva que como una acción para salir de una situación difícil ya existente.

800. Independientemente de las disposiciones que implica el toque de queda, durante el día podrán establecerse otras medicas, tales como:

A. Prohibición de reuniones, mítines o concentraciones.

B. Cierre temporal de empresas, industrias, instituciones diversas, etc. Durante el tiempo estrictamente necesario para efectuar un registro, como ello ocasiona molestias a la población afectada, por esgrimirse alguna justificación que cause animadversión en contra de los guerrilleros.

C. Inspecciones sorpresivas de documentos de identidad a la salida de los centros de trabajo, de diversión o en la vía pública.

D. Registro esporádico de vehículos.

E. Control y racionamiento de víveres, medicamentos y combustibles.

F. Control estricto de explosivos y sus componentes, así como de armas y municiones.

801. Estas y otras medidas más, limitarán la actuación de los guerrilleros o agentes clandestinos; pero no debe olvidarse que las molestias ocasionadas a la población pueden desbordar los ánimos de la misma, si quienes las llevan a cabo no cuentan con el adiestramiento y preparación adecuada para realizar su cometido con eficiencia pero al mismo tiempo con cortesía. Al igual que el guerrillero, el soldado como individuo es el principal propagandista de las contraguerrillas y lo que ellas representan.

802. Aunadas a las anteriores medidas se desarrollan otras operaciones fundamentales como las siguientes:

A. Un planeo detallado de la acción psicológica, en virtud de que la propaganda deberá implementarse de acuerdo al estrato social al que vaya dirigida.

B. Asimismo, la labor social deberá de significarse en las zonas marginadas de la ciudad en forma preponderante pero sin olvidar que en zonas de clase media o alta también existirán problemas que puedan ser resueltos mediante la utilización de acciones gubernamentales con la asesoría militar, a fin de que la presencia del ejército permita alcanzar los objetivos que se pretendan.

803. La organización de la red de información, incluida hasta el nivel manzana; esta operación permite un mayor control, ya que permite mantener constante vigilancia y obtener información sobre el movimiento de las personas que las habitan.

804. El control por manzanas se establece designando una o más a cada informante, todos ellos desconocidos entre si, para que vigilen e informen sobre cualquier actividad sospechosa. Estos informantes sólo son conocidos por agentes de la red de información y trabajan generalmente a cambio de recompensas de diferente índole. La existencia de más de un informador permite comprobar la veracidad de los datos recibidos y ampliar la información.

 

SEPTIMA PARTE

 

DEFINICIONES Y SIMBOLOS
CAPITULO PRIMERO
DEFINICIONES

 

805. Los términos empleados en este manual han sido creados, ampliados o interpretados para facilitar su comprensión, ya que una correcta interpretación de la terminología, redunda en beneficio de la unidad de doctrina.

806. Agentes confidenciales.

Personas adictas al movimiento de resistencia que de propia voluntad y sin pertenecer a ningún grupo de movimiento, proporcionan su apoyo esporádico mediante actividades de información y enlace entre los integrantes de dicha fuerza de resistencia.

807. Agente secreto.

Es aquel elemento de una fuerza de resistencia que opera en áreas bajo control directo del enemigo, su actuación es secreta.

808. Auxiliar.

Es aquel elemento de una fuerza de resistencia que opera normalmente en áreas rurales, proporciona apoyo material al movimiento guerrillero. Su actuación es secreta.

809. Fuerza de resistencia.

Es aquella fuerza constituida por guerrilla y su apoyo de elementos civiles integrados por agentes auxiliares y secretos.

810. Guerrillas.

Unidades o grupos integrados por personal militar, militarizado, civil o una combinación de ellos, que materializan la acción militar abierta de un movimiento de resistencia y que se encargan de llevar a cabo la guerra de guerrillas.

811. Guerra de guerrillas,

Exponente máximo de la guerra irregular en la que se llevan a cabo operaciones militares abiertas con tácticas y técnicas especiales, conducidas por organismos militares, civiles, militarizados o una combinación de ellos en territorio bajo control del enemigo.

812. Guerra Irregular.

Término empleado para abarcar los campos interrelacionados de un movimiento de resistencia y de la guerra de guerrillas, incluye las operaciones de contraguerrilla.

813. Movimiento de resistencia.

Esfuerzo organizado Por todos los recursos del país para hacer frente a una fuerza invasora en el territorio nacional.

814. Operaciones clandestinas.

Son actividades planeadas y conducidas de tal manera que se oculta la identidad del organizador en vez de ocultar la operación en si.

815. Operaciones de guerrilla como forma de actuar.

Son aquellas operaciones conducidas por fuerzas ligeras civiles, militares o militarizadas en la retaguardia del adversario para coadyuvar con las operaciones del ejército regular.

816. Operaciones de guerrilla como forma de lucha.

Son aquellas conducidas por fuerzas civiles, militarizadas, pobremente armadas, equipadas o adiestradas contra ejércitos constituidos. Dichas fuerzas tienden a organizarse, equiparse o adiestrarse en el combate, para transformarse en ejército regular.

817. Operaciones de contraguerrilla.

Son aquellas conducidas por fuerzas civiles, militares o militarizadas en terreno propio para localizar, hostigar y destruir a fuerzas integradas por enemigos y traidores a la patria, que conducen operaciones militares con tácticas de guerrilla.

818. Operaciones psicológicas.

Empleo planeado de la propaganda, contrapropaganda y otras medidas, con el propósito de influir en las operaciones, emociones, actitudes y conductas de grupos amigos, neutrales u hostiles, de tal forma que ayuden a la obtención de los objetivos nacionales.

819. Operaciones secretas.

Son actividades planeadas y conducidas en tal forma que la actividad en si no se descubra.

820. Propaganda.

Es cualquier información, ideas o exhortaciones especiales diseminados para influir las opiniones, emociones, actitudes o comportamiento de grupos específicos para el beneficio del promotor, ya sea directa o indirectamente.

821. Sabotaje.

Actividades clandestinas violentas o no, tendentes a destruir el potencial económico del país, dañando materialmente a las industrias o instalaciones vitales, ya sean estas centralizadas o descentralizadas por el gobierno o bien de propiedad privada.

822. Subversión.

Término empleado para designar todas aquellas actividades tendentes a minar la estabilidad política, económica, militar y social del país atacando velada o abiertamente a las instituciones establecidas por la Constitución Política.

823. Terrorismo.

Conjunto de actividades violentas, dirigidas a personas o instalaciones públicas o privadas, con propósito de producir temor, alarma o terror colectivo en la población, como un medio de expansión política y que facilita las fuerzas subversivas.

824. Seguridad interior.

Condición permanente de libertad, paz y justicia social dentro de un marco institucional y de derecho procuran los poderes de la federación mediante acciones políticas, sociales, económicas y militares tendentes a equilibrar dinámicamente las operaciones e intereses del propio país. (Colegio de Defensa Nacional).

825. Rebelión.

Las que con violencia o uso de las armas trata de abolir o reformar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, reformar, destruir o impedir la integración de las instituciones constitucionales de la federación o su libre ejercicio; y separar o impedir el desempeño de su cargo a alguno de los altos funcionarios de la federación.

826. Beligerancia.

Reconocimiento por los estados extranjeros de que dentro de algún estado existe una situación de guerra civil. Su determinación es política, no legal (Seguridad Nacional) (D.R.I.).

 

 

CAPITULO SEGUNDO
SIMBOLOS

 

827. Puestos de mando.

Comandancia o cuartel general regional de guerra irregular.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INDICE

 

 

 

 

PAGINA.

 

PROLOGO........................................................... 5

 

CUARTA PARTE
INTRODUCCION

CAPITULO PRIMERO.

ANTECEDENTES HISTORICOS 7

CAPITULO SEGUNDO.

CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE LAS OPERACICNES

DE CONTRAGUERRILLA 0 RESTAURACION DEL ORDEN.... 12

CAPITULO TERCERO.

SITUACION LEGAL DE LAS FUERZAS QUE SE OPONEN

A UN CONFLICTO ARMADO MEDIANTE PROCEDMIENTOS

IRREGULARES 15

QUINTA PARTE
LAS OPERACIONES DE CONTRAGUERRILLA
RURAL

CAPITULO PRIMERO.

GENERALIDADES ..........................................................19

PRIMERA SECCION.

INTRODUCCION 19

SEGUNDA SECCION.

CONSIDERACION DE LOS FACTORES TACTICOS 22

TERCERA SECCION,

FUERZAS QUE PUEDEN ENFRENTAR A LAS UNIDADES

DE CONTRAGUERPILLA 25

CAPITULO SEGUNDO.

FACTORES FUNDAMENTALES 27

PRIMERA SECCION.

FACTORES QUE AFECTAN LAS OPERACIONES 27

CAPITULO TERCERO.

INFORMACION Y CONTRAINFORMACION 29

PRIMERA SECCION.

LA INFORMACION 29

SEGUNDA SECCION.

LA CONTRAINFOPMACION 33

CAPITULO CUARTO.

OPERACIONES PARA CONTROLAR A LA

POSLACION CIVIL 37

PRIMERA SECCION.

GENERALIDADES 37

SEGUNDA SECCION.

OPERACIONES PARA CONTROLAR A LA

POBLACION CIVIL .............................................................38

CAPITULO QUINTO.

OPERACIONES TACTICAS DE CONTRAGUERRILLA 42

PRIMERA SECCION.

GENERALIDADES 42

SEGUNDA SECCION.

CARACTERISTICAS DE LAS OPERACIONES DE

CONTRAGUERILLA 44

TERCERA SECCION

ADIESTRAMIENTO 48

CUARTA SECCION.

ORGANIZACION DE UNIDADES PARA LA CONDUCCION

DE OPERACIONES TACTICAS DE CONTRAGUERILLA .....50

SUBSECCION (A).

CONSIDERACIONES 50

SUBSECCION (B).

CARACTERISTICAS, POSIBILIDADES Y LIMITACIONES

DE LAS DIVERSAS UNIDADES 53

QUINTA SECCION.

FASES DE LAS OPERACIONES TACTICAS DE

CONTRAGUERRILLA 59

SEXTA SECCION.

OPERACIONES DE PATRULLAS DE CONTRAGUERRILLA 65

SUBSECCION (A).

GENERALIDADES 65

SUBSECCION (B).

CONDUCTA DURANTE LA OPERACION 68

SEPTIMA SECCION.

REACCION A LA EMBOSCADA............................................. 77

SUBSECCION (A).

GENERALIDADES 77

SUBSECCION (B).

MEDIDAS PARA PREVENIR EMBOSCADAS 78

SUBSECCION (C).

EJECUCION DE LA REACCION 81

OCTAVA SECCION.

OPERACIONES DE CONTRAGUERRILLA EN LA SELVA .......83

SUBSECCION (A).

GENERALIDADES 83

SUBSECCION (B),

CONSIDERACIONES 85

 

SEXTA PARTE
LAS OPERACIONES DE CONTRAGUERRILLA
URBANA

CAPITULO PRIMERO.

GENERALIDADES 89

CAPITULO SEGUNDO.

EL TERRORISMO 92

PRIMERA SECCION.

GENERALIDADES 92

SEGUNDA SECCION.

CLASIFICACION, CARACTERISTICAS Y ACTIVIDADES

TERRORISTAS 93

CAPITULO TERCERO.

ORGANIZACION Y FUNCIONAMIENTO DE LA

CONTRAGUERRILLA 96

PRIMERA SECCION.

ORGANIZACION 97

SEGUNDA SECCION.

FUNCIONAMIENTO 100

CAPITULO CUARTO.

CARACTERISTICAS, POSIBILIDADES Y LIMITACICION ES

DE LA CONTRAGUERRILLA 101

PRIMERA SECCION.

CARACTERISTICAS 101

SEGUNDA SECCION.

POSIBILIDADES 103

TERCERA SECCION.

LIMITACIONES 104

CAPITULO QUINTO.

FASES DE LAS OPERACIONES TACTICAS DE

CONTRAGUERRILLA URBANA 106

CAPITULO SEXTO.

LAS OPERACIONES TACTICAS DE CONTRAGUERRILLA

URBANA 111

PRIMERA SECG'ON.

GENERALIDADES 111

SEGUNDA SECCION.

OPERACIONES OFENSIVAS 111

TERCERA SECCION.

OPERACIONES DE REACCION 113

CUARTA SECCION

OPERACIONES PREVENTIVAS 114

CAPITULO SEPTIMO.

OPERACIONES DE CONTROL DE LA POBLACION CIVIL 118

PRIMERA SECCION.

GENERALIDADES 118

SEGUNDA SECCION.

MEDIDAS DE CONTROL 118

SEPTIMA PARTE
DEFINICIONES Y SIMBOLOS

CAPITULO PRIMERO.

DEFINICIONES 123

CAPITULO SEGUNDO.

SIMBOLOS 127

 

 

 

Este Manual de Guerra Irregular Tomo II, se imprimió en el
Taller Autográfico, bajo la supervisión de la S-7 Rels.
Publs. del Estado Mayor de la Defensa Nacional,
siendo su tiraje de 5,000 ejemplares.
Terminándose en el mes de
enero de 1995
 
Esta pagina ha sido visitada <img src="/cgi-bin/Count.cgi?pad=0|ft=1|prgb=ff0000|df=dwood"> veces